Descubriendo la Vida y la Paz

Por: Grupo Vida y Paz La Blanca, San Marcos, Guatemala

Nuestro caminar en Vida y Paz, comienza a raíz de la invitación hecha por una persona del Instituto Vida y Paz, que compartió con nosotras muchos años en nuestro pueblo. Iniciando en julio del año 2013; son ya cuatro años de vivencia de la Espiritualidad y el Carisma de Vida y Paz, al mismo tiempo son espacios de compartir nuestras experiencias de vida.  

Nuestra inquietud es la de formarnos, desde el conocimiento del Carisma y la Espiritualidad del Instituto Secular Vida y Paz; vivirla en nuestras familias, así como el deseo profundo, que como creyentes, seguidoras y seguidores de Jesús, vamos comprometiéndonos a la transformación de la sociedad, desde nuestros trabajos profesionales, siendo mensajeras y mensajeros de vida y paz en los espacios en que nos movemos.

Durante este tiempo hemos descubierto a un Dios humano, sencillo, cercano, humilde; se rompen los esquemas de un dios distante que se nos había enseñado. 

El Espíritu como NOVEDAD en nuestras vidas y la vida del mundo, que nos ayuda a vivir nuestra vida en armonía y, teniendo en cuenta que es un caminar en el día a día, va fortaleciendo la experiencia del encuentro personal con Jesús, en la Oración, en la Eucaristía y en las relaciones con las demás personas.

Pertenecer al grupo Vida y Paz es un regalo que nos permite acercarnos más a Dios que es Padre y Madre; tener la posibilidad de conocernos, apoyarnos para una vida en armonía en la familia y, lo más importante, el ideal del Instituto Vida y Paz que es pensar, sentir y actuar como Jesús. Tratamos de ser mujeres y hombres mensajeras y mensajeros de la VIDA y la PAZ, en nuestra sociedad tan dolida por la injusticia.

Grupo Vida y Paz. Ciudad Real

Por: Ascensión de Vicente. Vita et Pax. Madrid

Una vez más  nos hemos encontrado en nuestra casa de Ciudad Real el grupo de Vida y Paz, formado por un grupo de mujeres comprometidas en las diferentes actividades que se llevan a cabo en la Diócesis de Ciudad Real y que quieren vivir el Carisma que nuestro fundador, el P. Cornelio, nos ha trasmitido al Instituto Vita et Pax.

Después de los saludos e intercambios, invocamos al Espíritu Santo para que El sea nuestro guía y nuestra fuerza.

El tema de reflexión y formación que teníamos preparado era el de “Opción por los empobrecidos”, en las dos vertientes, general sobre la pobreza,  causas y sus consecuencias hoy, y cómo se vive en Vita et Pax.

Fuimos leyendo y compartiendo los diferentes apartados:

  • Qué entendemos por pobreza
  • Diferentes formas que se usan para mostrar la dura realidad de un tercio de la población mundial
  • Qué es lo que la sociedad nos ha ido diciendo de cara a las causas y a las consecuencias
  • Grandes desigualdades e injusticias que estamos viviendo, sin olvidar las raíces profundas de donde proceden estas realidades
  • Qué nos dice la Iglesia, tanto en la Biblia como en la Doctrina Social de la Iglesia y en la de los Papas, especialmente del actual, Papa Francisco que de una forma clara y fuerte denuncia la situación actual
  • Invitación a la conversión afín de que la justicia se haga presente en el mundo, para que haya más igualdad y hacer crecer la fraternidad.
  • Qué podemos hacer cada una/o.

El diálogo y la participación  han sido buenos y profundos,  somos conscientes de la realidad y nos sentimos  comprometidas en la lucha por las causas que provocan estos desajustes sociales. Es un tema que llevamos muy adentro y que nos  impulsa a la acción, sabedoras de que podemos hacer poco, pero que ese poco de cada uno junto, hace la fuerza. Una vez más, renovamos nuestra convicción de la gran responsabilidad  que tenemos los creyentes y de que no podemos cruzarnos de brazos.

 Qué hace “Vita et Pax”. Hicimos una lectura de la propuesta del trabajo, pensamiento y acción de nuestro fundador P. Cornelio, ponencia dada en la IV Asamblea General del Instituto en el año 1990, en la que expone un listado de situaciones de pobreza de ese momento, comparadas con las situaciones que se vivían en tiempos de Jesús. Después compartimos los ecos que nos habían suscitado y trayéndolos al hoy cómo podemos traducirlas y llevarlas a la práctica,

Continúanos la lectura del texto siguiendo los compromisos que el Instituto ha ido tomando a lo largo de su historia y el cómo lo vive hoy.

 

Terminamos el encuentro con  la oración del Padre Nuestro y un pequeño ágape fraterno.

Equipo de Difusión del Carisma

Por: M. Carmen Martín. Vita et Pax. Madrid.

Del 27 al 29 de enero nos reunimos el Equipo de Difusión del Carisma (EDC) en Moncada (Valencia). Había varias novedades, entre ellas, el lugar, era la primera vez que salíamos fuera de “casa”, y otra importante fue que había una persona nueva en el Equipo. Las dos novedades resultaron enriquecedoras y estimulantes. La agenda a tratar venía sugerente y extensa, a veces, nada fácil, por lo que teníamos por delante dos días de intenso trabajo.

EDC

Como siempre el ambiente fue muy bueno y el ánimo y buen humor no faltaron. Iniciamos con la oración, invocando al Espíritu para que nos guiara en nuestra tarea, una tarea que es de todas, sentíamos el Instituto entero apoyándonos y empujándonos a seguir adelante.

Gran parte del tiempo se lo llevó la preparación de la Oración ante el Mediterráneo. El Mediterráneo se ha convertido en una gran fosa donde van a parar los cuerpos, los sueños, los anhelos… de tantas y tantas personas; seres humanos que sólo buscan vivir en paz. El Instituto Secular Vida y Paz quiere hacerse presente en este dolor a través de la oración y la denuncia. Nuestro Carisma de ser mujeres transmisoras de vida y artífices de paz nos impulsa a ello.Oración

El lema de la oración es: Nuestra indiferencia les ahoga. Y tendrá lugar en Alicante, en la playa del Postiguet, el día 24 de Marzo a las 7 de la tarde. Es un acto público, todo el mundo está invitado a participar. Seguiremos dando más información.

libroOtro tema a tratar fue el trabajo que queremos realizar sobre “Mi Amigo Jesucristo”. “Mi amigo Jesucristo” es un libro escrito por nuestro fundador, el Padre Cornelio, donde cuenta su experiencia espiritual, su relación intensa con Jesucristo, al que consideraba su amigo. Él mismo dice: Aquel “dime con quién andas y te diré quién eres” me pareció definitivo aplicado al Señor. Y comenzó en mí una verdadera revolución: pensé en ser amigo de Jesucristo. Pues bien, esta revolución es la que queremos seguir dando a conocer para que pueda ayudar a otras personas a ser amigas de Jesucristo.

Un tercer gran punto de la reunión fue compartir la vida de nuestros grupos Vida y Paz: el grupo Vida y Paz de Ciudad Real, Barcelona, Alicante, Alboraya (Valencia) y Pintor López (Valencia). En general, estamos contentas con la marcha de los grupos. Siguen bien su proceso de ir haciendo propio el carisma de Vita et Pax para vivirlo desde su ser laical, en la vida cotidiana, en el trabajo, en la familia, con los amigos… que les impulse a ser en esos ambientes la Vida y la Paz de Jesús. Coincidíamos en la necesidad de seguir profundizando en la identidad de los grupos que les lleve a priorizarlo sobre otras ofertas. En este punto hicimos presentes, de manera especial, a los dos grupos de Guatemala.

A pesar de lo apretado de la agenda, también tuvimos tiempo para la risa, el “chupito”, la confidencia… nos fuimos del encuentro cansadas pero satisfechas del trabajo realizado y, sobre todo, de lo proyectado.

Grupo Vida y Paz de Barcelona

Sagrada FamiliaPor: Flor Pedrero. Vita et Pax. Barcelona.

Nuestro encuentro fue el 16 de enero. Comenzamos con la plegaria al Espíritu Santo. Nos detenemos subrayando lo que cada uno quiere compartir. A continuación retomamos el tema Ad Gentes: Actividad misionera de la Iglesia. Fue muy rico e interesante, compartimos algunos puntos:

  1. Haciendo un poco de historia

Constatamos que a pesar de haber celebrado los 50 años del Concilio Vaticano II, ha sido poco leído y difundido, dejando pasar la ocasión para haber motivado a los cristianos a leerlo y, saborear todo lo bueno que supuso este acontecimiento para la Iglesia. “Abramos las ventanas a la Iglesia y, al mundo”. Iglesia en salida nos dirá hoy el P Francisco.

  1. Volver a la riqueza espiritual y humana del Vaticano II

Es iniciar un camino que nos adentra en su gran riqueza espiritual, eclesial, social, de relaciones con el mundo, con otras religiones cristianas y no cristianas. Uno de los Decretos salidos de la reflexión de los Padres sinodales, está el llamado “Actividad Misionera de la Iglesia” conocido como Ad Gentes. El núcleo central de la acción pastoral es la evangelización.  Nos animamos a leer el Documento y, a ir escudriñando en el Concilio Vaticano II.

  1. Objetivo del Decreto Ad Gentes

Como su mismo nombre indica, tiene como objetivo: la evangelización en los pueblos donde no ha sido anunciado el Evangelio. Vemos hoy en nuestro ambiente cómo los niños y las familias vienen a solicitar los sacramentos, por lo general sin haber oido hablar del Evangelio. Por otra parte constatamos que la mayoria de las personas  que cumplen con el precepto dominical se implican poco en las celebraciones y, no se integran activamente en la Comunidad. Todo buen evangelizador, crea interrogantes en sus oyentes con su propia vida. Los que aceptan el mensaje y, lo viven, se convierten en discípulos y, amigos de Jesús.

  1. El Vaticano II

El Vaticano II presenta a la Iglesia como: “sacramento universal de salvación”. “La Iglesia no está verdaderamente formada, no vive plenamente, no es señal perfecta de Cristo entre los hombres, en tanto no exista y trabaje con la jerarquia un laicado propiamente dicho”. “Los fieles seglares pertenecen plenamente al mismo tiempo al Pueblo de Dios y a la sociedad civil”. “La obligación principal de los seglares, hombres y mujeres, es el testimonio de Cristo, que deben dar con la vida y con la palabra.

  1. Papa Francisco

 La evangelización obedece al mandato de Jesús: “Id y haced de todos los pueblos mis discípulos …”. “En la Palabra de Dios aparece permanentemente este dinamismo de salida que Dios quiere provocar en los creyentes. Todos somos llamados a esta nueva “salida” misionera. Cada cristiano/a y cada comunidad discernirá cuál es el camino que el Señor le pide, pero todos somos invitados a aceptar esta llamada. Sí, todos, todas podemos encontrar esas ¡periferias existenciales” en el entorno en que vivimos.“ lo que hicisteis con un hermano mío de esos más humildes, lo hicisteis conmigo” (Mt. 25,40).

La participación y aportaciones de todos los participantes en la reunión fueron muy buenas, siempre nos ayudan a fortalecer nuestra fe y a afianzar la fraternidad. Faltaron fisicamente María S y Elena que, por supuesto, estuvieron bien presentes entre nosotros, al igual que Loren que desde el País Vasco nos acompaña en cada encuentro y llama por telefono para hacerse presente; nos ha pedido que le enviemos los temas y, así lo haremos, así queda efectivamente y afectivamente unida a la familia.

Ya está en Barcelona Lola (mamá de Paqui) que participa con mucha ilusión y, feliz de compartir con nosotros. Concluimos haciendo el intercambio de regalos del amigo invisible, participaron también Emili y Patrick y continuamos compartiendo cena y fraternidad.

 

El servicio con amor

Por: Grupo Vida y Paz de Alicante.

El día 15 de diciembre nos reunimos el grupo de Vida y Paz de Alicante, ya antes nos habíamos ido juntas a la celebración del funeral del sobrino de M. Cruz, por la mañana uniéndonos a su dolor.

Por la tarde nos juntamos en casa, el tema fue el servicio, pero con mayúscula. Servicio desde el Amor, convertirnos en siervos y siervas desde el Amor. Sin lugar a dudas el Servicio es la expresión del Amor.

Primero nos pusimos en la presencia del Señor, de su Espíritu, para luego entrar en “materia”, estuvimos compartiendo vivencias y experiencias, momentos de vida.

Todo compartir es una riqueza, dialogamos sobre lo complicado que a veces nos parece el “servicio” con Amor.

Jesús sirvió y nos dijo que vino para servir. Nos detuvimos en el pasaje del evangelio “el lavatorio de los pies” y fuimos desgranando su forma de servir con AMOR, desde el AMOR.

Llegamos a algunas concreciones pero sin duda la que guiaba todo era el convencimiento de que primero hay que despojarse de muchas cosas que nos impiden llegar a ser auténticos: apegos, prestigios…

Llegamos a apurar el tiempo y terminamos dirigiéndonos al Padre con la oración que él mismo nos enseñó: el Padrenuestro.

Aprovechamos para desearos a todas y todos una FELIZ NAVIDAD y que el año que llega sea novedad para nuestra vida de creyentes. Un abrazo

alicante

Vida y Paz de Alboraya

Inicio del curso

Por: Xaro Carles. Grupo Vida y Paz de Alboraya (Valencia).

Último miércoles de Septiembre, empezamos el curso con fuerza, con un retiro.

Después de saludarnos y compartir con alegría la vuelta a los encuentros, nos espera Cecilia y, como viene siendo habitual en estos últimos años al inicio del curso, tenemos la suerte de que M Carmen puede estar con nosotras y compartir la tarde reforzando nuestro espíritu.

Como siempre empezamos invocando al Espíritu Santo y así empezar a centrarnos (porque hay que reconocer que a veces nos cuesta un poco entrar en silencio).

Como estamos en el Año Jubilar de la Misericordia trabajamos con lecturas que nos evocan este amor misericordioso de Dios que se ha hecho visible y tangible en Jesús, trabajando sobre todo en el perdón, sin olvidar el compromiso que tenemos como cristianos. Leímos el evangelio del Buen Samaritano hablando de la labor tan desinteresada y el ejemplo a seguir; compartimos experiencias y nos comprometimos a vivir la vida sin dar rodeos, algo tan difícil en los tiempos que vivimos.

Yo, personalmente me quedo con una frase que creo que lo dice todo ”La misericordia no solo se siente, se hace”.

En octubre, iniciamos el tema de “El servicio”.

¡Ya estamos en marcha!

Un abrazo desde Alboraya

 

Gestos que hacen vivir

Por: M. Carmen Martín. Equipo de Difusión del Carisma. Vita et Pax.

mediterraneoHa sido un paseo fascinante: del Levante al corazón de la Mancha. Empezamos en la casa de Pintor López (Valencia), seguimos por Alboraya (Valencia), continuamos en Barcelona, fuimos a Alicante y concluimos en Ciudad Real. Seguro que el Hidalgo caballero y su escudero nos han acompañado por esos caminos. ¡Los cinco grupos Vida y Paz de España han iniciado el curso!d-quijote

Pronto hará diez años que echábamos a andar esta aventura. Invitábamos a compartir nuestro Carisma y Misión, desde la propia condición laical, a aquellas personas que sintieran que esta oferta de espiritualidad podría nutrirles en su seguimiento de Jesús. La respuesta fue tan rápida y numerosa que las primeras sorprendidas fuimos nosotras mismas. Pero es que la idea viene de lejos. Fue ya el propio fundador quien acariciaba este sueño desde los inicios de Vita et Pax como Instituto Secular y fue un tema abordado en nuestra I Asamblea General allá por el año 1972.

El mismo fundador, D. Cornelio Urtasun, en esa Asamblea, se preguntaba dejando volar su imaginación: “¿Si se va haciendo camino al andar; no será que las mismas personas en quienes vayamos sembrando el carisma de Vita et Pax, empiecen como en las tierras de Levante a dar fruto y sean ellas las que nos hagan la proeza de convertir en vino el agua que nosotros pusimos en las tinajas?”. Por lo frutos de hoy, pareciera que su intuición no fue muy errónea.

No, no es que seamos grandes multitudes, ni muy jóvenes, ni importantes, ni famosos… Somos cinco grupos, más otros dos en Guatemala, formado cada uno por unas 10 personas, más o menos; casi todas entradas en años y donde priman las mujeres. Gentes sencillas, buscadoras de Dios, comprometidas en sus realidades cotidianas de trabajo, familia, voluntariados, parroquias… que quieren vivir de la Vida de Jesucristo y ser en el mundo su Vida y su Paz. Y en ello estamos.

Como cada año hemos iniciado el curso con un retiro. Esta vez el tema no podía ser otro: “Este es el tiempo de la misericordia”. No es casualidad este año Jubilar. En este momento histórico, nuestro mundo necesita urgentemente mujeres y hombres que se dejen afectar, conmover en sus entrañas. La indiferencia, el individualismo, el “este no es mi problema”… se pueden convertir en un cáncer social que terminará por arruinar la sociedad.

Nuestro Dios nos invita a lo contrario de la indiferencia, es decir, a la misericordia; a ser misericordiosas como Él es misericordioso. “Eterna es su misericordia” proclama el salmista. La confianza absoluta y constante de Israel en el amor misericordioso y tierno de Yahveh se manifiesta en cada una de las páginas de la Biblia. Esta confianza se expresa de manera admirable en Ex 34,6-7: “Yahveh pasó por delante de Moisés y éste exclamó: Yahveh, Yahveh, Dios misericordioso y clemente, tardo a la cólera y rico en amor y fidelidad, que mantiene su amor por mil generaciones…”. Pero es en Is 49,15 donde encontramos la imagen más significativa del amor de Dios cuando al lamento de Sión que se duele de verse abandonada, el mismo Dios responde: “¿Acaso olvida una mujer a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas?, pues aunque llegase a olvidar, yo no te olvido”.

Para el rato de oración nos hemos centrado en dos parábolas extraordinarias: el Padre de la misericordia (Lc 15,11-32) y el buen samaritano (Lc 10,29-37).

En cada retiro hemos tenido ratos de escucha, de silencio y de compartir. Han sido reuniones ricas donde nos hemos alentado a vivir este nuevo curso haciendo gestos que hagan vivir, es decir, ejerciendo la misericordia porque la misericordia no sólo se siente, también se hace.

Los encuentros los hemos concluido compartiendo mesa con cena o merienda o picoteo… y risas.

vivir-de-ti-i

 

Al encuentro con el Señor

Testimonio en el II Encuentro Nacional de los grupos Vida y Paz en Valencia

Por: Cati Pérez. Grupo Vida y Paz de Pintor López (Valencia).

Me ha pedido Cecilia que dijera unas palabras sobre mí en el grupo de Vida y Paz, aunque primero quiero que me conozcáis un poquito, y para ello quiero abriros mi corazón, porque no se trata de qué estoy haciendo ahora sino de cómo he llegado hasta aquí y hacia dónde quiero ir.

Nací en una familia buena, me bautizaron, tomé la Primera Comunión, aprendí las oraciones, pero hasta ahí llegó. Mi familia no era practicante y no pudieron trasmitirme un mayor conocimiento de Dios que ese. Pero como el Señor es bueno y todo lo hace bien, puso a Vita et Pax en mi camino. Como yo no quería estudiar y mi padre no quería que estuviera en casa sin hacer nada, a los 11 años me llevó a la “escoleta” que llevaban Pepa Carrión y Pepa Galarza, pensando que por lo menos allí estaría “recogida”. Aprendí a bordar, a pintar… lo que allí se hacía y fue allí donde empecé a conocer al Señor.

Subí al taller de artesanía a bordar, con Isabel Sanjuán, María Morell, Encarnita, Maruja, y a través de todas ellas fui descubriendo al Señor. Aprendí que la vida era más que trabajar y divertirse, porque veía que había algo en ellas, algo diferente a todo lo demás. No eran personas como las que yo había conocido hasta entonces, sino que eran personas que a mí me transmitían paz. Yo quise descubrir ese algo, y ese algo era el Señor que estaba en ellas y ellas lo irradiaban. Así, poco a poco, fui conociendo al Señor, fui enamorándome de él.

Pasó el tiempo y volví a los estudios, seguía saliendo con amigos pero yo tenía claro que quería consagrarme al Señor a través de Vita et Pax. A los 19 años me marché a Pamplona, a pesar de la negativa de mis padres, que no comprendían nada. Fueron unos años muy felices, bebiendo de la espiritualidad de Vita et Pax, conociendo más al Señor por medio de la oración, conviviendo con mis hermanas; e hice mi oblación.

Me destinaron a Madrid, donde estudié 1º de Enfermería, pero tuve que volver a casa porque mi madre se puso enferma de una enfermedad rara que la dejó en cama sin moverse ni poder hablar durante más de 10 años. Al poco tiempo de enfermar mi madre, mi hermana se casó y me quedé sola con mis padres. No sé qué me paso, me agobié y solicité salir del Instituto.

Al principio me sentí mal, pensé que había abandonado al Señor, pero poco a poco me di cuenta de que eso no era así, que el Señor seguía conmigo y sólo Él sabía lo que tenía preparado para mí. Yo quería ir en misión a Ruanda con mis hermanas, pero Ruanda ya estaba en mi casa: cuidé de mis padres hasta el último momento, luego de mi tía y, hace poco, de Maruja. A la vez que ha ido ocurriendo esto, también he cargado mi cruz en mi propio cuerpo, pero siempre he sentido cerca al Señor, acompañándome y ayudándome en cada momento, porque por mis propias fuerzas no habría podido, me habría hundido, pero con Él me siento fuerte. También en ese tiempo, el Señor me regaló un marido y unos hijos con quienes he sido muy feliz. Pero como se dice humanamente: el primer amor no se olvida.

La Virgen María, mi Madre, también ha sido un pilar fuerte donde me he podido apoyar.

Para mí, Vita et Pax siempre ha estado ahí y la he sentido y he querido como a mi familia, por eso, cuando me pidieron que formara parte del grupo de Vida y Paz, me sentí feliz de pertenecer a él y volver a vivir del carisma, de la misión y del estilo de vida de Vita et Pax para vivir la vida de Jesucristo, la vida de los votos que un día le hice al Señor, sobre todo, el que nuestro Padre Cornelio quiso que tuviéramos: CARIDAD.

Vengo al grupo de Vida y Paz contenta, y siento que me nutro del Señor a través de nuestra oración y de la puesta en común de tantas cosas que tratamos. Por eso, con la ayuda de mi amigo Jesucristo y el grupo al que ahora pertenezco puedo contestar a la pregunta ¿y dónde voy ahora?: al encuentro con el Señor.

 

Recibe, Señor, mi humilde don…

Testimonio en el II Encuentro Nacional de los Grupos Vida y Paz en Valencia

Por: Charo Catalá. Grupo Vida y Paz de Alboraya.

Contar mi experiencia y lo que representa Vita et Pax para mí, lo resumiría en dos palabras: acercamiento a Dios.

Cuando Mari Dolz me invitó a participar en el grupo que se iba a formar en Alboraya, le dije que sí, sin ser consciente de lo importante que iba a ser para mi formación cristiana.

Me he puesto a repasar los temas con los que hemos trabajado estos cuatro años y han sido todos ellos enriquecedores y me han aportado unos conocimientos a cuál de ellos más interesantes, llenando mi alma de amor y comprensión.

Porque tengo que ser sincera, mi vida, a nivel espiritual, se había vuelto una práctica rutinaria y desde que empecé a ir a los encuentros del Instituto Vita et Pax, con Cecilia como guía, mi vida interior se ha vuelto más nítida.

A su vez, quiero recordar a mis compañeras del grupo, porque también  ha sido importante su aportación, con todas las dudas y esperanzas que hemos compartido.

Creo que el Padre Cornelio supo lo importante que es ver a Dios como un amigo y lo fácil que a partir de ahí resulta el acercamiento a Jesucristo, sin olvidar nunca al Espíritu Santo.

Sé que me queda mucho por recorrer para llegar a esa humildad y generosidad y sobre todo al Carisma que el Padre Cornelio predicaba, pero estoy en ello, solo espero que el Espíritu Santo me infunda fuerzas para no caer en la comodidad y la pereza.

Recibe, Señor, mi humilde don…

La novedad que ha llegado a nosotros

Por: Inés y Ricardo. Vida y Paz Alicante.

Testimonio en el II Encuentro Nacional de los Grupos Vida y Paz en Valencia

Surgió la idea de que compartiéramos nuestra experiencia en ese día de encuentro que ahora estamos celebrando. En un principio nuestra intención era acudir, por supuesto, pero la vida nos convocó en otro lugar: en la mesa de estas elecciones, así que desde allí os saludamos y os ofrecemos nuestra novedad.

La imagen del Dios que hemos recibido en nuestra educación religiosa no responde a un Dios cercano, es el de un Dios Padre que nos acompaña en nuestro caminar, desde su estar, desde su lugar; un Dios ante el cual nos arrodillamos y miramos hacia arriba y sabemos que podemos contar con Él, siempre nos hemos sentido creyentes de esa imagen.

Al llegar de nuestra patria, somos de Uruguay, buscamos un grupo para vivir nuestra fe en familia, como una familia cristiana. Estuvimos en búsqueda algún tiempo sin encontrar lo que nos ayudaba a vivir nuestra fe. Pasamos una época de escepticismo en cuanto a nuestra integración e incorporación eclesial.

Pasado un tiempo nos incorporamos a la actividad de Pastoral de la Calle y en esos espacios de encuentro con los más pobres nos encontramos con Vita et Pax a través de Paky que era una de nosotros.

En los distintos momentos de visitar a aquellos que no tenían un techo y pasaban necesidades nos fuimos acercando unos a otros y llegamos a compartir nuestra fe; nuestra búsqueda se activó de nuevo, sentimos curiosidad por conocer al Instituto Vita et Pax y a su Amigo Jesucristo. Le preguntamos a Paky y ella nos invitó a acudir al grupo que se reunía una vez al mes, tuvimos nuestras dudas pero allá fuimos.

Desde entonces hemos acudido a las reuniones y se ha ido transformando esa imagen de Dios, aunque bueno, un tanto alejada del día a día, para sentir a un Jesús cercano que habita dentro de nosotros, que es nuestro AMIGO con mayúsculas y que nos acompaña en nuestro caminar, que nos enseña a vivir y a solucionar las cosas de todos los días. Esa es la novedad que ha llegado a nuestra vida y se ha ido haciendo poco a poco, compartiendo y orando.

Desde Alicante, muchas gracias a todos y gracias a la colaboración de mis compañeras que han hecho posible que llegue a vosotros estas letras y nuestro sentir. Buen verano.

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR