Grupo Vida y Paz de Alboraya

Por: Cecilia Pérez Nadal. Vita et Pax. Valencia

La primera aportación de este curso, del Grupo Vida y Paz de Alboraya se realiza ya con el camino cuaresmal iniciado. Hace poco estrenamos año y ahora estrenamos nuevo tiempo de gracia e invitación a replantear nuestra vida según el modelo de Jesús.

El grupo de mujeres nos reunimos, como cada mes, el último miércoles de febrero en amigable compañía y estamos a punto de concluir el sexto año de nuestros encuentros. ¡Parece mentira…!

Sentimos que vamos caminando y creciendo como personas y grupo que inspiran su ser cristiano en Jesucristo Vida y Paz para el mundo y eso es lo que también nos gustaría ser a nosotras en nuestras familias, trabajos, voluntariados, amistades, vecinos.

Estamos finalizando el segundo bloque de temas y la Hospitalidad es el que ahora tratamos.

Destacamos algunas de sus frases:

*La hospitalidad se relaciona directamente con la voluntad de compartir, si no existe esa voluntad no se dará. No basta solo con tolerar al extraño sino que se necesita la voluntad de compartir espacios, tiempos, proyectos, ideales, afectos…

*Desterrando la desconfianza hacia el recién llegado, estaremos apostando por la fraternidad frente a la exclusión, eficaz modo de denuncia de las injusticias y anticipo del Reino.

*Desde el ideal cristiano, la hospitalidad únicamente es posible si nos sabemos visitados primero. Quien se abre a la fe en Jesús experimenta y sabe que Dios eligió poner su morada entre los suyos, soñó el universo como una “casa común”.

*El Fundador, D. Cornelio Urtasun, nos exhortó siempre a la práctica de la hospitalidad considerándola como algo esencial de la vida en caridad: “No olvidéis la hospitalidad y sabed que en cada persona viene el Señor”.

Estupendas reflexiones las compartidas y, al final, un piscolabis como muestra de acogida y cariño de nuestras compañeras de la casa.

Os deseamos a todos una santa Cuaresma y feliz celebración de la Pascua.

Encuentro EDC

Por: M. Carmen Martín. Vita et Pax. Madrid

Ha sido un fin de semana muy intenso y entrañable, como suelen ser los fines de semana que nos juntamos. Del 26 al 28 de enero nos hemos reunido en Moncada (Valencia), el Equipo de Difusión del Carisma (EDC) de Vita et Pax con una agenda bien repleta. En el Equipo teníamos algunas ausencias que echábamos de menos pero la técnica nos ayudó a acortar distancias. Y Moncada nos acogió con una deseada y necesaria lluvia y con los naranjos repletos de jugosas y ricas naranjas. La casa ha sido un ejemplo de exquisita hospitalidad.

Todo nos ayudaba para el buen trabajo y así ha sido. Empezamos con la oración, invocando a la Ruah bendita para que nos iluminara y empujara nuestro corazón hacia adelante, hacia ese deseo de Dios que, a veces, nos sorprende y descoloca.

El trabajo central del sábado fue corregir los temas que previamente habíamos elaborado y que servirán como medio para la formación de los grupos Vida y Paz. Los temas son: El Espíritu Santo, El Reino de Dios, la Vida, la Paz, la Fraternidad, los Laicos, Profetas hoy… Estamos ya en la confección del tercer bloque de temas, esto significa que el caminar de nuestros grupos se va llenando de vida, de madurez y de experiencia.

Con laboriosa y atenta mirada fuimos compartiendo cada uno de los temas y realizando los cambios pertinentes hasta que quedaban como deseábamos. No es un trabajo fácil pero sí apasionante.

Por la noche retomamos algo que ya llevamos bastante tiempo en marcha y que no atinamos a concluir: el trabajo sobre el libro de nuestro fundador, D. Cornelio, “Mi amigo Jesucristo”. Esta vez, más inspiradas, hicimos el esquema y nos repartimos las tareas. Entre risas y chupito, finalizamos el día satisfechas del trabajo realizado.

El domingo, después de la Eucaristía y un rico desayuno nos dedicamos a compartir la vida de los grupos: motivación, funcionamiento, implicación, identidad, celebraciones… ¡Estamos en marcha, seguimos caminando!

Grupo Vida y Paz de Valencia

Por: Mari Carmen Navarro. Grupo Vida y Paz de Pintor López. (Valencia)

El domingo 21 de enero nos reunimos el grupo Vida y Paz de Pintor López en el primer encuentro después del tiempo de Navidad. Estábamos: Cecilia, Pili, Consuelo, Katy y yo misma, recién incorporada este curso a este grupo aunque llevo ya un par de años en el  de Alboraya. Además tuvimos la gran suerte de dar la bienvenida a dos personas más: Ariadna y Alexis, una joven pareja que se une al grupo con mucha ilusión.

En esta reunión tratamos el tema de la Liturgia en Vita et Pax. Comenzamos como siempre con una oración, Ven Espíritu, para después leer el Evangelio del 3er domingo del tiempo ordinario, en el que Cristo nos dice: “Se ha cumplido el tiempo y está cerca el reino de Dios. Convertíos y creed en el Evangelio”. Y ahora en casa, releyendo el material de la liturgia, no puedo dejar de advertir que esa invitación tan extraordinaria que nos hace Cristo, se da en un periodo del año litúrgico que se llama tiempo ordinario. Seguramente no es muy importante esta coincidencia, pero me llevó a mi siguiente pensamiento, que es una canción que dice: “toda la vida es domingo para aquél que es bautizado”. Y supongo que eso de alguna forma para mí podría resumir la conexión entre liturgia y servicio, lo que significa ser cristiano,  que no se limita a un periodo de celebración en el templo, sino que empieza con el bautismo y volverá a empezar en la presencia del Padre.

Os deseo un maravilloso tiempo extraordinario.

Grupo Vida y Paz Ciudad Real

Por: Ascensión de Vicente. Vita et Pax

El día 21 de diciembre nos reunimos el grupo de Vida y Paz de Ciudad Real para el encuentro mensual y según programa. Pero este día tenía un matiz especial, pues celebrábamos ya la Navidad, la fiesta importante para los cristianos en la que hacemos presente la venida de Dios al mundo, la Encarnación de Jesús.

Lo celebramos con la Eucaristía en  nuestra casa de la calle Esperanza, 4. Presidió la Eucaristía el sacerdote Pedro López de la Manzanara, amigo de todas las del grupo y cercano a nuestro proyecto.

Con las lecturas que la liturgia nos ofrecía, Pedro nos compartió una reflexión que él se había hecho sobre los diferentes grupos que encontramos en los relatos evangélicos de este tiempo, los transcribimos pues los consideramos importantes y que nos pueden ayudar.

  • Los “espabilaos” (pastores) esperando al sol que siempre sale.
  • Los “caminantes” (sabios de Oriente) soñadores, despiertos, buceadores de la verdad.
  • Los “pacientes” (Simeón y Ana) la esperanza no se pierde.
  • El “buenagente” (José) el de corazón limpio.
  • La “tierrabuena” (María) aposento, surco, acampada de Dios.

Con este profundización  en lo que supone el relato del nacimiento y primeros pasos de Jesús en Belén y las aplicaciones para nuestra vida que los componentes del grupo fuimos aportando, continuamos la celebración, compartiendo Palabra, Pan y ágape fraterno, momento en el que pudimos compartir también los proyectos familiares de cómo vivir la Navidad, con los criterios de solidaridad, fraternidad y austeridad y por supuesto en familia.

Con ello, degustando los dulces artesanos de una de las componentes del grupo y algún villancico, dimos por terminado el encuentro, con el consabido FELIZ NAVIDAD Y AÑO NUEVO nos despedimos hasta el nuevo encuentro el mes de enero.

 

Grupo Vida y Paz de Barcelona.

Por: Laia Pons. Barcelona

El grupo de Vida y Paz de Barcelona al cual pertenezco, nos reunimos una vez al mes, desde hace unos años, para leer y comentar los temas  propuestos por el Equipo de Difusión del Carisma. Este mes hemos tratado de lo que supone estar bautizados, esto es:  ser profetas, reyes y sacerdotes desde Jesucristo.  También este curso recordamos con especial atención la vida y carisma del Padre Cornelio Urtasun, fundador de Vita et Pax, en la celebración del cien aniversario de su nacimiento.                                                 

Intentamos encontrar un espacio apropiado para preparar el día del Señor, leyendo y reflexionando sobre el Evangelio. Se trata de consolidar ese encuentro que vamos teniendo de vez en cuando desde el curso pasado.

Este pequeño grupo pero gran familia, nos vamos conociendo y ahondando en nuestra relación de amistad, haciéndonos conscientes de los problemas y necesidades de nuestro entorno.                  

 

Los grupos Vida y Paz en marcha

Por: M. Carmen Martín. Vita et Pax. Madrid

Ya hemos dado inicio al nuevo curso en los grupos Vida y Paz. Hemos recorrido Valencia, de allí fuimos a Alicante, después a Barcelona y, por último, a Ciudad Real. Un paseo por la geografía de nuestro país buscando aquellas personas que quieren ser Vida y Paz de Jesús allí donde viven y con quienes conviven.

Como es nuestra costumbre empezamos el retiro con la oración al Espíritu Santo, entre otras cosas le pedíamos:

* Ven, Espíritu de amor, de ternura, de generosidad, de entrega. Haz arder nuestro corazón en tu santo fuego. Contágianos de tu misericordia. Tú, que eres Padre de los pobres, despójanos, haznos pobres para que sepamos amar. Tú, que eres comunión de Dios, pacifícanos para que vivamos la unidad. Dios-Amor, en este principio de curso, enséñanos a amar.

El título del retiro venía dado por las tres señas de identidad que se nos han regalado en el Bautismo: todos participamos del triple oficio -sacerdotal, profético y real- de Jesucristo. Somos sacerdotes, profetas y reyes.

En relación a nuestro sacerdocio bautismal decíamos: somos sacerdotes cuando ofrecemos a Dios nuestro día, cuando estamos en nuestro trabajo cotidiano o en el descanso. Cuando ofrecemos nuestro cuerpo sumido en el placer, la enfermedad o la vitalidad. Cuando nos esforzamos por hacer las cosas bien, sin ser nosotros el centro, buscando lo mejor para el bien común… Esto es desafiante porque lo más fácil es vivir siguiendo rutinas y costumbres, con el “piloto automático” puesto y dejándonos llevar por lo de siempre. Pero cuando nos proponemos vivir nuestro sacerdocio de manera consciente, consagrando a Dios todo cuanto somos y tocamos, la vida adquiere una hondura y una intensidad insospechadas; entonces vivimos el momento en plenitud. Nos esforzamos más, sí, pero también somos más felices. Somos adoradores de Dios en el ‘templo’ que es nuestra casa, la calle, el mercado, el lugar de trabajo…

En cuanto a nuestro ser profetas compartíamos que el don de profecía es el de comunicar a Dios. El profeta, en el contexto cristiano, no es aquel que predice el futuro sino que “ilumina las situaciones de crisis de la comunidad”. Aunque ciertamente resulte incómodo, los profetas son los críticos, los interpelantes, los inconformistas, hombres y mujeres del Espíritu que se enfrentan a la injusticia.

Poner el dedo en la llaga de los problemas sociales, políticos y económicos de nuestro mundo nos obliga a romper el cerco de la privacidad de la fe para comprender su dimensión social. No podemos permanecer neutrales porque Dios no es neutral, es el comprometido, el cercano, el preocupado, le importamos y le importan especialmente los más indefensos. A Dios se le inclina el corazón hacia el sufrimiento de sus hijos e hijas, los lleva en la niña de sus ojos y nos contagia su manera de mirar, su pasión por el mundo (Lc 4,16-21).

Por último nuestro oficio real tiene mucho que ver con el mandato bíblico dirigido al ser humano de gobernar el mundo, participando del poder de Dios creador del universo. Dios coloca al hombre y a la mujer frente a su responsabilidad, encomendándoles el cuidado del mundo y cuanto hay en él. Cristo, como rey y Señor del Universo, es el modelo de gobierno desde el servicio. Nos toca ocuparnos de los asuntos seculares (LG31), ejerciendo una profesión secular, haciendo brotar el Reino de Dios mediante la gestión de los asuntos temporales, ser capaces de establecer las prioridades del Reino en medio de las ocupaciones del mundo, en la vida familiar y social. La “índole secular” es “propia y peculiar” de los laicos: por tanto, sigue vigente la imagen del fermento en la masa.

Concluíamos diciendo: Somos sacerdotes, profetas, reyes. La adultez laical que reclama el s. XXI, no sólo implica la madurez en la experiencia de fe sino que reclama también madurez en las funciones encomendadas. Insertos en el mundo, lugar de gloria para Dios, estamos llamados a ser testigos e instrumentos, es decir, a dar gratis lo que hemos recibido gratis.

Tuvimos espacios de silencio, de reflexión, de compartir, de animarnos en la fe… Nos motivábamos mutuamente a emprender el curso con energía, con ilusión, con esperanza y con responsabilidad. Y, al final, terminamos con una bendición: Os deseo al comienzo de este curso: que el Buen Dios os mire y os envuelva. Que el Buen Dios os alegre el corazón. Que el Buen Dios os llene de paz y de alegría. Que el Buen Dios os dé sabiduría para entender la vida como entrega. Que el Buen Dios os dé novedad para hacer de cada día algo nuevo, no una triste rutina… Amén.

 

 

Despedida de curso

Por: Paky Lillo. Vita et Pax. Alicante.

Queridas compañeras os mandamos estas letras para compartir con todos los grupos de Vida y Paz nuestra despedida de curso.

Nuestro grupo Vida y Paz de Alicante, pensamos reunirnos en una Eucarística el día 15 de este mes porque más tarde no era posible, Alicante comienza sus fiestas de hogueras de “A le llum de les fogueres”.

Como coincidió con la fiesta del Corpus tuvimos que adelantarlo, así que el día 8 de este mes tuvimos nuestro encuentro para desearnos un feliz verano y despedirnos hasta la vuelta de cada uno.

Nos celebró D. Luis, sacerdote de nuestra parroquia de Benalua y celebramos el día de Jesucristo sumo sacerdote.

Fueron unos momentos entrañables; comenzamos por situarnos lo que fue su momento, el momento de Jesús ante la mesa, desgranamos cada paso que nos acercaba al encuentro con Jesús y revivimos momentos de cada uno y cada una en el saludo de entrada, en el acto de pedir perdón, en la liturgia de la palabra, hicimos un recorrido por todos los mensajes que Jesús nos ha ido dejando, recordamos cada situación en la que vivió Jesús y cómo resolvía los conflictos, … reflexionamos sobre cómo reaccionaba y por qué se molestaba ante algunas situaciones… en síntesis podemos decir que LO RECORDAMOS como si estuviera junto a nosotros, como si se hubiese marchado de esta tierra unos momentos antes.

Continuamos la celebración saboreando esa comunión entre nosotros y nos sentimos seguidores de Jesucristo.Para terminar pasamos de una mesa a la otra y seguimos compartiendo nuestro verano, nuestras salidas de vacaciones,… nuestra vida y nos deseamos un feliz verano y un pronto encuentro de nuevo.

           También a todos vosotros os deseamos un feliz verano.

 

Despertarnos para ser Vida y Paz en Guatemala

Por: Guicela Pérez. Grupo Vida y Paz de Quetzaltenango, Guatemala

Un saludo fraterno para todas las personas que formamos parte del Instituto y  de los Grupos Vida y Paz alrededor del mundo.

Nuestro caminar en el año 2017 inicia el 4 de enero, nuevo año, nuevos proyectos de vida, ilusiones, esperanza… todos estos sentimientos se unen al encontrarnos nuevamente para continuar con nuestras reuniones de  formación.

El grupo para este año está integrado por 12 mujeres, todas unidas por lazos de amistad y cariño, nos identificamos con el carisma de Vida y Paz ya que deseamos ver cambios en nuestras vidas, comunidad y país que tanto los necesita. Estos primeros cinco meses del año nuestra querida Guatemala ha estado cargada de cosas malas: injusticias, muertes de niñas inocentes, violencia, corrupción, y un sinfín de problemas sociales que nos aquejan, y el grupo nos ayuda a despertar y ser conscientes que, como mujeres laicas, debemos formarnos y cambiar actitudes de conformismo, indiferencia y sedentarismo. El grupo nos ayuda a comprometernos con la realidad que nos rodea en nuestro hogar, trabajo y en donde nos desenvolvemos para ir sembrando el amor a la vida y una paz verdadera  que nos lleve a estar felices con nosotras mismas y con los demás, en donde nos tocó vivir, es decir en nuestra realidad.

Nos alegra pensar que no estamos solas, ya que en otras partes hay grupos que al igual que nosotras se reúnen y nos conectamos espiritualmente en un mismo sentir.

Nuestra formación ha estado a cargo de Presen Pérez y Chus Laveda, personas que nos apoyan, acompañan y son muy pacientes con nosotras porque, a veces, es difícil con la carga del hogar y el trabajo.

Nuestra formación inicia este año con La ESPIRITUALIDAD, vista desde varios aspectos:

La Espiritualidad en la Biblia: “El Espíritu de Dios no es solo el que da vida, sino el que hace vivir en libertad.”

La Espiritualidad es energía, dinamismo, libertad, amor, fidelidad, donación de vida (Rm 8,10).

La Espiritualidad Cristiana:  es una forma de vivir en medio del caos, haciéndonos uno con el hermano, contando con la Gracia de Dios y fortaleciéndonos siempre  con la oración, viviendo profundamente nuestros Sacramentos.

Espiritualidad del Instituto Vita et Pax: Vivir de la vida de Jesucristo. (Jn 6,57). Vivir del amor de Jesucristo (Jn. 17, 26).  Ser Prolongación de la vida de Jesucristo. No solo imitar, sino, prolongar, revivir.

Espiritualidad de la vida: Vivir según el espíritu es  apostar por la vida, generar vida, amar la vida, defender la vida.

Espiritualidad de la Paz: Lleva consigo el  compromiso por erradicar las causas que generan la violencia.

“Jesucristo: El camino, la Verdad y la Vida. Punto de convergencia y de apoyo. Vida de nuestra vida. Paz para nuestra guerra” (P. Cornelio).

Todo esto, son apenas unos subtítulos y unas líneas pero en cada reunión nos lleva dos horas o más hablar  y meditar una sola línea. La dinámica en nuestro grupo es que dirige Chus o Presen pero todas comentamos, exponemos nuestro pensar y meditamos, para luego ponernos en acción e iniciar cambios con nuestro prójimo. Aunque sea un granito de arena estamos convencidas que el Señor puede usarnos para promover su Reino.

Pedimos sus oraciones para nuestro grupo y nuestro país ya que estamos convencidas que solo el amor entre hermanos puede mover y hacer cambios en los corazones que se encuentran segados por la ambición, la ira y el poder.

Nosotras los encomendamos al Señor en todo momento.

Un fuerte abrazo de hermandad  a la distancia y que Dios el Padre Misericordioso les acompañe siempre.

 

“Jóvenes, juéguense la vida por grandes ideales” Papa Francisco

EXPO – VOCACIONAL Quetzaltenango, Mayo 2017

Como cada año, al llegar el cuarto domingo de Pascua, celebramos el encuentro vocacional en Xela. Un encuentro que reúne a jóvenes con inquietud de servicio, con preguntas sobre qué hacer con su vida, con curiosidad por conocer nuevas propuesta de vida en las que ser felices.

Nos encontramos en una misma tarea las personas que hemos hecho opción por la vida consagrada y que formamos parte de las diferentes congregaciones religiosas y los institutos seculares que vivimos y trabajamos en Xela.

Arrancamos el encuentro con música, juegos y dinámicas que tanto  gustan a los jóvenes y que ayudaron a integrarnos y a sentirnos parte de la misma fiesta. Jóvenes, adultos, hombres y mujeres unidos por la alegría de sabernos en una jornada importante.

Tuvimos oración y reflexión acerca de la vocación, donde se nos recordó a qué somos llamadas/os desde nuestro bautismo y a estar atentas/os a esa segunda llamada que Dios nos hace al servicio de los demás y que, si respondemos con generosidad, nos va a llevar a regalarnos y en ello a descubrir la felicidad del evangelio en el seguimiento de Jesús.

Hubo descanso, más música, paseos y conversaciones en donde los jóvenes se iban acercando y compartiendo con los adultos que allá estábamos acompañando.

Llegó el momento de compartir, cada institución,  un poco de su historia, carisma, aquellos elementos más relevantes que pudieran dar a las/os jóvenes alguna referencia sobre cada familia consagrada.

Posteriormente los participantes fueron pasando por los diferentes stands, donde cada una de las instituciones presentaba el  carisma, la  espiritualidad, la historia de su institución. Y lo más interesante, se producía el acercamiento, la calidez, el encuentro en donde, además de la información  verbal, escrita, a través de folletos, señalizadores, etc. podríamos compartir nuestra propia experiencia de vida consagrada. Miradas de curiosidad, expectativas, expresiones de sorpresa ante lo novedoso o desconocido y sonrisas que animaban a tomar en serio cada una de las propuestas vocacionales.

Finalizó la Jornada con la Eucaristía, presidida por Mons. Mario Alberto Molina, nuestro Pastor de la Diócesis de Los altos-Totonicapán.

En fin, un día alegre, gozoso, puesto  al servicio de las/os jóvenes en su caminar de búsqueda de sentido y razón de ser para sus vidas. Y de paso… para confirmar las nuestras.

Un nuevo año, una nueva experiencia, una nueva oportunidad para poner en las manos y los corazones de las/os jóvenes propuestas de seguimiento de Jesús, en la tarea de la construcción del Reino. Con ello estamos diciendo que seguimos creyendo que otro mundo es posible.

 

Descubriendo la Vida y la Paz

Por: Grupo Vida y Paz La Blanca, San Marcos, Guatemala

Nuestro caminar en Vida y Paz, comienza a raíz de la invitación hecha por una persona del Instituto Vida y Paz, que compartió con nosotras muchos años en nuestro pueblo. Iniciando en julio del año 2013; son ya cuatro años de vivencia de la Espiritualidad y el Carisma de Vida y Paz, al mismo tiempo son espacios de compartir nuestras experiencias de vida.  

Nuestra inquietud es la de formarnos, desde el conocimiento del Carisma y la Espiritualidad del Instituto Secular Vida y Paz; vivirla en nuestras familias, así como el deseo profundo, que como creyentes, seguidoras y seguidores de Jesús, vamos comprometiéndonos a la transformación de la sociedad, desde nuestros trabajos profesionales, siendo mensajeras y mensajeros de vida y paz en los espacios en que nos movemos.

Durante este tiempo hemos descubierto a un Dios humano, sencillo, cercano, humilde; se rompen los esquemas de un dios distante que se nos había enseñado. 

El Espíritu como NOVEDAD en nuestras vidas y la vida del mundo, que nos ayuda a vivir nuestra vida en armonía y, teniendo en cuenta que es un caminar en el día a día, va fortaleciendo la experiencia del encuentro personal con Jesús, en la Oración, en la Eucaristía y en las relaciones con las demás personas.

Pertenecer al grupo Vida y Paz es un regalo que nos permite acercarnos más a Dios que es Padre y Madre; tener la posibilidad de conocernos, apoyarnos para una vida en armonía en la familia y, lo más importante, el ideal del Instituto Vida y Paz que es pensar, sentir y actuar como Jesús. Tratamos de ser mujeres y hombres mensajeras y mensajeros de la VIDA y la PAZ, en nuestra sociedad tan dolida por la injusticia.

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies