Seguimos a Jesús por el camino de la vida

Por: Dionilo Sánchez Lucas. Seglar. Ciudad Real

5º Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo B

Nuestro lugar de inicio también debe ser el templo, nuestro punto de partida debe ser la Eucaristía, en la que nos disponemos para acercarnos a Dios, la escucha de su palabra, la presentación de nuestras inquietudes y ofrecimientos, que culminan en el encuentro con el Señor, alimento para la vida.

Al salir del templo tenemos que ver cuáles son las preocupaciones de las personas de nuestro entorno: la falta de trabajo, la convivencia en las familias, la educación de los hijos, la soledad de las personas mayores, la incitación al consumo que no permite llegar a fin de mes, el transeúnte que camina, vive y duerme en la calle, el inmigrante que desea vivir con dignidad, el enfermo que puede perder la esperanza.

Todos estos acontecimientos de dificultad, sufrimiento, desesperanza y anhelos, se los debemos decir a Jesús, porque al igual que hizo con la suegra de Simón Pedro, Él está siempre dispuesto a acompañar, curar y ayudar a levantarse.

Nosotros, como los discípulos, acompañaremos y seguiremos a Jesús por el camino de la vida, en nuestra oración le susurraremos al oído “Todo el mundo te busca”, facilitaremos a los otros el encuentro con Jesús, será Él quién dé la salvación.

“Vámonos a otra parte a predicar también allí”. Cuantas veces nos preocupamos sólo de nuestro grupo, nuestro movimiento, nuestra parroquia, a los que nos entregamos en cuerpo y alma, como único sitio en el que poder estar, dialogar, actuar; pero no estamos dispuestos a trasladarnos a la otra orilla, (a las asociaciones y plataformas de la sociedad, a las organizaciones empresariales, profesionales y sindicales, a los partidos políticos e instituciones), en definitiva a estar más presentes donde se decide acerca de la vida de las personas; en estos espacios también es necesario predicar el Evangelio, dar a conocer el mensaje de Jesús, el amor de Dios a todos los hombres y mujeres en cada momento de la historia de la humanidad.

Apoyo por la vida y en contra de la violencia

Por: Maite Menor Estevez –  Vita et Pax, Guatemala

Afiche Subida por la vida

Subida al Volcán de Agua de Antigua Guatemala
Actividad de apoyo por la VIDA
21 de enero de 2012

Volcán de Agua, Antigua Guatemala

Subida por la vida al volcán de Agua

Este año en Guatemala, se ha querido empezar el año con diversas actividades de apoyo por la vida y en contra de la violencia. Por eso, diversas organizaciones, ONGs y empresas, han apoyado esta actividad. Ha sido impulsada y motivada por la Embajada de Gran Bretaña en Guatemala. La primera actividad de cuatro que se van a realizar fue la subida por la vida. La convocatoria ha sido para todas las personas, pero especialmente para los jóvenes ya que había que subir al Volcán de Agua con una altura de 3.765 metros. El ascenso fue organizado en seis grupos, cada uno con un color. Previamente había que inscribirse en qué grupo, dependiendo de la condición física de cada persona.

Corazón pintado en la cumbre

El grupo número uno fue el que llegó al cráter donde desplegó un corazón visible sólo desde un helicóptero.

El resto de los diferentes grupos, fuimos ascendiendo según el color que teníamos. Fue una experiencia muy bonita, lúdica y en la que más de 12.000 guatemaltecos y guatemaltecas, entre los que estábamos algunas extranjeras, quisimos apoyar la vida y trabajar para erradicar la violencia que azota a este país.

Ascenso al volcán de Agua

 

Vida y Paz en Guatemala, también se sumó a este apoyo por la vida. Ello significó, darse un buen madrugón para estar a la hora convenida y caminar en ascenso más de dos horas, y otras tantas de bajada, ya que el camino es bastante pedregoso y con mucha tierra que molestaba a los ojos y a la respiración.

 

Cadena humana

El objetivo era formar una cadena humana que llegara hasta el cráter. La bandera de Guatemala también fue ascendiendo a través de diversos grupos de jóvenes hasta llegar al cráter.

Con el lema “2012 Despertemos Guatemala” se van a realizar diversas experiencia de apoyo a la vida. Estaremos atentas para sumarnos a tantas y tantos guatemaltecos que desean, aspiran y trabajan por la paz.

Os  seguiremos contando las diversas actividades en las que participemos. Hasta la próxima.

cumbre_final

Encuentro Vida y Paz de Ciudad Real

Ayer, día 26 de enero nos reunimos en Ciudad Real el grupo Vida y Paz de Ciudad Real. Seguimos reflexionando el tema de la Eucaristía, esta vez, más en concreto, la Eucaristía en Vita et Pax. Utilizamos textos del propio fundador, P. Cornelio, y concluimos con una pregunta de reflexión personal que dio pie a un compartir rico e iluminador.

 

Los textos fueron:

  1. El Carisma esencial del Instituto es VIVIR DE LA VIDA DE JESUCRISTO. Esa Vida se nos da a través del cuerpo y la sangre del Señor. Ésa es la fuente, ése el manantial, Jesucristo presente entre nosotros en la Eucaristía.
  1. Para tantos la Eucaristía es ALGO. Para los miembros de Vita et Pax no puede ser ¡ALGO! Es ¡ALGUIEN! Es Jesucristo: vivo, vivificante, transformador, plenitud de Dios… nuestro AMIGO JESUCRISTO.
  1. Vita et Pax ha recibido del Señor este don: la experiencia de la presencia de Jesucristo en la Eucaristía: real, viva, orante, transformante. Por eso, sus miembros van a ella como los sedientos al agua, como los hambrientos a la comida, como los enfermos al médico, como los ciegos a la luz, como los afligidos a la consolación, como los fatigados al descanso…

Jesucristo no es solamente para Vita et Pax, el Hombre-Dios que fue grande y poderoso en palabras y obras, sino el Enmanuel, El Hombre-Dios con nosotros, que continúa poniendo su morada entre nosotros, que sigue viviendo con nosotros, codo con codo, cara a cara, que nos da cada día PAN y VINO.

Su Pan y su Vino, la Santa Eucaristía, en el banquete del Reino que El nos prepara para llenarnos de la hartura de Dios:

  • Para que vivamos de su Vida, como Él vive de la de su Padre.
  • Para que permanezcamos y vivamos en Él como El vive y permanece en el Padre.
  • Para que seamos genio y figura de Él, como Él lo es de su Padre.
  • El AMIGO FIEL, VERDADERO, de las lealtades infalibles, siempre abierto a la espera, eternamente a punto para enhebrar el diálogo, escuchar nuestra confidencia y brindarnos descanso en su corazón.
  1. Sin ningún mérito por nuestra parte, por pura misericordia de Dios, hemos recibido un carisma adorable: vivir de la vida de Jesucristo, como éste vive de la de su Padre. Somos llamados a ser no solamente imagen viva de Jesucristo, sino, Jesucristo mismo, hecho persona, visible y tangible en nuestras vidas, en medio de los hijos de los hombres, de manera que seamos una nueva encarnación en medio de los hombres.
  1. No son muchas las cosas por las que valga la pena de complicarse la vida porque “pasa la figura de este mundo” (1 Cor 7,31), pero re-encarnar a Jesucristo en nuestras existencias, ser otro Cristo, CRISTO MISMO, dejar la piel como la dejó el Maestro para dar la vida al mundo (Jn 6,39) amando hasta el extremo (Jn 13,1) y dándole la paz, SÍ QUE VALELA PENA.

Prestarle al Maestro manos, palabras, cuerpo, alma, mente, corazón… a fin de que continúe entre los hombres el camino de la misericordia iniciado en los días de su vida mortal sí que vale la pena de una vida y de mil vidas. Sobre todo, cuando todo va enfocado a dar la vida al mundo  y de dar al mismo mundo la paz.

Reflexión para compartir: 

  • ¿Has tomado conciencia de que la Eucaristíate va transformando en una nueva encarnación de Dios en medio de los hombres y mujeres de nuestro mundo? ¿Has tomado conciencia de que no lo vives sola sino dentro de esta nueva familia que es Vida y Paz?

 

Sororidad nº 23 – enero 2012

Descargar (sororidad-23_Enero-2012.pdf, PDF, Desconocido)

La autoridad del que hace

Por: Juan Pablo Ferrer – Párroco in solidum de Albarracín (Teruel)

4º Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo B

Nos encontramos durante este año 2012 con la lectura del evangelio de San Marcos. A mí personalmente es un texto que me seduce mucho, porque invita urgentemente a la acción a favor de los hombres subyugados de todos los tiempos. En este evangelio de San Marcos predomina la acción de Jesús sobre los discursos, sobre la palabra. Quizás la autoridad de la enseñanza de Jesús, que asombraba a los participantes en Cafarnaún de la liturgia sinagogal de aquel sábado ¡día de no hacer nada!, haya que verla especialmente en que Jesús sí se atrevió a algo más que a “discursear”: mandó a aquel espíritu inmundo guardar silencio y salir de la vida de aquel ser humano, aprisionado por el mal.

Hoy sigue siendo, como siempre lo ha sido, un escándalo para la fe en Dios la existencia del mal. Y este acontecimiento de la vida de Jesucristo, que conmemoramos en este domingo, 29 de enero, sucede tras la llamada a los primeros discípulos a ser pescadores de hombres, es decir, rescatadores de tantos hombres náufragos en el mar del caos y de la muerte. Este hecho que narra San Marcos nos comunica muchas cosas sobre el misterio del mal. En primer lugar, nos dice que el mal es un misterio, que produce escándalo en sí mismo, es decir, literalmente “hace tropezar en el camino”. Eso es lo que significa la palabra “satanás”. Más que teorizar sobre el mal, habría que afrontarlo prácticamente. Al misterio del mal no se le puede comprender teóricamente, porque en sí mismo es un sinsentido, un absurdo… algo que no hay que admitir, ni siquiera en la mente, mucho menos en la práctica de cada día. El grito de Jesús al espíritu inmundo ¡cállate! supone negarle al mal el derecho a hablar y a encontrar un espacio, una razón para existir en nuestro mundo. Por eso, vemos a Jesús que afronta la existencia del mal, no teórica, sino prácticamente, combatiéndolo, es decir, con la única manera de entrar en su misterio, sin ser cómplice de él, y sin justificarlo. Aquí quiero recordar la frase de San Pablo “Al mal se le vence a fuerza de hacer el bien” (Romanos 12, 21).

Es verdad, que hay razones para creer en Dios y también las hay para no creer, pues la existencia del mal pone a prueba nuestra fe en Dios. Pero si vemos razonable la lucha práctica contra el mal en el mundo, esta lucha solamente se puede sostener razonablemente, si al final la vida vence a la muerte; la verdad, a la mentira; la justicia, a la injusticia… Y en esta victoria Dios tiene mucho que decir en su compromiso por el hombre como vemos en Jesús. Él pasó por la cruz como víctima, junto a tantas víctimas de la historia que reclaman justicia. ¿Quién se la concederá? Con toda esperanza, el Dios de Jesús que lo resucitó a él  y nos resucitará a todos.

En segundo lugar, la acción de Jesús no va contra el hombre “que tiene el espíritu inmundo”, que es la víctima y está esclavizado. Suele ser la primera tentación ante la experiencia del mal: “demonizar” al hombre, identificarlo con el mismo espíritu del mal. Fácilmente en esta sociedad tan competitiva, demonizamos al adversario político o deportivo, al que no piensa igual que nosotros, al que nos advierte de nuestros fallos y errores… Esto mismo le ocurrió a mismo Jesús: sus mismos rivales van a ver en él al mismo Belcebú, príncipe de los demonios. Así justifican su rechazo al evangelio de Jesús (ver Marcos 3, 30). Jesús mismo va a desenmascarar esta cerrazón, calificándola de pecado imperdonable, porque ellos mismos se cierran a una posible conversión futura, distorsionando la más elemental lógica y honradez, por propio interés partidista: “¿Cómo va estar Satanás contra Satanás?” (Marcos 3, 23). Demonizar es el recurso de defensa más inhumano, pues siembra miedo en el otro, en el hermano… y genera reacciones violentas desorbitadas y odios difíciles de vencer. Jesús vence ese miedo afrontando al mal, al que llega a conocer muy bien y por eso, puede ganarle la batalla. Aquí el salmo 94, nos urge con insistencia: “No endurezcáis vuestro corazón”.

En tercer lugar, el misterio del mal no solamente se presenta como “espíritu inmundo”, es decir como lo contrario a Dios, cuya acción está comprometida a favor de los hombres; no solamente como misterio que hace tropezar al que teoriza sin comprometerse en la lucha contra él; sino también como misterio que divide. Es lo que significa la palabra “diablo”. Diabólico es dividir sembrando desconfianza y mentira en la comunidad de los hombres. Sin embargo, aquí Jesús parece que pretenda que no se sepa quién es él. Parece imponer silencio y secretismo a su identidad mesiánica de “Hijo de Dios”. ¿Quién es el que oculta la verdad? Jesús o los espíritus diabólicos.

Jesús adopta una acción pedagógica progresiva: irá desvelando poco a poco su identidad, pero sin que se desvincule de su cruz, es decir, con la acción más clara y significativa que él puede hacer para manifestar que no quiere ser cómplice del mal, aunque se vea él mismo en manos de sus embustes. Su acción a favor de todo hombre, que tantas veces se cree rechazado por Dios, es la mejor manifestación de quién es Dios: el Dios de los que se consideran “sin Dios”. La “sinagoga” mantenía una imagen de Dios opresiva especialmente con los pobres, considerados por aquella religiosidad ambiental como “impuros” e “inmundos” ante Dios. Sin embargo, Jesús desenmascara con su acción y sus palabras que el espíritu del mal está también dentro de la misma “sinagoga”, aunque se crea ella inmune a su influjo. Es el reverso de demonizar a los otros: nos creemos ángeles puros, cuando no lo somos.

Premio al jesuita Jesús María Alemany por su defensa de la paz

El jesuita español Jesús María Alemany ha recibido el XIII Premio Derechos Humanos 2011 en la categoría “personas” que concede el Consejo General de la Abogacía Española, que agrupa a 166.000 abogados en nuestro país. Los otros premiados han sido: la Asociación Madres de Srebrenica (categoría “instituciones”) y Angels Barceló (categoría “medios de comunicación”). Alemany, en la actualidad, preside la Fundación Seminario de Investigación para la Paz de Zaragoza.

Jesús María Alemany SJ, de 72 años, ha recibido este premio por “dedicar su vida a fomentar la educación, el respeto a los derechos humanos y la cultura de la paz, a través del Centro Pignatelli y la Fundación Seminario de Investigación para la Paz de Zaragoza”. Su labor docente e investigadora se ha movido en cuestiones fronterizas de la teología con la sociedad, la cultura y la justicia, así como en la cultura de la paz y el análisis de las relaciones internacionales, publicando docenas de trabajos en estos campos. La entrega de premios tuvo lugar dentro de la Conferencia Anual de la Abogacía Española, el pasado 15 de diciembre en el Hotel Palace de Madrid.

Breve biografía de Jesús María Alemany

Jesús María Alemany nació en 1938 en Zaragoza, ingresó en la Compañía de Jesús en 1955 y fue ordenado sacerdote en 1968. Es doctor en Teología bajo la dirección del prof. Franz Lakner en la Universidad de Innsbruck (Austria-1971), cursando además estudios especiales en la Universidad de Tübingen (Alemania). Licenciado en Filosofía bajo la dirección del prof. Carlos París y premio extraordinario por la Universidad de Valencia (1965) y diplomado en Estudios Clásicos por Salamanca (1960). Fue profesor visitante en la Facultad de Teología de la Universidad P. Comillas en Madrid y profesor ordinario en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón.

Ha sido director del Centro Pignatelli de Zaragoza (1972-1975), y director de su Departamento Cultural (1976-1999), y actualmente es miembro del consejo directivo. Desde 1972 hasta 1999 formó parte de la Comisión Justicia y Paz de España, llamado por Joaquín Ruiz Giménez. Ha asistido a las Conferencias Latinoamericanas de Puebla (1979) y Santo Domingo (1992), participando en misiones de trabajo en relación con la paz en Venezuela, Suecia, República Democrática Alemana, Sáhara Occidental, Colombia e Israel.

En la actualidad preside la Fundación “Seminario de Investigación para la Paz” de Zaragoza, de la que ha sido director desde su creación en 1984 como Seminario de Investigación para la Paz. Es miembro fundador de AIPAZ (Asociación Española de Investigación para la Paz).

Entre otros reconocimientos ha recibido: el Memorial Juan XXIII de la Paz (1997), La Medalla de las Cortes de Aragón (1999), la Medalla de la Educación Aragonesa (2003) que concede el Gobierno de Aragón y la Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio (2007) que le concedió el Ministerio de Educación. En 2009 recogió como presidente el Premio Aragón 2009, máxima distinción del Gobierno de Aragón concedida a la Fundación Seminario de Investigación para la Paz en sus 25 años.

La Fundación Seminario de Investigación para la paz 

El Seminario de investigación para la Paz http://www.seipaz.org/ nació en 1984 vinculado al Centro Pignatelli de los jesuitas de Zaragoza y en 2002 se constituyó en Fundación. El patronato está compuesto por cinco miembros: uno designado por la Compañía de Jesús, dos por el Centro Pignatelli, uno por el Gobierno de Aragón y otro por las Cortes de Aragón, instituciones con las que mantiene un Convenio de Colaboración así como con la Universidad de Zaragoza. Su objetivo es contribuir a la investigación para la paz en sus múltiples facetas, dentro de un marco interdisciplinar e independiente en su orientación. Sus líneas de trabajo de pueden concretar en:

  • La creación, mantenimiento y cuidado de una biblioteca y centro de documentación especializado que cuenta con libros, revistas y publicaciones en campos como: la paz, resolución de conflictos, educación para la paz, derechos humanos, refugiados o migraciones, desarme…
  • El estudio y la investigación, a través de su seminario central de investigación que celebra anualmente con especialistas de todo el mundo, de colaboraciones en encuentros y congresos y de encargos de investigación.
  • Las publicaciones, con el objetivo de llevar los estudios y propuestas a los centros de investigación, instancias de decisión política, económica, militar, religiosa …
  • La influencia en la opinión pública a través de la educación, de los medios de comunicación y de los movimientos sociales. Lo hace a través de jornadas, artículos entrevistas, cursos, conferencias…

La red de relaciones, trabajando en relación con otras instituciones nacionales e internacionales. Forma parte del Departamento de Información Pública de Naciones Unidas.

Hoy puede ser un gran día. Para las mujeres inquietas

Por: Rosa María Belda Moreno. Grupo Mujeres y Teología. Ciudad Real.

¿Han de ser los tiempos que vivimos, tiempos de parálisis? ¿Qué está pasando en el mundo además de que se nos aprieta el cinturón económicamente hablando? ¿Qué está siendo de las mujeres de aquí y de allá en estos tiempos donde los más débiles sufren más? ¿Qué actitud vamos a adoptar ante las injusticias en este tiempo nuevo?

Estas preguntas me planteo y os propongo, al comenzar un año nuevo, después de respirar el aire fresco de Belén y de Dios Niño que está al lado de los excluidos porque así lo ha querido. Contemplando la fuerza que surge de la debilidad del pesebre, me pregunto cómo seguir activa en la lucha, presente en los espacios de sufrimiento, sobre todo en los marcados por la injusticia, y específicamente en lo que se refiere a las mujeres.

Mujeres en paro y precariamente empleadas

Reflexionemos sobre algunos datos de la realidad. Aunque fue primero en el sector de la construcción, donde trabajan más los varones, el paro en el estado español golpea más a las mujeres desde finales de 2010, aseguran los sindicatos. Parece ser que los varones recuperan más fácilmente su empleo que las mujeres, y que, a pesar de que el 59% de los titulados superiores son mujeres en la Unión Europea, a las mujeres les cuesta más encontrar empleo. En un abrir y cerrar de ojos estamos presenciando cómo compañeras se quedan sin trabajo, ¿cómo afrontaremos la crisis las mujeres, una vez que ya hemos dado un paso adelante en la independencia económica de los varones?

Por otra parte, hay empleos predominantemente ocupados por las mujeres en los que los derechos se reconocen con dificultad. Es importante saber que el 1 de enero de2012 ha entrado en vigor la nueva ley de servicio doméstico, fruto del Real Decreto firmado el 14 de noviembre de 2011, que fácilmente se puede consultar en Internet. No deja de ser un avance la regulación específica para este sector. Pero aún quedan muchas mujeres empleadas en el hogar o cuidando a niños y mayores, de manera precaria, a las que se les exige tanto, y de las que nos quejamos si piden sus mínimos derechos. Es un sector en el que apenas existe asociacionismo y no hay huelgas. La reflexión no queda ahí. Pensemos si las decisiones políticas no van a favorecer cada vez más que se mercantilicen los servicios a las personas, en lugar de promover los servicios sociales más básicos.

Mujeres esclavas

Es más grave la situación de tantas mujeres que proceden de los países más desfavorecidos. Esclavas de la tradición, amparadas por leyes que decretan los varones, mal usando el nombre de la religión para justificar la injusticia. Las mujeres llevan el agua, los alimentos, y los más pesados fardos, dan a luz a los hijos y los sacan adelante. Son azotadas e invisibilizadas, tratadas como objetos. El tráfico de mujeres para la prostitución tiene como víctimas a mujeres de allí. La realidad es dramática e indignante.

En conclusión, en estos tiempos de crisis, las mujeres inquietas no podemos paralizarnos. La reflexión feminista no puede detenerse. El tiempo de actuar sigue siendo hoy. Leamos los acontecimientos y animémonos a realizar pequeños actos de profecía. La desigualdad tiene, hoy como ayer, rostro de mujer.

Una persona anónima… muy querida

Por:  Sobrinos de Nati del Peso

EL 7 de enero de 2012, nuestra compañera, Nati del Peso nos dejó para pasar a la VIDA. Sus sobrinos escribieron esta reseña de ella desde el corazón. 

En esta vida siempre sabemos de la vida y milagros de las personas que son famosas, ya sean artistas, escritores, deportistas, economistas…

Pero de las personas anónimas nunca o casi nunca sabemos nada.

Se llamaba Natividad del Peso García.

Nació en Navalmoral de la Sierra, provincia de Ávila un 31 de Diciembre de 1922, en el seno de una familia humilde.

Eran 5 hermanos vivos, perdiendo a su padre siendo ella muy pequeña. Pasaron una guerra larga y dura, la Guerra Civil Española (1936-1939).

Siendo muy niña ya tenía que trabajar, después como muchas jóvenes fue a Madrid a buscarse la vida. Vida que no fue fácil.

Un día, después que su madre falleciera, emigró a Ginebra. Allí contactó de alguna manera con lo que sería su futuro. Su vida: el Instituto Secular “Vita et Pax”. Ingresó en él, y después de un tiempo hizo los Votos. Había cumplido su primer objetivo, ser útil al prójimo.

Consiguió ir a la misión de Ruanda. Cuando llegó allí, ella junto con otras compañeras, en el año 1970, no había nada. Partieron de cero.

Nati no tenía estudios, pero eso no fue impedimento para realizar su misión. Formó un taller de costura, y no le importó enseñar a sembrar y cultivar la tierra y hasta enseñar cosas de carpintería. En fin… que hizo de todo, siempre con el ánimo de ayudar a los demás enseñando lo que ella sabía y haciendo lo que podía.

Cuando la guerra de Ruanda, fue repatriada a España junto con dos compañeras. De las que quedaron en Ruanda, algunas fueron asesinadas por los insurgentes. Eran compañeras con las que había trabajado codo con codo, fue un duro golpe para Nati. Sin embargo, no fue obstáculo para después volver en primera persona a los campos de refugiados para ver lo que allí había pasado y estar con los que allí habían quedado.

Y una vez más… volvió a España. Nunca se desvinculó de lo que había sido SU VIDA durante tantos años. Su corazón, de alguna manera, seguía allí.

El día 7 de Enero de 2012, su corazón dijo basta. No ha podido más. Se ha marchado como vivió: con una gran humildad. Y dejándonos a todos los que la queremos una herencia maravillosa.

Su enorme cariño y humildad.

Este es el epílogo de una vida anónima que como muchas otras pasa de puntillas y sólo lo sabemos los que la conocíamos y queríamos.

 

DON CORNELIO, hombre de Iglesia

Por: Rafael Torija. Obispo emérito de Ciudad Real

Don Cornelio Urtasun, sacerdote originario de la diócesis de Pamplona, hace ya algunos años nos dejó al emprender la etapa última de su marcha hacia la Casa del Padre. Muy conocido en todos los ambientes eclesiales, sobre todo, entre los sacerdotes y en las asociaciones e Institutos seglares de vida consagrada. Es el iniciador y fundador del Instituto Secular Vita et Pax in Christo Jesu.

Yo le conocí de cerca. Traté con él frecuentemente. Gocé de su amistad. Experimenté su fraternal acogida en repetidas ocasiones… En fin, creo que poseo razones suficientes para afirmar de él que fue “un hombre de Iglesia” y que se manifestó como tal siempre a lo largo de su vida y ministerio sacerdotal; eso sí, sin expresiones llamativas nunca…

Me apoyo al resaltar especialmente el carácter eclesial de Don Cornelio en tres ocupaciones y preocupaciones que estuvieron siempre muy presentes a lo largo de su vida y ministerio:

[Leer más…]

La pregunta de Dios

Por: M. Carmen Martín. Vita et pax. Ciudad Real.

3º Domingo Tiempo Ordinario, Ciclo B

Cuando se escribió el libro de Jonás, la célebre formulación “Dios clemente y misericordioso, tardo a la cólera y rico en amor…”, era ya conocida en la Biblia. Y el mismo Jonás recuerda que él ya la sabía (4,2). Esta expresión se aplicaba de manera privilegiada a las relaciones de Dios con Israel; pero ahora, y esto resulta sorprendente y novedoso, se universaliza. Y lo más llamativo todavía es que está dirigida a un pueblo pagano que es, según tantas páginas del Antiguo Testamento, merecedor de exterminio “y sucederá que todo el que te vea huirá de ti y dirá: ¡Asolada está Nínive! ¿Quién tendrá piedad de ella?” (Nah 2,2-3,17).

Nínive, capital del gran imperio asirio, se había convertido en una pesadilla para el pueblo de Dios, representaba el paradigma de todo estado idolátrico y perseguidor, responsable de la ruina de Israel, dominador y tirano sin piedad. Así quedó grabado en la mentalidad bíblica. De ahí la gran novedad del mensaje teológico de este libro, no es sólo la apertura sin fronteras de la salvación sino la apertura a un pueblo pecador y cruel; cruel, especialmente, con la nación judía.

Dios ama a este pueblo no como opresor, esto resultaría una justificación de la violencia, sino que lo ama con una misericordia sin límites. Nada ni nadie queda fuera del amor universal de Dios. Y es, precisamente, este amor sin fronteras el que posibilita que el pueblo opresor pueda salir de su maldad y de su pecado. Esta es la novedad absoluta y el escándalo del libro, no fácilmente superables ni entonces ni ahora. Dios ama también a los pecadores, incluso a las personas que de forma sistemática han actuado mal contra “su pueblo”.

Por eso, el libro de Jonás añade con toda intención un título divino más a la formulación clásica conocida y con la que hemos iniciado este escrito: “… que se arrepiente de todo mal” (4,2). Se trata de la teología del perdón de Dios, que hace posible el arrepentimiento y la conversión de los ninivitas. Conforme al mandato del profeta y del rey de que cada uno se convierta de su mala conducta y de la violencia que haya en sus manos, todos, efectivamente, se convirtieron de su mal comportamiento.

Y también Dios, acorde con esta palabra que había sido añadida, “se arrepiente del mal que había determinado hacerles, y no lo hace” (3,10). Es la misericordia universal del amor de Dios que provoca y espera una respuesta de conversión. Esta esperanza divina actúa de acicate para que el ser humano deje su pecado, es la fuerza transformadora de Dios. De ahí que Nínive llega a ser un ejemplo entusiasmante de conversión que alcanza, de manera creciente, a todos sus habitantes, desde “el mayor hasta el menor” (3,5) y deben ayunar “hombres y bestias”, “ganado mayor y ganado menor” (3,7). Todos, pues, hacen penitencia y se arrepienten de su mala conducta.

También el profeta necesita convertirse, es más, a lo largo del libro se asiste a un proceso ininterrumpido de conversión por parte del mismo. Desde el inicio huye de la presencia del Señor porque no quiere profetizar, se resiste con todas sus fuerzas y cuando, por fin, realiza su misión se siente frustrado porque quiere ver la destrucción de Nínive que no llega. Jonás va asumiendo que la misión de ser profeta nunca se aprende del todo, pues la misma vida exige que éste siga convirtiéndose al misterio de la Palabra de Dios y a su voluntad terca de salvación.

Se trata, en definitiva, de ajustar el corazón del ser humano, siempre demasiado estrecho, con el corazón de Dios, infinito en su amor y en su misericordia universal. No sabemos si Jonás aprendió esta lección de Dios. Recordamos que el libro termina con una pregunta divina. Hacia esta pregunta se dirige la obra íntegra. Hay que advertir que la pregunta-invitación de Dios sigue abierta, y que toda mujer o todo hombre que sienta la llamada de Dios a ser profeta,  y lea este libro, debe responderla con su vida (4,11).

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies