Actividad que desarrollo en Guatemala

Por: Maite Menor. Vita et Pax. Guatemala

Maite Menor

Actualmente, trabajo en la Universidad Rafael Landívar Campus Central de Guatemala capital. Los servicios que presto son:

A.      En el Departamento de Pastoral Universitaria diseño, junto con el equipo, y realizo actividades en la dimensión espiritual para los estudiantes de la universidad:

  1. Soy tutora de 12 becados Loyola que les acompaño durante toda su carrera en la Universidad en su desarrollo integral para ser agentes de cambio en Guatemala. El programa de Becados Loyola, es un programa de becas a estudiantes de colegios católicos, que tienen cualidades de liderazgo. El objetivo es formar a estos líderes en potencia, para que sean agentes de cambio, como futuros profesionales, en la sociedad guatemalteca, de forma que vayan transformando la sociedad para que sea más justa, equitativa y solidaria, trabajando por la dignidad de las personas. La URL (Universidad Rafael Landívar) tiene un 30% de becados entre todos los tipos de becas existentes. Desde el Campus central, se financian a las otras sedes para dar acceso a estudios a jóvenes con menos recursos. El rector suele decir, que quiere que la URL sea la primera Universidad para el país, no la primera Universidad del país. Desde el Departamento de Pastoral, realizamos actividades con ellos para transmitirles la espiritualidad ignaciana y la pertenencia a esta casa de estudios. Las actividades son:
    • Talleres de Discernimiento Ignaciano 3º año de carrera
    • Ejercicios Espirituales para universitarios 3º año de carrera
    • Proyecto de vida para los de 5º año de carrera
    • Actividades sobre los valores de la URL, para los estudiantes de primer ingreso.
  2. Desde la Pastoral, realizamos la preparación a la Confirmación para universitarios de todas las universidades de Guatemala. Son bastantes los que no la han hecho en su momento, y como después se sienten desfasados por las edades en los grupos parroquiales, procuramos abrir el espacio para que puedan recibir una formación más acorde a su edad y capacidad de pensamiento.
  3. Soy la encargada de tabular, sistematizar y realizar los informes de las evaluaciones de las actividades anteriormente señaladas. Realizamos evaluación de cada actividad para saber cómo han vivido la experiencia, de qué les ha servido y en qué podemos mejorarlas. Posteriormente hay que presentar el informe de la actividad a la dirección del departamento.
  4. Mantener actualizada la base de datos de todas las personas que participan en nuestras actividades. Llevamos registros de todas las personas que participan en nuestras actividades, ya que necesitamos esos insumos para poder realizar los informes que nos piden desde Rectoría, hay que justificar con informes para poder solicitar presupuesto que permita realizar las actividades.
  5. Preparo las celebraciones litúrgicas oficiales e institucionales que se realizan en la Universidad. Elección de las lecturas, realización de las moniciones, oraciones, y todo lo que conlleva la preparación de la liturgia.
  6. Generamos experiencias para llevar a los alumnos a áreas marginales, tanto de la capital como del interior del país para que descubran la realidad de Guatemala y se impliquen en su transformación.
    • Participación en la celebración de los Mártires de la UCA en el Salvador
    • Llevarlos a la Parroquia donde está de párroco Pedro Jaramillo para que conozcan la realidad marginal de esas gentes
    • Llevarlos a la escuela de nuestra compañera Cata en Santa Lucía la Reforma para compartir con los niños y padres, llevando útiles escolares y realizando actividades con ellos. Esta experiencia les llega mucho a los estudiantes ya que conocen una realidad del país, para muchos desconocida hasta entonces.
  7. Soy parte del equipo que realiza, desde la Universidad, los Talleres de Crecimiento Humano para administrativos, catedráticos, alumnos y personas externas a la Universidad. Mediante ellos, se trata de acompañar a las personas para que rehagan y recreen sus vidas nuevamente, ya que hay muchas experiencias en su historia que les han roto las “alas”.
  8. Al interior de la Universidad doy talleres de Asertividad y Autoestima a los departamentos que lo solicitan. También sobre liderazgo y trabajo en equipo.
  9. Realizo talleres en las otras Sedes de la Universidad, a lo largo del país, cuando me solicitan talleres en diferentes temáticas como Liderazgo y Gestión del Aprendizaje para catedráticos, etc.
  10. Doy acompañamiento psicológico al personal de la Universidad así como a personas externas que lo solicitan. Esta es una parte importante de mi trabajo pues son muchas las personas que buscan apoyo y orientación.

B.      Labor de Docencia

  • Doy clases de Bioética a los alumnos de tercero y cuarto de medicina. Mediante este aspecto, trato de crearles conciencia ética, no solo para su vida profesional como futuros médicos, sino que sean, también, personas éticas en su vida personal.
  • Doy clases de Pedagogía Ignaciana de la Realización Personal a los alumnos de primero de Medicina. Mediante estas clases, se les invita al conocimiento personal, se les aproxima a la figura de Ignacio de Loyola, a su espiritualidad, a los valores de la Universidad y a que vayan formándose para ser personas “decentes”, con capacidad para transformar sus ambientes.

C.      Actualización para docentes

La universidad ofrece una actualización constante para los docentes en diferentes campos, sobre todo en el área de la tecnología y la aplicación de recursos para el aprendizaje:

  • Diplomado de Tutores en línea, para utilizar las redes sociales como recursos de aprendizaje (contar la experiencia en Facebook de bioética)
  • Capacitación en programación y evaluación por competencias
  • Aprendizaje de Prezi
  • La utilización de videos para el aprendizaje
  • Google drive

D.     Coro Polifónico: Formo parte del Coro Polifónico de la Universidad, en el que a través del canto coral transmitimos los deseos de paz para Guatemala. Realizamos presentaciones en la capital y al interior del país.

E.      Núcleo Mujeres y Teología de Guatemala

Pertenezco al Núcleo Mujeres y Teología de Guatemala, es un grupo de teología feminista. Además de la reflexión teológica, realizamos talleres formativos para grupos de mujeres de zonas marginales, tanto en la capital como en el interior del país.

Mis amigos venidos de lejos

Por: Cecilia Pérez. Vita et Pax.Valencia

Es enormemente gratificante para mí, maestra durante 44 años en los cuales he hecho de todo lo que se puede hacer en una escuela, llegar al final de lo que considero la gran etapa profesional de mi vida para encontrarme con otro tipo de aulas y de alumnos.

¿Dónde mejor que en un ambiente que “huele” a tiza puede una persona apasionada de la educación y de la enseñanza encontrarse en su ambiente y en su lugar al llegar a la siguiente etapa, la del júbilo, la de la jubilación?

Pues esa ha sido mi gran suerte, mejor dicho el don con el que me he encontrado al poder seguir enseñando y aprendiendo… Nuevas personas, ahora adultos, nuevas culturas, nuevos intercambios en los que el profesor siente desde el primer día la calidez que quizá al principio no se pueda expresar con palabras pero sí con miradas, con actitudes, con respeto.

Estoy hablando de mis alumnos, inmigrantes en España, en Valencia, que han supuesto y suponen para mí esa riqueza que sólo el ser humano en su humanidad puede ofrecer, acoger, compartir.

Trabajo como voluntaria en CEIMIGRA un centro que ofrece formación de diversos tipos y materias, entre la que se encuentra el aprendizaje de nuestra lengua. Allí, a lo largo de estos últimos cuatro años, he conocido el esfuerzo, el buen ánimo, la inquietud de tantos que se han acercado a nuestro país buscando una vida más sonriente, acogedora y segura.

¿Qué encontraron, qué siguen encontrando? Quisiera creer que una sociedad, las más de las veces, que en principio pudo llenar de expectativas e ilusiones vidas forjadas en dureza y dificultad pero repletas de sueños y “ambiciones” de progreso y bienestar… Continúo preguntándome, ¿ ahora qué?

Dicen que somos un pueblo acogedor y yo puedo sentirlo cuando las circunstancias que dibujan el devenir de los días y las horas son amables y esperanzadas; hoy, el panorama es muy diferente. ¿Somos o no somos  acogedores? ¿pueden sentirse bien a nuestro lado sin sentir el “tufo” de la rivalidad o de la desconfianza?

De todos modos, mis jóvenes y no tan jóvenes amigos venidos del sur, del norte, del este, del oeste y de más allá, me suponen una especial motivación que cubre mis deseos siempre insatisfechos de más y de mejor. La persona en sí, con el bagaje cultural de su raza, de su país, de sus costumbres, de sus necesidades, de su familia; con sus sueños y esperanzas, es  promesa siempre.

Qué hermoso sentir que la integridad, la sencillez, la inteligencia, el amor, el espíritu de superación, el coraje, son equipaje que porta el valor en sí mismo, que ni se compra ni se vende.

Gracias, mis amigos; por encima de las que pueden ser diferencias de color, de lengua, de credo, sé que podemos compartir la grandeza de ser persona; en este momento, aquí. Quizá, allá, en otro.

Educar para celebrar la vida y la tierra

Por: Leonardo Boff

Dada la crisis generalizada que vivimos actualmente, todas las educaciones deben incluir el cuidado de todo lo que existe y vive. Sin el cuidado, no garantizaremos una sostenibilidad que permita al planeta mantener su vitalidad, los ecosistemas, su equilibrio, y nuestra civilización, su futuro. Nos educan para el pensamiento crítico y creativo, para tener una profesión y un buen nivel de vida, pero nos olvidamos de educar en la responsabilidad y en el cuidado del futuro común de la Tierra y de la Humanidad. Una educación que no incluya el cuidado demuestra ser alienada e irresponsable. Los analistas más serios de la huella ecológica de la Tierra nos advierten que, si no cuidamos, podemos conocer catástrofes peores que las vividas este año de 2011 en Brasil y en Japón. Para mantenerse, la Tierra podrá, tal vez, tener que reducir su biosfera, eliminando especies y millones de seres humanos.

Entre tantas excelencias propias del concepto de cuidado, quiero hacer hincapié en dos que interesan a la nueva educación: la integración del globo terrestre en nuestro imaginario cotidiano y el encantamiento por el misterio de la existencia. Cuando contemplamos el planeta Tierra desde el espacio exterior, surge en nosotros un sentimiento de reverencia al ver nuestra única Casa Común. Somos inseparables de la Tierra, formamos un todo con ella. Sentimos que debemos amarla y cuidarla para que nos pueda ofrecer todo lo que necesitamos para seguir viviendo.

La segunda excelencia del cuidado como actitud ética y forma de amor es el encantamiento que surge en nosotros por la aparición más espectacular y bella que jamás ha existido en el mundo, que es el milagro de la existencia de cada persona humana individual. Los sistemas, las instituciones, las ciencias, las técnicas y las escuelas no tienen lo que cada persona humana posee: conciencia, amorosidad, cuidado, creatividad, solidaridad, compasión y sentimiento de pertenencia a un Todo mayor que nos sustenta y anima, realidades que constituyen nuestra Profundidad.

Seguramente no somos el centro del universo. Pero somos los seres portadores de conciencia y de inteligencia, por los cuales el universo se piensa, se conciencia y se ve a sí mismo en su espléndida complejidad y belleza. Somos el universo y la Tierra que ha llegado a sentir, a pensar, a amar y a venerar. Esta es nuestra dignidad que debe ser interiorizada y que debe ser imbuida a cada persona de la nueva era planetaria.

Tenemos que sentirnos orgullosos de poder desempeñar esta misión para la Tierra y para todo el universo. Solamente cumplimos con esta misión si cuidamos de nosotros mismos, de los otros y de cada ser que habita aquí.

Tal vez pocos han expresado mejor estos nobles sentimientos que el eximio músico y también poeta Pau Casals. En un discurso en la ONU en los años 80 del siglo pasado, se dirigía a la Asamblea General pensando en los niños como el futuro de la nueva humanidad. Su mensaje vale también para nosotros, los adultos. Decía:

El niño tiene que saber que él mismo es un milagro, que desde el principio del mundo, jamás ha habido otro niño igual y que en todo el futuro, jamás aparecerá otro niño igual a él. Cada niño es único, desde el principio hasta el fin de los tiempos. Así el niño asume una responsabilidad al confesar: es verdad soy un milagro. Soy un milagro igual que el árbol es un milagro. Y siendo un milagro ¿podría hacer el mal? No, pues soy un milagro. Puedo decir Dios o Naturaleza, o Dios-naturaleza. Poco importa. Lo que importa es que soy un milagro hecho por Dios y hecho por la naturaleza. ¿Podría yo matar a alguien? No. No puedo. ¿Y otro ser humano, que también es un milagro como yo, podría matarme a mí? Creo que lo que estoy diciendo a los niños, puede ayudar a hacer surgir otro modo de pensar el mundo y la vida. El mundo de hoy es malo; sí, es un mundo malo. El mundo es malo porque no hablamos a los niños así como yo les estoy hablando ahora y de la manera que necesitan que les hablemos. Entonces el mundo no tendrá más razones para ser malo.

Aquí se revela gran realismo: cada realidad, especialmente la humana, es única y preciosa, pero al mismo tiempo vivimos en un mundo conflictivo, contradictorio y con aspectos aterradores. Así y todo, hay que confiar en la fuerza de la semilla. Ella está llena de vida. Cada niño que nace es una semilla de un mundo que puede ser mejor. Por eso, vale la pena tener esperanza. Un paciente de un hospital psiquiátrico que visité, pirograbó en una tablilla que después me regaló: «Siempre que nace un niño es señal de que Dios todavía cree en el ser humano». No es necesario decir más, pues en estas palabras se encierra todo el sentido de nuestra esperanza frente a los males y las tragedias de este mundo.

Testimonio de Carmen Benito

Por: Carmen Benito Vita et Pax – Valencia

Desde Valencia, mi actual destino, después de muchos años viviendo en el extranjero, voy a explicar en qué empleo mi tiempo, mis horas de voluntariado, en esta etapa de la vida que Dolores Aleixandre define como “… etapa diferente de las anteriores en las que, junto a evidentes pérdidas, se nos presentan nuevas oportunidades”. Y, continúa, “cómo debemos disponernos a afrontarla con radical confianza: algo así como si le firmásemos a Dios un cheque en blanco en el que expresamos que, sea como sea ese tiempo, estamos seguros de su presencia y su compañía”. 

También me parece muy importante vivir con el convencimiento de que la entrega en el servicio debe ser para una persona consagrada lo que ocupe y mueva sus proyectos de seguir trabajando por el Reino, porque la misión es de siempre y para siempre.

En la fundación Ceimigra, en Valencia, imparto clases de español tres mañanas a la semana, de octubre a junio. Ceimigra es un centro de estudios para la integración social y formación de inmigrantes. Los grupos de estudiantes siempre están compuestos por alumnos de diversas nacionalidades de Europa, Asia y África, que reciben una enseñanza gradual y utilizan un material totalmente gratuitos; cada curso se prolonga durante tres meses y los alumnos que han asistido con regularidad y aprovechamiento, reciben un Certificado académico.

Para mí, en esta etapa de mi vida de jubilada, el poder continuar en lo que ha sido mi profesión, es sumamente gratificante. Nuestros alumnos, que hoy constituyen un grupo social necesitado y, en casos, hasta marginado, son un enriquecimiento para mí con sus vidas y sus experiencias. Yo les ayudo en algo vital para ellos, como es aprender el idioma español, y ellos me aportan otros valores; en las clases no sólo se trasmiten e intercambian conocimientos sino que se comparten vivencias y experiencias de mundos y realidades tan distintos. Lo más importante es la acogida hacia ellos y entre ellos, el trato y el respeto.

Además de las clases, dedico un día a la semana a ayudar en el Cottolengo del Padre Alegre de Valencia. Otra experiencia, muy diversa a la anterior, que me hace contactar con otro mundo, el del dolor y la impotencia, de la enfermedad y la deficiencia.

Puedo decir también que, cada día, al despertar por la mañana, agradezco al Señor la nueva oportunidad de poder vivir el don de ser testigo de su Vida y de su Paz.

Carmen Benito

Carmen falleció en enero de 2011, como homenaje publicamos el testimonio que nos compartió en el año 2010.

XIV Congreso Nacional de Matronas

La Asociación Nacional de Matronas, celebró su XIV Congreso Nacional en Madrid, en la Sede del Ilustre Colegio Oficial de Médicos los días 26 al 28 de mayo pasado, con el lema: “Excelencia: cuestión de equilibrio”. El histórico Anfiteatro se llenó pues hubo más de 400 participantes y entre ellos mucha gente joven, entre otras razones porque la asistencia daba derecho a créditos.

Carmen Alvarez Ricart, miembro de Vita et Pax, Doctora en Medicina, fue invitada a pronunciar la conferencia inaugural que tuvo como título: “Pinceladas en torno a la matrona, a la madre y al hijo.  Antes y ahora; aquí y más allá”. [Leer más…]

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies