En los muros de Jerusalén

Por: Rosa María Belda Moreno. Grupo Mujeres y Teología. Ciudad Real

Domingo de Ramos, Ciclo B

¿Qué pensaría Jesús cuando caminó como peregrino a Jerusalén con sus discípulos y discípulas? ¿Cómo serían aquellos días, en que Jesús se arriesga a entrar en el centro neurálgico del poder para seguir anunciando la Buena Noticia? La gente lo reconoció enseguida, y se dispuso a organizar una procesión improvisada, con sus palmas en las manos, inquieto el corazón, con una alabanza en los labios.

Comienza la Semana Santa, de un modo peculiar: un día cercano a la celebración de la Pascua en el que el pueblo peregrino extiende sus mantos, y alaba al Señor con ramos de olivo y palmas. Al igual que la mujer que acaba de derramar su perfume sobre la cabeza de Jesús, el pueblo sencillo intuye que Jesús va a necesitar todo el apoyo, la cercanía, la fuerza de los que le siguen, para atravesar los muros de Jerusalén.

Jesús va a morir 

Este buen hombre, incómodo para los poderosos, que no deja de decir la verdad, cree en el amor y lo proclama, mira y toca a cada ser humano con el que se encuentra, atravesando estigmas y prejuicios, reconociendo su dignidad, deseando la plenitud para cada cual. Ahora, como otros peregrinos, entra en la ciudad santa, sabiendo que eso no le eximiría de problemas, pero asumiendo que no va a esquivar Jerusalén.

¡Pero es que lo van a matar! ¡Nos lo van a matar! Aquí culmina el peregrinaje de Jesús, en la ciudad santa, y ¡Él se dejó matar! Aunque lo hayamos rememorado tantas veces, siempre tiene algo de nuevo, y un nudo se nos pone en la garganta cuando reconocemos que “el Inocente” va a morir en la cruz. Pensamos en la realidad de la cruz, en la soledad de la cruz, en el profundo dolor físico y psíquico, en la dureza inhumana y horrible de una muerte en cruz.

Y el recuerdo nos sabe a tantas cruces, tantas, con las que peregrina lastimosamente el mundo. Cada persona, tantas personas, hombres y mujeres clavados en la enfermedad, machacados por la injusticia, pisoteados por la exclusión. Cada uno de nosotros, con nuestra cruz, acariciamos su cruz, presentimos su muerte, aún sin certeza de resurrección.

La última caricia del pueblo 

Me imagino entre ese pueblo, arrancando una rama de olivo, levantando mi mano al viento, escondida entre la multitud, emocionada por la presencia de ese Hombre que me conmueve y me remueve, por el que yo también me he animado a subir a Jerusalén. Me imagino en la escena, allí, tal como soy, un poco más tímida que los demás, con la gente sencilla, sin atreverme a tirar mi ropa al suelo para que pase Él.

Entusiasmada por las alabanzas sencillas de la gente, siento que éste es el gesto que puedo hacer hoy. Entrar con Él en Jerusalén, entrar con ellos en Jerusalén. Darle mi caricia, quizá la última caricia. Darles mis caricias, en forma de escucha y de silencio, de trabajo y contemplación. Deseo hacerlo desde mi pequeñez.

Mi corazón ansía su promesa pero antes hay que atravesar los umbrales del abismo, entre miedos y esperanzas, me aprieto con este pueblo que camina, incierta y desarmada, cantando mi alabanza al Hombre Bueno, en el que me confío, el que me salva.

Centro de formación profesional de Kabuga Rwanda

El centro o escuela Profesional de Kabuga abrió sus puertas en el año 1997, casi inmediatamente después de que los refugiados volviesen de los lugares del exilio. En estos grupos había muchos jóvenes que no habían podido frecuentar las escuelas a causa justamente de su situación de refugiados.
El sacerdote José Ramón Amunarriz misionero de Fidei Donum en Rwanda desde el año 1976 y promotor del Polo de desarrollo de Kabuga no quiso dejar en la estacada a estos jóvenes retornados y a los que habían quedado en el país, abandonados también a su suerte. En su favor inició este centro de formación profesional para que pudieran obtener una formación que les permitiera o bien entrar en el mercado de trabajo o bien poder llevar una vida más digna en su colina desde una profesión que les ayudara a construirse sus sencillas viviendas y las de sus vecinos. Se inició poco a poco y fue creciendo y adaptando sus objetivos a las nuevas necesidades que iban surgiendo después de una guerra tan atroz como la que vivió Rwanda desde el año 93 hasta el año 1998 y cuyas consecuencias estamos todavía sufriendo.

Hoy día la escuela cuenta con doscientos alumnos, chicos y chicas aprendiendo distintas profesiones tales como: carpintería, construcción, fontanería, electricidad, corte y confección, así como formación general  e informática como base importante para el ejercicio de sus profesiones y para la relaciones humanas en los distintos contextos en los que tengan que integrase.

Clases prácticasEn la actualidad los alumnos estudian tres años y perciben un certificado. Viendo la evolución de la sociedad rwandesa y los desafíos que se le plantean (no hay que olvidar que el 64% de la población rwandesa tiene menos de 25 años), hemos creído urgente y necesario elevar el nivel de nuestra escuela para que los alumnos después de la formación reciban un diploma que les autorice y les avale para entrar en el mercado del trabajo con más fuerza. Además la política educativa del país ha impuesto la formación secundaria obligatoria y desde al año que viene los alumnos vendrán con 9 años de formación inicial.

Por otra parte también se está potenciando la formación técnica ya que las más de 20 universidades del país en la que se forman millares de jóvenes cada año no están dando respuesta a sus expectativas. Esta ha sido la razón principal para cambiar nuestra orientación y así otorgar mejores servicios y posibilidades a los jóvenes más desfavorecidos.

Campaña de Manos Unidas

Por: Carmen Álvarez. Vita et Pax – Valencia

Arciprestazgo de Nª Sra. del Puig (Valencia). Lo componen 22 parroquias y algunas agrupaciones, que corresponden a un total de 18 pueblos, en una zona cercana a Valencia.

Dentro de su línea de participación en la Campaña de Manos Unidas, este año el proyecto adoptado se ha enfocado en direcdción a Ruanda, en la zona de Kabuga. Se trata de la ‘Ampliación de la Escuela Profesional’.

La promotora y responsable del proyecto es Milagros Sanz, miembro de Vita et Pax, Trabajadora Social que ha pasado en Ruanda la mayor parte de su vida y allí sigue. Continúa la tarea del misionero de Fidei Donum, José Ramón Amunárriz.

El párroco de Meliana, D. Enrique Arce es el alma que anima toda esta actividad, apoyado por nuestra compañera Isabel Navarro, y con ese motivo invitó a varios miembros del Instituto a intervenir en diversos actos.

Carmen Álvarez se reunió en febrero con los representantes de Manos Unidas en diversas parroquias. Fue la ocasión de sensibilizar más, informar, dar testimonio de nuestro trabajo en Ruanda, teniendo en cuenta que en su última estancia allí en el verano de 2010 visitó precisamente la zona beneficiada y pudo comprobar las necesidades y la utilidad del proyecto. Respondió a las preguntas que se le hicieron después de una escucha muy atenta.

Los destinatarios son unos 500 jóvenes que podrán aprender un oficio.  Para ello se precisa disponer de aulas, oficinas, taller de prácticas, almacén, bloque sanitario…

La segunda actividad fue una Vigilia de oración calificada como ‘Happening’ que se celebró en la Parroquia de los Stos. Juanes de Meliana, en la que se alternó canto, música, oración, lectura de la Palabra de Dios, escenificación, etc. con la participación de distintos pueblos y grupos.

 Hubo unos puntos clave :

    1. Mundos paralelos en la salud
    2. Es necesario abrir los ojos y el corazón a la verdad
    3. Enfermedades asesinas
    4. Y nosotros ¿qué podemos hacer?
    5. Escenificación de la parábola del Buen Samaritano
    6. La salud derecho de todos. Actúa (Lema de la Campaña)
    7. El anciano premio Nobel y el nieto.

Finalmente Carmen Álvarez intervino para dar testimonio como médico, laica consagrada y miembro de Vita et Pax que ha trabajado en Ruanda. Agradeció el interés y tantas iniciativas, animando a la creatividad del amor que no conoce distancias ni fronteras.

Recuerdo de D. Cornelio Urtasun

Por: Vicente Cárcel Ortí. Valencia.

El Jueves Santo del año 1999 fallecía don Cornelio Urtasun Irisarri, un nombre que dirá muy poco a los más jóvenes y, sin embargo, fue un personaje destacado de la Iglesia y de la sociedad valenciana en los años cuarenta y cincuenta.

Nacido en Espinal (Navarra) en 1917, Don Cornelio ingresó en el Seminario de Pamplona a los once años en 1928 y, en 1939, un año antes de cantar misa, el obispo don Marcelino Olaechea le llamó para que fuera su secretario particular y con él estuvo hasta 1946. Después se doctoró en Derecho Canónico en la Universidad Gregoriana de Roma.

Secretario de don Marcelino Olaechea: Colaborador fiel de su obispo, don Cornelio intervino directamente en una actividad poco conocida de don Marcelino en aquellos años: tramitar peticiones de clemencia para evitar condenas a muerte y mitigar las severas penas impuestas a numerosos detenidos políticos por los vencedores de la guerra.

[Leer más…]

Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial. 21 de marzo

«Para derrotar al racismo tenemos que acabar con las políticas públicas y las actitudes privadas que lo perpetúan. En este Día Internacional, hago un llamamiento a los Estados Miembros, las organizaciones internacionales y no gubernamentales, los medios de información, la sociedad civil y a todas las personas a participar activamente en la promoción del Año Internacional de los Afrodescendientes y a combatir mancomunadamente el racismo cuando y donde surja».

Los niños no saben sobre discriminación racial

Mensaje del Secretario General,
Ban Ki-moon
sobre el Día Internacional de la Eliminación
de la Discriminación Racial 2011

 

El Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial se celebra el 21 de marzo de cada año. Ese día, en 1960, la policía abrió fuego y mató a 69 personas en una manifestación pacífica contra las leyes de pases del apartheid que se realizaba en Sharpeville, Sudáfrica. Al proclamar el Día en 1966, la Asamblea General instó a la comunidad internacional a redoblar sus esfuerzos para eliminar todas las formas de discriminación racial [resolución 2142 (XXI)].

Desde entonces, el sistema del apartheid en Sudáfrica ha sido desmantelado. Leyes y prácticas racistas se han suprimido en muchos países, y hemos construido un marco internacional para luchar contra el racismo, guiado por la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial. La Convención está ahora a punto de la ratificación universal, y aún así, en todas las regiones, muchos individuos, comunidades y las sociedades sufren de la injusticia que el racismo y el estigma traen consigo.

El primer artículo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos afirma que «todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos». El Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial nos recuerda nuestra responsabilidad colectiva de promover y proteger este ideal.

La apuesta por la vida

Por: Maite Menor. Vita et Pax. Guatemala

5º domingo de Cuaresma, Ciclo B

Mirar nuestro mundo en estos tiempos de profunda crisis y no sólo económica, es constatar lo enfermo que está… injusticia, insolidaridad, egoísmo, corrupción, violencia, manipulación, guerras, marginación, desigualdad, machismo, explotación desmedida de los recursos naturales, etc. Es la prueba fehaciente de cómo los seres humanos podemos vivir cuando nos olvidamos de los valores que humanizan y dignifican, cuando nos olvidamos del único principio absoluto que no tiene excepción que es el respeto a todos los seres humanos. Sí, nuestro mundo, definitivamente, está enfermo pero el aliento de la Ruaj todavía sopla y se puede decir que aunque enfermo todavía respira por las narices de Dios, su soplo y su aliento todavía, sostiene nuestro mundo.

Jeremías nos anima la esperanza de que otro mundo es posible si vivimos desde D**s, un mundo donde los humanos nos tratemos como tales y donde unos pensemos en los otros para que todos tengan vida y vida digna. Esta Cuaresma puede ser un tiempo para detenernos, para dejarnos penetrar por D**s y que grabe en lo más profundo de nuestro ser, su “ley”. D**s quiere escribir en nuestros corazones su ley del amor concreto que se traduce, en respeto, justicia, solidaridad, igualdad, apuesta por la vida pero una vida para todos los seres que habitamos la tierra. La tarea no es fácil, el mismo Jesús nos lo recuerda en el evangelio de Juan. “Si el grano de trigo no cae en tierra, queda infecundo pero si muere, da mucho fruto”. La apuesta por otro mundo que sea hogar para todos y todas, significa que tenemos que dejar de vivir de una manera individualista y mirar hacia los que no gozan de esa vida digna.

Hoy nuestro mundo necesita de personas seguidoras de Jesús que estén dispuestas a ser tan coherentes como lo fue Jesús hasta el final. A Jesús le mataron por ser coherente, porque no se retractó de lo que dijo y porque vivió los valores en los que creía. Sabía lo que su Padre quería, conocía el proyecto que D**s tiene sobre la humanidad y lo transmitió a los cuatro vientos, les gustara o no a los oyentes. Jesús con su vida y su mensaje nos invita a vivir el sueño de D**s, a renovar la utopía del Reino, a trabajar porque toda la humanidad tenga esa vida digna que D**s quiere para todos los seres humanos. La cuaresma es un tiempo de conversión y aun estamos a tiempo ¿vamos a dejar pasar esta oportunidad?

Está próxima la celebración de la Pascua, que realmente sea un paso de D**s por nuestras vidas, que la vida de Jesús, su mensaje, su muerte y su resurrección, nos impulse a generar vida y vida abundante para todos y todas. Entonces D**s será realmente nuestro D**s y nosotras seremos su pueblo.

 

XXII Encuentro de miembros de II.SS.

Por: Paky Lillo. Vita et Pax. Alicante.

El primer fin de semana de marzo nos reunimos en la casa de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia. Madrid.

Nos convocó la Comisión de pastoral vocacional bajo el lema “Educar a los jóvenes en la justicia y la Paz”, celebrando, de este modo, el XXII Encuentro de miembros de II.SS.

Nuestro objetivo fue profundizar en lo que la DSI nos plantea sobre el trabajo y la educación en la Justicia y en la Paz. Asímismo, sentimos que es el momento de replantearnos nuestra presencia en el mundo, cristianos/as de medicación y/o cristianos/as de presencia, para dar una respuesta conjunta a los retos que nos está planteando nuestra sociedad actual, que necesita de nuestra secularidad consagrada como un signo de los tiempos.

Nos acompañaron D. José Luis Segovia (profesor de DSI en León XIII) y D. Ignacio Mª Fernández (profesor del pensamiento social cristiano en Comillas) así como una mesa redonda con experiencias de trabajo a favor de la justicia y la paz.

Todo amenizado por un compartir de aquello típico de cada uno de los lugares desde donde llegábamos, muy sabroso todo por cierto.

Al final pasamos a la evaluación del encuentro y un planteamiento a medio y/o largo plazo ¿Qué caminos de futuro se nos abren, a partir de lo reflexionado, pensado, sentido…? Tanto a nivel de actitudes personales como en el ámbito institucional.

Amigo y confesor

Por: + Joan Piris Frígola, Obispo de Lleida.

Seguramente mi testimonio agradecido no puede ser imparcial porque mi relación con D. Cornelio Urtasun fue providencial en momentos de mi vida y vocación, sobre todo en momentos particularmente delicados en los que personalmente me he visto haciendo equilibrios “en el filo de la navaja” y el Buen Dios se ha servido de su acompañamiento ante posibles cortes. Por eso, mi testimonio puede no ser del todo objetivo.

Recuerdo nuestros primeros contactos siendo yo seminarista de los últimos cursos en Valencia y él un sacerdote maduro de virtud probada y ya con las primeras muestras bastante consolidadas del Instituto Secular “Vita et Pax” que fundó siguiendo lo que el Espíritu Santo le pedía (me consta que esta opción le forzó a decir no a otros caminos con horizontes prometedores…). Tengo muy presentes aquellos primeros encuentros personales en Lecároz (Navarra), rodeado de algunos presbíteros de una incipiente Asociación Sacerdotal (“Amigos de Jesucristo”) que, desgraciadamente se evaporó unas décadas más tarde. Y poco después, nuestras largas charlas en Roma, yo joven sacerdote estudiante y él buen amigo y confesor, acogiéndome a cualquier hora, pese al infarto del que se estaba recuperando en aquella su antigua residencia de Via Monserrato. Su delicada salud y el estricto régimen alimenticio que siempre le acompañó, nunca le impidió tener en cuenta en toda ocasión mi debilidad por el café expresso y otros vicios menores.

La vida de ambos dio muchas vueltas, desde aquellos años 60 hasta que Dios le llamó a su seno un Jueves Santo, pero pudimos mantener contactos periódicos en Valencia o en Roma. Su acompañamiento discreto y lúcido contribuyó a afianzar mi sacerdocio ministerial y a profundizar, sobre todo, en una espiritualidad preferentemente eucarística -contemplativa y dinámica a la vez- que siempre he agradecido.

[Leer más…]

Elegir la vida

Por: Marita Oliver. Vita et Pax – Pamplona.

4º Domingo de Cuaresma, Ciclo B

“El Señor movió el espíritu de Ciro”. Así podríamos disponernos ante las lecturas de este domingo: deseando que el Señor mueva nuestro espíritu ante su Palabra, ante su misericordia, ante los necesitados, ante las elecciones que cada persona hacemos en nuestra vida.

Mediante la liturgia de estos domingos se nos ha ido narrando la historia de Dios con su pueblo: a través de Noé, de la fe de Abrahán, de Moisés en el Sinaí; conduciéndonos a la alianza sellada en el Hijo. Hoy nos coloca frente a otro hito de esa historia, frente al Crucificado en quien la alianza alcanza la plenitud “Así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna”. Pero también nos coloca ante el reverso de esa relación, el pacto visto desde la ruptura como respuesta, desde Babilonia.

Y en esas dos caras de la historia nos pone delante la elección, recordándonos aquella cita del Deuteronomio: “Pongo ante ti vida y muerte, elige la vida y vivirás” (Dt.30,19).

La liturgia de hoy nos sitúa ante nuestra libertad. En una historia de alianzas, el Señor nos vuelve a poner una y otra vez ante la disyuntiva con toda la capacidad de elección:
– La primera lectura opone la destrucción al encargo a Ciro de edificar Jerusalén.
– El salmo opone Babilonia -la ruptura de la alianza-, con Jerusalén, donde alcanza su plenitud.
– El Evangelio opone: perecer, a la vida eterna; juzgar, a salvar; la tiniebla, a la luz. “La luz vino al mundo y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz”. Pensemos en nuestras preferencias, ¿dónde se fraguan? ¿dónde nos posicionan?

La oferta es clara, no importa que provenga de Ciro, rey pagano de Persia; no importa que venga de Nicodemo, el buscador en la noche, al que unos versículos antes se le rompían los esquemas “¿cómo será eso?”, y al que Jesús le responde “El que no nazca de lo alto no puede ver el Reino de Dios”. Nuestra vida está hecha de elecciones que podemos acoger o rechazar. Hemos de decidir dónde situarnos, cómo responder.

Y la elección tiene una finalidad, “para que tengan vida” nos dice el evangelio. El desenlace en las tres lecturas es el mismo: Tras la destrucción de Jerusalén, Dios encarga a Ciro que edifique y mueve su espíritu para devolver al pueblo la libertad de subir a Jerusalén. San Pablo nos recuerda que Dios nos ha hecho vivir con Cristo para que nos dediquemos a las buenas obras, sabiendo que es don.

¡Cuánta insistencia! nos ofrece la Palabra del día: “El Señor, les envió desde el principio avisos por medio de sus mensajeros, porque tenía compasión de su pueblo” (2Cro.36,15). “Dios, rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó… nos ha hecho vivir con Cristo (Ef.2,4-5). Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único” (Jn.3,16).

“Tanto amó Dios al mundo…” ¿Se puede decir de los creyentes que ‘tanto amamos el mundo’ que le damos Vida? Nuestra aportación, ¿es dadora de vida? ¿Es esa la finalidad de nuestras actuaciones y de nuestras decisiones?

Que el Señor mueva nuestro espíritu como el de Ciro para liberar, que nos mueva para buscarle como Nicodemo, para encontrarle en ese Crucificado que se entregó por nosotros, que nos mueva para elegir la vida, y acercar nuestras preferencias a las del Dios que “amó tanto al mundo que entregó a su Hijo único para que tengan vida.”

Reunión de Directoras

Del día 2 al 4 de marzo tuvo lugar la reunión de Directoras de Vita et Pax en Madrid. Como es habitual en estas reuniones se trataba de tomar el pulso a la vida institucional para animar la marcha de nuestros grupos y Centros. Iniciamos con la oración: La Directora de Centro, lámpara que ilumina, tomando como base el texto de Marcos 4,21-13.

Con esta reunión de Directoras prácticamente cerramos el periodo de la VII Asamblea.En el mes de agosto la reunión tendrá un carácter pre-asamblea y el próximo curso no habrá reunión de Directoras sino de Asambleístas con vistas a nuestra próxima Asamblea. En este periodo, durante los encuentros de marzo y agosto, hemos ido reflexionando en nuestra misión de Directoras, y hemos tratado algunos temas institucionales que después han ayudado al Consejo a la hora de tomar decisiones.

Como dicen nuestros Estatutos hemos intentado, desde un diálogo sincero y respetuoso, buscar juntas la verdad desde la libertad (Art 95), mantener la unidad del espíritu en el vínculo de la paz en un clima de entrañable cordialidad, en un espíritu de servicio al ejemplo de Jesucristo que no vino a ser servido sino a servir (Art 94).

Por todo ello, este encuentro, tuvo un sentido más de reflexión y evaluación de esta etapa que estamos concluyendo. Como ayuda nos sirvió un documento elaborado como resumen de todo lo trabajado en estos cinco años, titulado “Revisando nuestro caminar; entre la realidad y la utopía”. No sólo se pretendía evaluar, también realizar propuestas que pudieran ayudar a programar posibilidades para continuar la próxima etapa y así se hizo.

El ambiente fue de trabajo duro, de oración compartida y de fiesta entrañable. Con la maleta bien repleta nos volvimos a nuestros diferentes lugares de inserción y de acompañamiento a los Centros, con ánimo renovado.

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies