Grupo Vida y Paz. Ciudad Real

Por: Ascensión de Vicente. Vita et Pax. Madrid

Una vez más  nos hemos encontrado en nuestra casa de Ciudad Real el grupo de Vida y Paz, formado por un grupo de mujeres comprometidas en las diferentes actividades que se llevan a cabo en la Diócesis de Ciudad Real y que quieren vivir el Carisma que nuestro fundador, el P. Cornelio, nos ha trasmitido al Instituto Vita et Pax.

Después de los saludos e intercambios, invocamos al Espíritu Santo para que El sea nuestro guía y nuestra fuerza.

El tema de reflexión y formación que teníamos preparado era el de “Opción por los empobrecidos”, en las dos vertientes, general sobre la pobreza,  causas y sus consecuencias hoy, y cómo se vive en Vita et Pax.

Fuimos leyendo y compartiendo los diferentes apartados:

  • Qué entendemos por pobreza
  • Diferentes formas que se usan para mostrar la dura realidad de un tercio de la población mundial
  • Qué es lo que la sociedad nos ha ido diciendo de cara a las causas y a las consecuencias
  • Grandes desigualdades e injusticias que estamos viviendo, sin olvidar las raíces profundas de donde proceden estas realidades
  • Qué nos dice la Iglesia, tanto en la Biblia como en la Doctrina Social de la Iglesia y en la de los Papas, especialmente del actual, Papa Francisco que de una forma clara y fuerte denuncia la situación actual
  • Invitación a la conversión afín de que la justicia se haga presente en el mundo, para que haya más igualdad y hacer crecer la fraternidad.
  • Qué podemos hacer cada una/o.

El diálogo y la participación  han sido buenos y profundos,  somos conscientes de la realidad y nos sentimos  comprometidas en la lucha por las causas que provocan estos desajustes sociales. Es un tema que llevamos muy adentro y que nos  impulsa a la acción, sabedoras de que podemos hacer poco, pero que ese poco de cada uno junto, hace la fuerza. Una vez más, renovamos nuestra convicción de la gran responsabilidad  que tenemos los creyentes y de que no podemos cruzarnos de brazos.

 Qué hace “Vita et Pax”. Hicimos una lectura de la propuesta del trabajo, pensamiento y acción de nuestro fundador P. Cornelio, ponencia dada en la IV Asamblea General del Instituto en el año 1990, en la que expone un listado de situaciones de pobreza de ese momento, comparadas con las situaciones que se vivían en tiempos de Jesús. Después compartimos los ecos que nos habían suscitado y trayéndolos al hoy cómo podemos traducirlas y llevarlas a la práctica,

Continúanos la lectura del texto siguiendo los compromisos que el Instituto ha ido tomando a lo largo de su historia y el cómo lo vive hoy.

 

Terminamos el encuentro con  la oración del Padre Nuestro y un pequeño ágape fraterno.

Sororidad nº 26 – junio 2012

Descargar (SORORIDAD-26.pdf, PDF, Desconocido)

Compartiendo una fe tan preciosa

El pasado 4 de junio el Grupo Vida y Paz de Ciudad Real concluyó el curso celebrando la Eucaristía en casa y nos hicimos eco de las palabras del apóstol San Pedro que proponíamos como nuestras: compartiendo una fe tan preciosa. Estas palabras resumían perfectamente lo que nos une, la fe, y el deseo de vivirla según el Carisma de Vita et Pax, es decir, poniendo a Jesucristo en el centro de nuestra vida y queriendo ser en el mundo: su Vida y su Paz.

Bernardo, que nos presidió, hizo hincapié en la importancia de estos grupos para personalizar la fe, robustecerla y después, desde nuestra condición secular, ir al mundo a ser testigos. Testigos de Jesús resucitado en el trabajo, en la familia, con los hijos, con las amigas, en la propia parroquia… Vivimos tiempos recios y la tentación de abandono o, incluso, de dejarnos llevar por la corriente es fuerte. De ahí que nutrir la fe desde una oferta de espiritualidad como es la que propone el Instituto Vita et Pax sea un regalo de Dios para quienes la vivimos y compartimos.

Es el segundo año que nos vamos reuniendo y sentimos cómo el carisma de Vita et Pax es el elemento unificador del grupo, el puente que nos permite el encuentro, la raíz de nuestras relaciones, es el eslabón que nos une y, a la vez, respeta cada identidad. El propio carisma nos permite ir descubriendo la misión, haciéndonos estar atentas a las necesidades externas y desde la sensibilidad y el impulso que nos provoca, nos capacita a un mayor compromiso. El Dueño de la viña nos llama a trabajar en ella. La misión común nos lleva a descubrir la riqueza de cada vocación personal y a vivirla como nuestra, animándonos unas a otras a llevarla a cabo lo mejor posible.

Hacíamos memoria de los dos temas que han sido pilares este año: la Eucaristía y la Oración. La celebración de la Eucaristía nos lleva a la vida y la vida, en la que todo se comparte, se celebra y cobra sentido en el gesto de “partir el pan”. Junto con toda la comunidad cristiana, Vita et Pax y el grupo Vida y Paz de Ciudad Real quiere ser una comunidad eucarística, es decir, ser mujeres entregadas que como Jesús se parten y comparten.

El encuentro con Jesús en la Eucaristía se prolonga en la relación íntima y personal con Él por medio de la oración. Orar para los miembros de Vita et Pax y para el grupo Vida y Paz es como aire fresco para sus pulmones; si les falta el aire, mueren. Característico del Instituto es la oración de amistad. Se llama oración de amistad al conversar de nosotros con Jesucristo, real y verdaderamente presente en el Santísimo Sacramento del Altar, como un hombre habla con su amigo, como el hijo habla con su padre, la mujer con el marido, el enamorado con la enamorada… con sencillez, con naturalidad, con palabras llanas que salen del corazón y que van dirigidas al Corazón del Señor.

La Eucaristía concluyó y el curso también, nos despedimos con el deseo de seguir en contacto y volvernos a encontrar en Octubre. FELIZ VERANO.

Sororidad nº 25 – abril 2012

Descargar (25-Sororidad-2012.pdf, PDF, Desconocido)

Encuentro Vida y Paz de Ciudad Real

Ayer, día 26 de enero nos reunimos en Ciudad Real el grupo Vida y Paz de Ciudad Real. Seguimos reflexionando el tema de la Eucaristía, esta vez, más en concreto, la Eucaristía en Vita et Pax. Utilizamos textos del propio fundador, P. Cornelio, y concluimos con una pregunta de reflexión personal que dio pie a un compartir rico e iluminador.

 

Los textos fueron:

  1. El Carisma esencial del Instituto es VIVIR DE LA VIDA DE JESUCRISTO. Esa Vida se nos da a través del cuerpo y la sangre del Señor. Ésa es la fuente, ése el manantial, Jesucristo presente entre nosotros en la Eucaristía.
  1. Para tantos la Eucaristía es ALGO. Para los miembros de Vita et Pax no puede ser ¡ALGO! Es ¡ALGUIEN! Es Jesucristo: vivo, vivificante, transformador, plenitud de Dios… nuestro AMIGO JESUCRISTO.
  1. Vita et Pax ha recibido del Señor este don: la experiencia de la presencia de Jesucristo en la Eucaristía: real, viva, orante, transformante. Por eso, sus miembros van a ella como los sedientos al agua, como los hambrientos a la comida, como los enfermos al médico, como los ciegos a la luz, como los afligidos a la consolación, como los fatigados al descanso…

Jesucristo no es solamente para Vita et Pax, el Hombre-Dios que fue grande y poderoso en palabras y obras, sino el Enmanuel, El Hombre-Dios con nosotros, que continúa poniendo su morada entre nosotros, que sigue viviendo con nosotros, codo con codo, cara a cara, que nos da cada día PAN y VINO.

Su Pan y su Vino, la Santa Eucaristía, en el banquete del Reino que El nos prepara para llenarnos de la hartura de Dios:

  • Para que vivamos de su Vida, como Él vive de la de su Padre.
  • Para que permanezcamos y vivamos en Él como El vive y permanece en el Padre.
  • Para que seamos genio y figura de Él, como Él lo es de su Padre.
  • El AMIGO FIEL, VERDADERO, de las lealtades infalibles, siempre abierto a la espera, eternamente a punto para enhebrar el diálogo, escuchar nuestra confidencia y brindarnos descanso en su corazón.
  1. Sin ningún mérito por nuestra parte, por pura misericordia de Dios, hemos recibido un carisma adorable: vivir de la vida de Jesucristo, como éste vive de la de su Padre. Somos llamados a ser no solamente imagen viva de Jesucristo, sino, Jesucristo mismo, hecho persona, visible y tangible en nuestras vidas, en medio de los hijos de los hombres, de manera que seamos una nueva encarnación en medio de los hombres.
  1. No son muchas las cosas por las que valga la pena de complicarse la vida porque “pasa la figura de este mundo” (1 Cor 7,31), pero re-encarnar a Jesucristo en nuestras existencias, ser otro Cristo, CRISTO MISMO, dejar la piel como la dejó el Maestro para dar la vida al mundo (Jn 6,39) amando hasta el extremo (Jn 13,1) y dándole la paz, SÍ QUE VALELA PENA.

Prestarle al Maestro manos, palabras, cuerpo, alma, mente, corazón… a fin de que continúe entre los hombres el camino de la misericordia iniciado en los días de su vida mortal sí que vale la pena de una vida y de mil vidas. Sobre todo, cuando todo va enfocado a dar la vida al mundo  y de dar al mismo mundo la paz.

Reflexión para compartir: 

  • ¿Has tomado conciencia de que la Eucaristíate va transformando en una nueva encarnación de Dios en medio de los hombres y mujeres de nuestro mundo? ¿Has tomado conciencia de que no lo vives sola sino dentro de esta nueva familia que es Vida y Paz?

 

Sororidad nº 23 – enero 2012

Descargar (sororidad-23_Enero-2012.pdf, PDF, Desconocido)

IV Encuentro de reflexión y dialogo

Atreverse a construir y a amar a la humanidad que todavía no existe

María José Arana
Religiosa del Sagrado Corazón de Jesús

  1. INTRODUCCIÓN
  2. PREGUNTÁNDONOS: ¿Cómo sería hoy el mundo si las mujeres hubieran participado siempre en las decisiones políticas, sociales, sobre la paz, la salud, la economía, las Iglesias? ¿Cómo sería la humanidad?…
  3. APUNTES ANTROPOLÓGICOS.
  4. NECESITAMOS CONCIENTIZARNOS respecto a esta humanidad descompensada. La búsqueda.
  5. CRISIS DE LA MASCULINIDAD.
  6. RESCATAR “LO FEMENINO”, EQUILIBRAR LA HUMANIDAD.
  7. UNA TAREA COMPARTIDA: CONJUNTAMENTE CON LOS VARONES.
  8. ATREVERNOS A CONSTRUIR Y A AMAR A LA HUMANIDAD QUE TODAVÍA NO EXISTE. ¿Cuál es la aportación de la Teología feminista?

Lugar: Parroquia de San Pablo (Ciudad Real) Día: 11 de noviembre de 2011 Hora: 20’00

María José Arana (Bilbao, 1943)

Doctora en Teología sistemática, socióloga y maestra nacionalReligiosa del Sagrado Corazón y en este momento el trabajo más importante lo realiza en el interior de la Congregación. Ha formado parte con cargos de responsabilidad y también actualmente está implicada en los grupos de mujeres, de ecumenismo, de Teología feminista etc… Profesora de espiritualidad feminista en la “Escuela Feminista de Teología de Andalucía” (EFETA)Profesora de Historia de las religiones y diálogo interreligioso en la Facultad de Teología de España Norte en Vitoria. Ha sido profesora de Teología y Espiritualidad también en diversos lugares (Institutos diocesanos de Teología) de la diócesis de Bilbao y de San Sebastián. Imparte conferencias, cursos, retiros etc… y publica libros y artículos.

 

Mujeres y Teología de Ciudad Real lo formamos dos grupos que nos venimos reuniendo quincenalmente para compartir nuestro ser mujeres creyentes y feministas. Son encuentros profundos, repletos de experiencia de Dios, destiladores de sentido del humor y cargados de vida. En estos encuentros rezamos, reflexionamos y nos formamos, y compartimos la vida. Así revitalizamos la presencia de Dios en nuestras vidas, desde nuestro ser y sentirnos Iglesia, y nos llenamos de fuerza para seguir comprometidas en la construcción de un mundo más justo, desde la perspectiva feminista, poniendo a las mujeres empobrecidas en el centro de nuestra reflexión.

Sororidad nº22 – octubre 2011

Descargar (sororidad-num-22-2011-Octubre.pdf, PDF, Desconocido)

Encuentro grupo Vida y Paz en Ciudad Real

Como estaba previsto el día 13 de octubre inició el curso el Grupo Vida y Paz de Ciudad Real con un retiro; el tema: “La espiritualidad, ese motor que nos hace vivir”.

Asistimos diez personas: tres miembros del Instituto y siete que anhelan vivir el Carisma y la Misión de Vita et Pax desde su propia condición laical; quieren vivir de la Vida de Jesucristo teniendo sus mismos pensamientos, sus mismos sentimientos, sus mismos gestos misericordiosos… y lo quieren hacer siendo y dando la Vida y la Paz de Jesucristo en sus trabajos, con sus familias, amigos… Qué duda cabe que para ello necesitamos la fuerza del Espíritu.

Nos comprometidos a ser testigos de la vida y testigos de la paz con el fin de conseguir una sociedad más justa y solidaria, donde se respete la vida y la dignidad de cada persona y de la naturaleza. No estamos solas, contamos con ese motor que nos hace vivir, el Espíritu, la Ruah de Dios que alienta en nosotras, que nos habita en lo hondo y que nos hermana con toda la humanidad.

Fue un encuentro alegre, rico y comprometido, de los que te “caldean” el corazón. Con comida estupenda, cantos alegres y deseos de acoger como don la Vida y la Paz de Jesús y, a su ve, responsabilizarnos de nuestra tarea humana. Ya quedamos citadas para el mes próximo. El encuentro será el 24 de noviembre.

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies