Fundador

Padre-Cornelio-Urtasun-Irisarri_01

Padre Cornelio Urtasun Irisarri

El padre Cornelio Urtasun fue una persona muy humana y cordial que irradiaba a tiempo y a destiempo su amor apasionado por Jesucristo, su amigo preferido, según le gustaba decir. Vivir vigorosamente de su Vida era su razón de ser.

Fue un hombre cercano, sensible tanto a la belleza de todo lo creado, como conmovido profundamente por el hambre de pan, y el hambre de Dios que sentía en la sociedad. Su espíritu misionero buscaba ser una respuesta a estas demandas.

Apenas pudo dejar escrito todo lo que día a día brotaba de su experiencia de Dios y de su contacto con las personas: jóvenes, matrimonios, familias, novios, seminaristas, y con sacerdotes a los gustaba cuidar con mucho cariño. A todos-as, escuchaba, aconsejaba, regalaba perdón e invitaba a buscar la amistad de Jesucristo.

Su gran preocupación fue crear conciencia de la necesaria y urgente participación de los laicos, mujeres y hombres, no sólo en la evangelización y anuncio explícito del Reino,- el proyecto soñado por Jesús-, sino su  participación activa en las celebraciones litúrgicas. Quería apasionadamente que la riqueza de la Iglesia, amasada por siglos de historia, llegara al corazón y a la vida de las mujeres y hombres de su tiempo.

Su corazón de pastor lo hacían cercano a las gentes y a sus búsquedas de sentido. Le encantaba viajar, conocer, y llamaba la atención su capacidad de interesarse y sorprenderse por todo. Nada le pasaba desapercibido, incluido su interés por los avances tecnológicos.

La celebración del Concilio Vaticano II lo confirmó en sus intuiciones tanto litúrgicas, como del lugar que el laico-a posee en la Iglesia. Intuiciones con las que se adelantó proféticamente a su tiempo y le supusieron más de una preocupación.

D. Cornelio quiso en todo momento transmitir, motivar y cuidar el espíritu contemplativo y la inserción profética, siempre desde la práctica del Amigo Jesucristo.

Biografía

D. Cornelio Urtasun Irisarri nació en Espinal (Navarra) el 16 de Septiembre de 1917. Hijo de Casimiro y Jacinta.

Espinal, Comunidad Foral de Navarra (España)

Recibió el Bautismo el mismo día de su nacimiento, en la parroquia de S. Bartolomé. Sus padres y su párroco,  que despertaron en él un profundo amor a Jesucristo, marcaron toda su vida.

Capilla de Etxetxikia

Capilla de Etxetxikia

A los 11 años ingresó en el Seminario de Pamplona. Antes de ser ordenado diácono, en 1939, fue nombrado secretario particular del entonces Arzobispo de Pamplona D. Marcelino Olaechea.

Durante sus años en el seminario y después en el Obispado, cuidó al máximo su relación con Jesucristo, al que aprendió a tratar como Amigo íntimo y cercano. Fue ordenado sacerdote el 25 de Julio de 1940.

En ese mismo año un grupo de jóvenes comprometidas en su comunidad eclesial, buscan una nueva forma de compromiso radical al servicio del Evangelio. Su deseo era vivir su compromiso evangélico en las realidades cotidianas de la vida, ejerciendo sus profesiones, realizando estudios y trabajos como los demás laicos, siendo un testimonio de servicio y disponibilidad para todos.

 Las intuiciones de estas jóvenes coinciden con las del P. Cornelio, ya que también él ha sentido una llamada de Dios a vivir el seguimiento de Jesús de una forma nueva en la Iglesia. Desde ese momento las acompaña y ayuda a discernir su vocación laical y así se va gestando la semilla que más adelante llegaría a ser el Instituto Secular “Vita et Pax in Christo Jesu”.

Entre 1943 y 1946, fue Prefecto de teólogos y profesor en el Seminario diocesano de Pamplona. En 1946 cursó estudios en la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma, donde se doctoró en Derecho canónico y amplió su formación litúrgica y Teología espiritual. Fue pionero de la reforma Litúrgica ya en los años cuarenta.

Al finalizar los estudios fue a Valencia donde ejerció como director del Convictorio sacerdotal. También como profesor del Seminario, de la Escuela de Enfermeras de la Facultad de Medicina y del colegio de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana.

Padre-Cornelio-Urtasun-Irisarri-eucaristia

Desarrolló una amplia labor pastoral con los seglares, jóvenes y matrimonios a través de la colaboración parroquial, la dirección espiritual y por medio de los Ejercicios Espirituales.

Padre-Cornelio-Urtasun-Irisarri_03

A partir de 1957 se dedicó a asentar y afianzar las bases del Instituto: formación, apertura de nuevos campos universales de misión y redacción de Estatutos.

Entre los años 1963 y 1968, fue consultor de la Comisión para la reforma del Derecho Canónico y miembro de la Pontificia Academia Litúrgica.

Los años previos a 1970, colaboró activamente en la creación y nacimiento de la Conferencia Española de Institutos Seculares.

Traductor en los años cincuenta de la “Historia de la Liturgia” de Mario Righetti.

Padre-Cornelio-Urtasun-Irisarri_02

En 1995 publicó el primer tomo de “Las Oraciones del Misal”, editándose el segundo después de su muerte.

En 1995 la enfermedad se hizo presente en su vida. Moría el Jueves Santo de 1999, día de la institución de la Eucaristía, del Sacerdocio Ministerial y del amor y servicio fraterno, su fiesta favorita.

 

Las Oraciones del Misal – Cornelio Urtasun

Cuaresma y Pascua en las Oraciones Feriales – Cornelio Urtasun

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies