XXI Convivencia de Guatemala

Iniciamos nuestra XXI Convivencia, el sábado 3 de diciembre de 2011, después de almuerzo. La tarde la dedicamos a la organización, distribución de tareas y la oración como preparación a esta Convivencia y apertura a los distintos temas que íbamos a desarrollar.

Hemos trabajado dos grupos de temas, los institucionales y los que tienen que ver con la realidad del país.

       Entre los temas institucionales, tratamos nuestra pertenencia al Instituto Vida y Paz, que fue un momento de reflexión, profundización y fortalecimiento de nuestra fraternidad. También revisamos el proyecto vocacional y las acciones realizadas durante este año, en la dimensión vocacional. Dentro de este proyecto, evaluamos el tríptico y el folleto de Compartir Carisma y Misión, buscando una adaptación lingüística para Guatemala. Nos hemos dado también un espacio, para clarificar y entrar en contacto con el Objetivo institucional que trabajaremos en enero del 2012, que es cuando comenzamos el curso en Guatemala. Aprovechamos, para revisar y evaluar el proyecto de Centro que este año 2011 nos habíamos propuesto. Ha sido un momento para compartir experiencias vividas desde la realidad de cada una. Así mismo, realizamos el proyecto de Centro para el año 2012, con el que esperamos caminar el año que se avecina.

      Entre los temas tratados desde la realidad guatemalteca, ha sido interesante el trabajo realizado con el P. Víctor Ruano que nos habló de la realidad sociopolítica después de las Elecciones generales en Guatemala, y cómo se ve el país a corto plazo. Los augurios no son demasiado buenos. También nos habló de la realidad eclesial de América Latina y la de Guatemala. Muy novedoso ha resultado el compartir la cosmovisión garífuna desde la propia cultura garífuna, ya que nos acompañó una licenciada garífuna y nos dio una visión amplia y enriquecedora de esta cultura, que nos permite ampliar nuestra mirada a las otras culturas que conviven, además de la maya, y que existen en esta multiculturalidad guatemalteca. Este trabajo nos ayudará a  profundizar nuestro carisma de ser vida y paz e inculturarlo para que tenga realmente, un rostro guatemalteco.

 En medio de este arduo trabajo, celebramos el 7 por la noche, los 50 años de consagración de María Morell, fue una celebración por todo lo alto con rica cena, eucaristía y compartir un pastel a continuación. Por supuesto que no faltaron las sorpresas y los regalos.

Terminamos esta Convivencia el domingo 11 de diciembre, después de realizar la evaluación de la misma y planificar el 2012. Ahora, nos vamos cada una a su realidad para seguir siendo vida y paz, donde nos encontramos.

Espiritualidad del cuidado de las personas enfermas o ancianas

Espiritualidad del cuidado de las personas enfermas o ancianas

Autora: María del Carmen Martín Gavillero.
Centro de Pastoral Litúrgica.
Col. Celebrar. Barcelona 2011

Este pequeño folleto contiene doce momentos de oración independientes entre sí pero con una clara conexión, formando un itinerario que da cuerpo a una “Espiritualidad del cuidado”. Va destinado a todo el público que esté interesado en el tema del cuidado y, de manera especial, a las personas que se dedican directamente a esta tarea.

Según la autora, son dos los objetivos que se pretende: 1) que el trabajo de cuidador o cuidadora se pueda vivir dándole todo el sentido de compromiso por el Reino que tiene. 2) agradecer este trabajo sencillo, callado, que muchas veces pasa desapercibido pero, sin el cual, la humanidad, los grupos o las familias no se sostendrían.

El “Espíritu de Asís”, oasis y llamamiento de la paz

Por: Felipe Ortiz,  Rio de Janeiro (Brasil)

He elegido Asís como lugar para nuestra jornada de oración por el significado especial del hombre santo que aquí se venera —san Francisco—, conocido y venerado por tantos en el mundo, como símbolo de paz, reconciliación y fraternidad

Juan Pablo II

I Jornada Mundial de Oración por la Paz, 27 de octubre de 1986

ECLESALIA, 24/10/11.- El “Espíritu de Asís”[1] es un llamado al encuentro y re-encuentro de paz entre los hombres, las naciones y las religiones, que fue inaugurado por el Papa Juan Pablo II, el 27 de octubre de 1986, en Asís, Italia. Así le llamo el Papa Wojtyla a este evento que representó el primer Encuentro Inter-religioso, celebrado en la ciudad del “Sol de Asís”;[2] cuando, respondiendo a la convocatoria del “sucesor de Pedro”, rezaron juntos por la paz, ciento cincuenta representantes de las doce principales religiones del mundo, en una celebración de carácter singular y sin precedentes en la historia de la Iglesia católica. Sin lugar a dudas, detrás de aquella convocación latía el interés por buscar las raíces más profundas de la paz dentro del seno de cada confesión religiosa. El encuentro de Asís reunió a católicos, protestantes, judíos, musulmanes, budistas, sintoístas, religiones tradicionales africanas, hinduistas. Todos unidos en oración para pedir la paz en el mundo en unos momentos en que las relaciones internacionales estaban marcadas por el fantasma de la violencia. Las oraciones hechas dentro de cada tradición religiosa fueron un verdadero “Pentecostés de paz” —como un canto a varias voces a manera de una polifonía de fe— y, a la vez, un kairós para buscar la armonía y la paz entre las religiones del mundo inspirados en el Hermano Francisco de Asís.[3] [Leer más…]

Celebración del centenario de Roser Calmet

Por: Cecilia Pérez – Vita et Pax, Valencia

Reseña de la Celebración y Fiesta que vivimos el día del centenario de Roser Calmet.
Moncada, 13-10.2011

Un sol espléndido, un cielo azul y el verde de las huertas y los campos, la puerta de la casa ornada de jazmineros en flor.

Un verano perezoso, no quiere acabar de marcharse, un otoño poco impaciente se deja ver en alguna hoja amarillenta; estamos a trece de octubre.

Al entrar a nuestra casa de Moncada todo está preparado: los corrillos por el jardín y en todas partes, las “autóctonas” atareadas,  la casa de fiesta, la capilla de gala. Se respira bien, se respira alegría, se respira una tarde otoñal que, como acabo de decir, se diría veraniega, y yo veo  emoción, en los ojillos de Roser que mira y sonríe y abraza y saluda.

En Moncada, hoy, ha pasado un siglo desde aquel 13 de octubre de 1911; entonces, Roser, comenzaba su aventura de vivir; continúa aún por aquí su marcha, su caminar, su hacer, por estas tierras levantinas; la Cataluña natal sigue presente y sus palabras brotan catalanas en cuanto la ocasión se le presenta.

Ayer cantábamos “la Virgen del Pilar dice…”,  y hoy cantaremos “Pescador, que al pasar por la orilla del lago me viste secando mis redes al sol; tu mirar se cruzó con mis ojos cansados y entraste en mi vida buscando mi amor…” “Y a pesar de sentirse mi cuerpo cansado, mis pies en la arena siguieron tu voz…” (Ponedle música)

Junto a nuestra compañera acumuladora de años y experiencias, y en una misma sintonía, experimentamos gozo y agradecimiento porque cincuenta años de consagración en Vita et Pax es otro evento aquí compartido; tenemos unas cuantas representantes de Bodas de Oro que “acuerpan” a la homenajeada centenaria.

¡Pero qué bien, pero qué sorpresa! ¡Si tenemos aquí a tántas de los 50…; con nosotras también una madre, dos hermanas,  una amiga. ¡Qué gozada!

Mosén Antoni y Juanjo Martínez celebran con nosotras. Capilla llena, en el altar flores y corazones agradecidos al Señor por tanta misericordia, amor, fidelidad.

La ambientación a cargo de una “espontánea”; ¡muy bien por ella!. La homilía, glosa de la Palabra y de lo que hoy aquí se celebra. No falta de nada. Hasta alusiones al cine aunque en versión muy acorde a nuestra realidad de vida; el “al final nos queda París” de Casablanca  se convierte en gozoso “al final nos queda Jesús” .

Y suena el eco: Jesús, Jesús, Jesús…”

De momento, escuchamos palabras en catalán, del amigo, del hermano, que resueltamente se sienta junto a Roser, por aquello de la cercanía, amistad, hermandad lingüística… Es hermoso y nos hace sonreir.

Vivir así la fraternidad desde la pequeñez pero también desde un único Señor, un sólo Señor, hace de esta calurosa reunión celebrativa más acción de gracias: con  sencillez, hondura, esperanza. ¿Puede ser?

Las palabras de San Juan de la Cruz no me resisto a transcribirlas porque después de volver a oirlas hoy han hecho que mi corazón respire sosegado, tranquilo, vivo y confiado

        Mi alma se ha empleado
y todo mi caudal en su servicio;
ya no guardo ganado
ni ya tengo otro oficio,
que ya sólo en amar es mi ejercicio

¿Os imagináis después de todo esto cómo nos supieron el chocolate y acompañamientos? ¿Y los “okairís? ¿Y la tartita con el número 100 como velitas para soplar?

¡Si es que hubo de todo!

¡Ah, y gracias a quienes  prepararon y acogieron  con tanto cariño!

Orgullo de familia, acción de gracias, y vidas que quieren seguir entregadas a los cincuenta, a los cien y a los ciento cincuenta. ¿A que sí?

 Desde Valencia, un gran abrazo

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies