Somos mujeres del Espíritu para el mundo

Por: Secretariados de Formación y Espiritualidad de Vita et Pax.

Un año más, hemos concluido nuestra Convivencia General, la sesenta y cinco, con la idea central Somos mujeres del Espíritu para el mundo. La hemos celebrado en El Escorial (Madrid) del 4 al 17 de agosto. Y hemos tenido una media de participación de 70 personas.

Nos daba la bienvenida Victoria Cañas, nuestra Directora General y nos decía: Parece que la situación mundial nos lleve con más facilidad a unirnos a los profetas de la desventura y desesperanza, pero nuestra sociedad necesita profetas de esperanza que se indignen con esta realidad y la sepan mirar con otros ojos para fijarse en lo que ha caído en tierra buena calladamente, y que sin hacer mucho ruido, va dando fruto. Pongamos rostro a tantas personas anónimas, organizaciones e instituciones que en nuestro mundo se solidarizan con los demás y quieren dar un vuelco a la sociedad, así también a   nuestros pequeños gestos de cada día que van cayendo en el surco.

Dios está implicado en la historia y ante nuestra incertidumbre, sigue diciéndonos “No tengáis miedo, yo estoy con vosotras” (Jn  1,8).

Los días 7 y 8 tuvimos el primer cursillo titulado, “Ser profetas en la vida cotidiana”, impartido por Pepa Torres, religiosa de la Congregación Apostólicas del Corazón de Jesús. Ella es Filóloga, Teóloga y Educadora Social. Pepa nos animó a despertar y despertarnos. Despertar de este sueño capitalista que nos adormece y atonta y considerar nuestro aquí y ahora como oportunidad para ejercer la profecía. Pepa nos invitó también a ser traficantes de sueños. Cinco sueños a traficar: todas las vidas valen lo mismo y nadie es descartable; la cultura de la acogida y el encuentro, que nos reta a ser mugalaris, cortar distancias y a saltar fronteras visibles e invisibles; el salto del yo al nosotros/as. Tejer común, para ganarle territorio al individualismo dominante; de la resistencia al empoderamiento; la cuidadanía.

Como todos los años, el Equipo de Difusión del Carisma compartió las diferentes actividades que han realizado durante el curso. También hubo un tiempo de encuentro entre el Equipo y todas las compañeras que animan, acompañan, alientan… a los diferentes grupos de Vida y Paz.

Los días 11 y 12 estuvieron dedicados al segundo cursillo: “Vidas desplazadas: refugiados, migrantes, nómadas…”. En este caso nos acompañó Ignacio María Fernández de Torres, sacerdote consiliario de la Comisión Diocesana de Justicia y Paz de Madrid y de las Hermandades del Trabajo. Es Doctor en Teología y profesor de Doctrina Social de la Iglesia. Ignacio María nos decía que junto con la acogida hay que tener una mirada larga para descubrir las causas de las migraciones forzosas. Es imprescindible asegurar la paz en los países de origen y de tránsito pero es igual de urgente atajar las causas, cambiar la política exterior occidental, aumentar la Ayuda Oficial al Desarrollo, controlar el gasto militar, abordar de raíz las causas de la trata de personas…

El domingo 13 fue de descanso para la mayoría pero las que ejercen el servicio de Directoras de Centro tuvieron que trabajar. Fue una mañana de trabajo muy interesante, nuestra compañera Maite nos impartió un taller sobre las emociones. Las emociones son fuerzas poderosas, son el motor que ejerce una gran influencia sobre la conducta. Es importante ponerles nombre, visibilizarlas y saber cómo las expreso.

El día 15 fue de gran fiesta, celebramos la Fiesta de la Asunción y las Bodas de Oro de tres compañeras. Una vez más quisieron decirle a Jesús: Mi buen Jesús yo quiero seguir haciendo algo por ti… Por la noche la carcajada estuvo servida. “Las Comedias” fueron un tiempo de humor, creatividad e, incluso, de reivindicación.

Y con rapidez llegamos a la evaluación, la recogida y las despedidas. Ha sido, en verdad, una Convivencia especial, tal vez porque celebraremos en septiembre el aniversario del nacimiento del fundador, el P. Cornelio, y su presencia se sentía en todos los rincones. Como no podía ser menos también tuvo su canción:

Celebramos el Centenario de un nacimiento

en un pueblo de los Pirineos llamado Espinal.

Fue el pequeño de los cinco hermanos, pronto se hizo cura,

le llamaron el Padre Cornelio y fundó Vita et Pax.

¡Aleluya, aleluya!, por este niño, por su sacerdocio y por su ideal.

¡Aleluya, aleluya!, por ser amigo de Jesucristo y como Él amar.

“Las cuatro de la tarde”

Por: Secretariados de Espiritualidad y Formación de Vita et Pax

Encontrar a Jesús es antes que nada ser encontrada por Él: “No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros…” (Jn 15,16). En este encuentro descubrimos dónde vive el Señor y cuál es la misión que nos confía. Los evangelios presentan varios relatos de encuentros con Jesús. Entre ellos hay uno de Juan que resulta particularmente rico: Jn 1,35-39. Se nos narra cómo Juan Bautista muestra a Jesús como “el cordero de Dios” a dos discípulos suyos y estos dos se fueron detrás de Él. Jesús les pregunta qué buscan y ellos le responden con otra pregunta: dónde vives…

Juan Bautista cede el paso e invita a sus discípulos a seguir a quien él había preparado el camino, y lo presenta como el “cordero de Dios”. No es casualidad. Esta expresión nos traslada al Éxodo. El cordero de Dios es la víctima de la Nueva Alianza; Juan advierte, desde el inicio, que su sangre será derramada como la del cordero de la Antigua Alianza. No obstante, los dos discípulos siguen a Jesús. Antes de hacerlo han quedado advertidos de las dificultades y los conflictos que enfrentarán al tomar el camino del cordero de Dios. No es una ruta fácil.

El verbo “seguir” indica el movimiento de los discípulos tras los pasos del maestro; indica tanto la aceptación obediente a la llamada de Jesús como la creatividad exigida por el nuevo camino emprendido. Los discípulos lo hacen en silencio, un silencio cargado de sentido porque su seguimiento es ya una adhesión a su persona y una aceptación de las consecuencias. Han dado el primer paso.

Jesús rompe el silencio y les pregunta: “qué buscáis”. Interpelación directa, insoslayable, ella se encamina a discernir la calidad de esa adhesión. Jesús los sitúa delante de su verdad. No basa seguirlo, hay adhesiones que no son confiables y otras que se quiebran ante las primeras exigencias. La cuestión de Jesús se dirige a todas las personas que pretendemos seguirlo, cualquiera que sea la época a la que pertenezcamos.

Los discípulos responden con otra pregunta “dónde vives”. Con ella se autoinvitan a la intimidad de Jesús. Jesús invita a los discípulos a entrar en su terreno, a venir y ver dónde mora, a aceptar sus consecuencias. El texto, sin embargo, no da ninguna referencia sobre la vivienda de Jesús. Nada impide pensar que este galileo, predicador itinerante, no la tenía (Mt 8,20). Su misión le ha hecho ensanchar las fronteras de su morada y de su familia (Mt 12,50).

Juan mismo nos da, no obstante, una pista sobre la residencia de Jesús. En el prólogo a su evangelio nos dice: “La Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros” (Jn 1,14). Ese es el lugar de la vivienda de Jesús: la tienda que puso en medio de nosotros, en el centro de la historia. Jesús vive en su tarea de anunciar el evangelio.

Eso fue lo que vieron los discípulos; y porque decidieron enrolarse en esa tarea, permanecieron con Él desde aquel día. Jesús y los dos discípulos –pronto seguirán otros- comparten la vida. El seguimiento de Jesús implica para todos el compromiso en una misión, para lo cual, como Jesús, es necesario acampar en la historia humana y desde allí dar testimonio del amor del Padre.

Juan no olvidó la hora en que encontró a Jesús: “Serían como las cuatro de la tarde”. Igual que todo hecho que marca nuestra vida, el recuerdo de ese encuentro permanece con detalle y deja huellas imborrables. La hora precisa no parece tener, en tanto que tal, significación para nosotros; efectivamente, nos sería igual que el acontecimiento hubiese tenido lugar a las diez de la mañana o a las dos de la tarde. En su pequeñez, la mención precisa de la hora se halla cargada de un profundo mensaje. Todas y todos tenemos de esos “cuatro de la tarde” en nuestras vidas, momentos fuertes de encuentros con el Señor en los que se alimenta nuestro ser y nuestro pozo espiritual. Son el manantial al que una y otra vez vamos a beber.

Recibe, Señor, mi humilde don…

Testimonio en el II Encuentro Nacional de los Grupos Vida y Paz en Valencia

Por: Charo Catalá. Grupo Vida y Paz de Alboraya.

Contar mi experiencia y lo que representa Vita et Pax para mí, lo resumiría en dos palabras: acercamiento a Dios.

Cuando Mari Dolz me invitó a participar en el grupo que se iba a formar en Alboraya, le dije que sí, sin ser consciente de lo importante que iba a ser para mi formación cristiana.

Me he puesto a repasar los temas con los que hemos trabajado estos cuatro años y han sido todos ellos enriquecedores y me han aportado unos conocimientos a cuál de ellos más interesantes, llenando mi alma de amor y comprensión.

Porque tengo que ser sincera, mi vida, a nivel espiritual, se había vuelto una práctica rutinaria y desde que empecé a ir a los encuentros del Instituto Vita et Pax, con Cecilia como guía, mi vida interior se ha vuelto más nítida.

A su vez, quiero recordar a mis compañeras del grupo, porque también  ha sido importante su aportación, con todas las dudas y esperanzas que hemos compartido.

Creo que el Padre Cornelio supo lo importante que es ver a Dios como un amigo y lo fácil que a partir de ahí resulta el acercamiento a Jesucristo, sin olvidar nunca al Espíritu Santo.

Sé que me queda mucho por recorrer para llegar a esa humildad y generosidad y sobre todo al Carisma que el Padre Cornelio predicaba, pero estoy en ello, solo espero que el Espíritu Santo me infunda fuerzas para no caer en la comodidad y la pereza.

Recibe, Señor, mi humilde don…

Encuentro con el Señor

Domingo XVI   T.O.  Ciclo C

Por: M. Carmen Calabuig. Vita et Pax. Ruanda.

La Palabra este domingo nos habla del encuentro con el Señor de Sara y Abraham y de Marta y María. La Palabra, Cristo mismo, se invita a entrar en la vida de cada uno de nosotros.

La primera lectura nos narra que Abraham estaba sentado a la entrada de su tienda,  y de repente, vio tres hombres de pie delante de él… corrió hacia ellos y se postró de rodillas. Reconoció en ellos al Señor que pasaba por su casa y por su vida. Llamó a Sara y les ofrecieron agua para lavar sus pies cansados del camino y comida para reparar fuerzas.

El Evangelio nos dice que Marta y María, recibieron a su AMIGO Jesús en su casa.

Cada una lo acoge con una actitud diferente. María se sienta a los pies de Jesús y escucha su palabra. Marta ejerce de anfitriona y se dedica a preparar la comida para Jesús y sus discípulos, que como los hombres que acogió Abraham, llegaban cansados del camino.

Estas actitudes de Marta y María se dan en cada uno de nosotros.

Nuestra vida deberá ser la síntesis de Marta y María: escucha de la Palabra y servicio. Una síntesis difícil, que la vivimos en un “equilibrio inestable”, y nos obliga a estar atentos al paso del Señor por nuestras vidas. El día a día nos muestra que, en muchas ocasiones, vivimos desasosegados, inquietos. Nos sentimos cogidos por el trabajo, la familia, los compromisos… y al mismo tiempo tenemos  necesidad de pararnos para escuchar, acoger, dar sentido a lo que estamos haciendo. Nos resulta difícil mantener la actividad y la atención, la escucha que necesitan quienes nos rodean.

Necesitamos escuchar la Palabra.

Necesitamos sentarnos a los pies de Jesús como discípulos, escuchar la Palabra, y realizar la misión que el Señor nos ha confiado: anunciar que Jesús está en medio de nosotros, que El es nuestra esperanza y el amor que da sentido a nuestra vida.

Urge su anuncio con nuestras palabras, pero sobre todo, con la coherencia de una vida entregada a la construcción del Reino.

 “Contemplativas en la acción, activas en la contemplación”, así lo queremos vivir en Vita et Pax.

¿Dónde encontrarnos hoy con Jesús Resucitado?

Me gusta mucho una frase de la Madre Sacramento: “El mundo es para mí un sagrario”.

Es en el mundo donde nos encontramos con el Señor, y donde tenemos que  postrarnos y adorarle en  los más empobrecidos, en los ancianos, en los enfermos, en los niños explotados y en los desnutridos, en las prostitutas, en los millones  de desplazados a causa de la pobreza, de las guerras y de la falta de libertad, en las personas excluidas de la sociedad y en cada una de las personas que conviven con nosotros…  lavar sus pies cansados del camino y ofrecerles comida que repare sus fuerzas.

En la Eucaristía, presencia sacramental de Jesús entre nosotros, memorial de su entrega para que el mundo tenga VIDA.

A ella acudimos para comer su Cuerpo y reparar nuestras fuerzas para continuar el camino, para sentarnos a los pies de Jesús, escucharle y hablar con Él, como se habla con un AMIGO. Será difícil acoger el signo del pan, partido y repartido, si no nos dejamos alimentar por la Palabra.

En la celebración de la Eucaristía, Jesús nos invita a hacer de nuestra vida una Eucaristía unida a la suya, para entregar también nuestra vida en servicio.

El Papa Francisco nos dice: “Sólo se puede testimoniar lo que antes se ha experimentado… Pedro no quería que Jesús le lavase los pies, pero después entendió que Jesús no quería ser sólo un ejemplo de cómo debemos lavarnos los pies unos a otros. Este servicio sólo lo puede hacer quien antes se ha dejado lavar los pies por Cristo. Sólo éstos tienen “parte” con Él (Jn.13, 8) y así pueden servir al hombre… dejarnos servir por Cristo y así llegar a ser como Él.” (Mensaje del Papa para la Cuaresma 2015.)

Que los gestos de bondad, servicio y acogida, que recibimos de quienes nos rodean, los experimentemos como la presencia de Jesús que nos sirve, para que nosotros seamos capaces de vivir también en actitud de servicio.

 

Encuentro grupo Vida y Paz de Ciudad Real

Por: Ascensión de Vicente. Vita et Pax. Madrid

El día 18 de febrero tuvimos en nuestra casa de Ciudad Real el encuentro mensual del grupo de Vida y Paz. Nos reunimos 12 personas, alguna faltó por tener otros compromisos, pero siempre con el corazón puesto en el encuentro, ya que cada día se valora y se siente como algo muy importante en sus vidas.

Iniciamos la reunión, en el que nos acompaña Ascensión de Vicente que reemplaza a Mary Carmen Martín, con la invocación al Espíritu, fuerza del Padre que nos acompaña siempre en el camino. La Palabra de Dios nos presidió a través de San  Lucas.  Jesús envía a los discípulos de dos en dos, con instrucciones concretas sobre el cómo realizar la Misión,  sin bastón ni alforja para el camino, que traducidos al lenguaje de hoy, diríamos con un desprendimiento total, fiados en el Señor. Compartimos lo que esta lectura nos había sugerido y llegamos a la conclusión de lo lejos que estamos de este programa que Jesús nos propone, pues cada  vez necesitamos más medios para todo lo que supone la evangelización.

Tuvimos un recuerdo de Acción de Gracias por la vida de Jesús Cebrián, hermano de Ascen que ha partido hacia la casa del Padre, hombre sencillo y bueno, que ha sabido vivir la Misión encomendada tanto en la familia como en el trabajo, con responsabilidad y comprometido con lo que hoy se vive de pobreza y marginación.

Continuamos con el tema “Misión” iniciado en el encuentro de Noviembre iluminado y ampliado por Mary Carmen en enero con el tema “Estrellas en la noche”. Hicimos una reflexión profunda y compartida  sobre la realidad del mundo en el que tenemos que realizar la Misión, mundo de injusticias y desigualdades, violencias y guerras que provocan los grandes flujos de refugiados que mueren en el  Mediterráneo etc, etc, compartiendo la dificultad que supone ser testigos del Evangelio. Sabemos que con nuestras fuerzas es difícil, pero contamos con la del Señor.

El compartir fue profundo y fluido, animándonos unas a otras con el testimonio mutuo, esto es la fuerza del grupo, de la comunidad.

Después pasamos al tema “Necesidad de raíces para la Misión”. Pilares que deben sustentarla,

-Una experiencia espiritual fuerte

-Formación permanente

-Hábito comunitario

Vimos la importancia de estos tres pilares, es  muy necesaria la oración, la vivencia de la Eucaristía, la Palabra, una formación permanente basada en una buena información y muy importante también el espíritu comunitario.

Esto nos llevó a preguntarnos, “a qué nos compromete”. A una vida espiritual profunda enraizada en Jesucristo, a una búsqueda de medios de formación constante y a ir enriqueciéndonos comunitariamente, aprovechando los medios técnicos actuales para comunicarnos, darnos las noticias que se den en el grupo y así reforzar el sentido comunitario.

Para la última parte del tema, que continuaremos en el próximo encuentro, “la  Misión en Vita et Pax”, dimos una lectura del tema sobre cómo se ha ido realizando la misión y el pensamiento de nuestro fundador P. Cornelio quien tuvo las ideas bien claras desde el comienzo. Nos pusimos como tarea releer y profundizar en ese pensamiento que todas reconocimos es muy rico y actual.

Como siempre terminamos con el ágape fraterno, regado con un buen licor “pacharán” y la despedida gozosa de todas y cada una.

Nos ponemos en marcha

Grupo Vida y Paz La Blanca, San Marcos (Guatemala)

Por: Celsa Vásquez. Vita et Pax. Guatemala

DSC00372.jpg2

Iniciamos el 2016 con la ilusión de encontrarnos  y así continuar con el compartir nuestras experiencias y acontecimientos vividos,  desde nuestro ser laical y con el deseo profundo de ser  testigos  de la Vida y la Paz, que Jesús nos invita a comunicar en nuestros ambientes familiar, de trabajo y comunidad.

Nos reunimos el 14 de febrero compartiendo la Eucaristía con la comunidad para después continuar con nuestro encuentro, esta vez trabajamos y reflexionamos nuestro ser espiritual y LA ESPIRITUALIDAD como búsqueda personal de nuestro propio ser espiritual como personas bautizadas que seguimos a Jesús;  no sin antes invocar a la Ruah.

Hicimos una lectura compartida y en cada párrafo reflexionamos a qué nos invita o qué nos suscita. Es una riqueza el escucharnos, esto nos va ayudando a crecer como personas,  en  nuestros propios compromisos como familia y como seguidoras y seguidores de Cristo desde el Ser Vida y Paz.

Vamos adentrándonos cada vez más, descubriendo en nuestro ser profundo, hacia dónde el Espíritu (la Ruah) va conduciendo nuestras vidas en el diario vivir.

Después de la lectura compartida tuvimos un espacio de reflexión personal para luego terminar con la Oración de despedida y, al final, compartir un rico almuerzo.

 DSC00374

Equipo de Difusión del Carisma

Por: M. Carmen Martín. Vita et Pax. Ciudad Real

Equipo de Difusión del Carisma

Equipo de Difusión del Carisma

El Equipo de Difusión del Carisma nos reunimos en Madrid, en nuestra casa de la calle Alustante, del 22 al 24 de enero 2016. Como siempre teníamos una agenda repleta de tareas por hacer, no obstante, lo primero que hicimos fue rezar, invocar al Espíritu para que nos iluminara en nuestro trabajo y compartir cómo estábamos por dentro y por fuera. Desde agosto no nos habíamos encontrado como Equipo.

Nuevo grupo Vida y Paz

Nuevo grupo Vida y Paz

Enseguida pasamos a intercambiar en torno a la vida de los grupos Vida y Paz: el grupo de Ciudad Real, Barcelona, Alicante, Alboraya, Pintor López (Valencia), la Blanca (Guatemala) y el más reciente Xela (Guatemala). Es un gusto ver cómo la familia se multiplica.

Acordamos que el Segundo Encuentro Nacional de los grupos Vida y Paz se realizará en nuestra casa de Pintor López (Valencia) los días 25 y 26 de junio. Y el tema elegido es “Somos familia”. Reflexionaremos sobre lo que nos identifica como familia, los orígenes del Instituto, el testimonio de compañeras con una opción de vida de consagración y el testimonio de los propios miembros de los grupos. Queremos enriquecernos unos a otros y animarnos a responder a la llamada de Dios con mayor fidelidad y coherencia.

Concretamos también nuestra participación en la Convivencia anual que se celebrará en El Escorial el mes de agosto. La información la realizaremos el día 6 por la tarde y utilizaremos el soporte de los medios audiovisuales. Es una manera de que todas las compañeras puedan visualizar los grupos y los Encuentros Nacionales.

Continuamos soñando con llevar a cabo diferentes acciones con el fin de seguir dando a conocer el Carisma de Vita et Pax y este proyecto de Vida que es la Secularidad Consagrada. Se nos ocurrieron diferentes actividades que iremos dando cuenta según las vayamos organizando.

Concluimos cansadas pero muy contentas. Nos volvimos a hacer conscientes de que éramos un Equipo no sólo para la acción sino, sobre todo, asentado en el SER. Un Equipo que intentamos vivir lo que difundimos, nuestro Carisma: Vivir de la Vida de Jesucristo y ser en el mundo transmisoras de esa Vida y de su Paz.

Para ello, hicimos nuestra la oración del P. Cornelio, nuestro fundador: “Así como yo -dice el Señor- vivo de la vida de mi Padre, fuente de vida, que me envió, así el que me come vivirá de mi vida” (Jn 6,57). Ahí es nada … Así como Jesús vive de su Padre y son una misma cosa, también quien le come vivirá de su Vida. Qué Vida es esa. Ya lo dice bien claro el Señor: “vivirá de mi VIDA…” ¡De la Vida de Jesucristo! ¡Oh Jesús! ¡qué revelación! Vivir de tu Vida…

Señor, ¡que yo viva de tu Vida!”

(P. Cornelio Urtasun)

logos Vita et Pax 03

Abriendo ventanas al futuro

Por: Secretariado de formación.

Del 1 al 20 de agosto hemos celebrado la LX Convivencia de nuestro Instituto, este año con el título Abriendo ventanas al futuro. Una convivencia cargada de encuentros, Eucaristías, cursillos, reflexiones, fiestas… es decir, una convivencia cargada de vida.

Poco a poco fuimos organizándonos con la pericia que da la experiencia y nos pusimos en marcha entre informaciones y evaluaciones de todo lo realizado en el curso anterior.

Los días fueron pasando más rápido de lo que deseábamos y casi sin darnos cuenta llegamos al día seis en el que celebramos la fiesta de la Transfiguración del Señor, el aniversario de la primera Eucaristía celebrada por el Padre Cornelio, fundador del Instituto, y también nos informaron del caminar de las casas de Formación de Rwanda y Guatemala. Por la tarde, el Equipo de Difusión del Carisma nos informó de los diferentes grupos de Vida y Paz que se van formando en distintos lugares de España con el deseo de  compartir nuestro Carisma y Misión.

Muy intenso y cuestionador fue el cursillo que Javier Vitoria nos impartió: “Seguidoras de Jesús hoy”. Nos dejó con un interrogante convertido en reto: ¿nuestro seguimiento tiene hoy capacidad de seducir, contagiar, convertir y provocar la fe?

Días de mucho trabajo resultaron el 12 y 13. Estuvimos preparando ya nuestra VIII Asamblea con la ilusión y la pasión que siempre provoca la celebración de una Asamblea General. Queremos seguir abriendo ventanas al futuro y un buen medio para conseguirlo es preparar bien la próxima Asamblea que se llevará a cabo en Julio del año que viene.

 

Y el corazón de toda la convivencia fue la Celebración de la Vigilia de la Asunción el día 14 por la noche y la Fiesta de la Asunción del día 15. En ella 10 compañeras celebraron sus Bodas de Oro de Consagración. Como ellas mismas dijeron en la ambientación: esta celebración es sobre todo un tiempo para agradecer. La actitud fundamental que queremos compartir con todos es el agradecimiento a Dios por la vida, agradecimiento y acción de gracias por la generosidad de nuestros padres y familiares, agradecimiento por la llamada de Dios y por su amor, agradecimiento por estos cincuenta años de vida entregada en la cotidianidad del mundo, agradecimiento por el Padre Cornelio que nos dejó el mejor carisma: vivir de la vida de Jesucristo… y, sobre todo, gracias a María que en estos años nos ha ayudado a hacer lo mismo que ella: dar al mundo al Salvador.

Esa noche concluimos con humor del bueno. Como no pudimos ir a Londres para presenciar los Juegos Olímpicos,  algunas compañeras nos los trajeron a El Escorial, con Reina Madre y Príncipe heredero incluidos. También nos visitaron los mejores atletas cargados de medallas y para comprobar que todo era correcto nos hicieron algunas demostraciones de sus habilidades. Estos juegos también aportaron una sirenita como mascota.

Después de la fiesta volvimos al trabajo con un nuevo cursillo: “El Sacerdocio Bautismal”, el profesor fue Andrés Huertas y al día siguiente, Victoria Cañas, nuestra compañera, aterrizó el tema en la Dimensión Sacerdotal de nuestro Carisma.

Concluimos con un trabajo por grupos y puesta en común.

Con motivo del Año de la Fe que se iniciará el 11 de Octubre, Luis González-Carvajal nos compartió las primicias de supróximo libro: “La fe: un tesoro en vasos de barro. Una introducción al año de la fe”. Fue un día y medio desbordante de la serena sabiduría que caracteriza al ponente y que nos ayudó a ponernos en marcha con lo que se va a celebrar.

No quedaba más tiempo, la evaluación y recogida llegaron con prontitud y ahí estuvimos prestas para llevarlas a cabo. Las despedidas y viajes nos anunciaban que la LXI Convivencia se aproxima con paso firme y rápido y nosotras ya la estamos aguardando.

Compartir carisma y misión

El pasado 9 de noviembre se inició el camino para formar el grupo Vida y Paz de Barcelona. Nos reunimos 14 personas invitadas más 3 miembros del Instituto. En el encuentro presentamos nuestro sueño de seguir compartiendo el Carisma y la Misión de Vita et Pax con otros laicos y laicas desde su propia opción de vida.

Las personas que participen en este Proyecto, creyendo que Jesucristo es la fuente de la Vida y fundamento de la Paz, aceptan y se comprometen, fundamentalmente, a vivir lo que creen en su vida cotidiana, con el empeño de construir una sociedad más justa fundamentada en la Vida y la Paz de Jesús.

El Instituto ofrecerá un acompañamiento desde las claves del laicado, de la Vida y de la Paz de Jesús, según las necesidades y el proceso de cada persona o grupo.

Encuentro Vida y Paz, Barcelona 9-Nov-2011

IV Encuentro de reflexión y dialogo

Atreverse a construir y a amar a la humanidad que todavía no existe

María José Arana
Religiosa del Sagrado Corazón de Jesús

  1. INTRODUCCIÓN
  2. PREGUNTÁNDONOS: ¿Cómo sería hoy el mundo si las mujeres hubieran participado siempre en las decisiones políticas, sociales, sobre la paz, la salud, la economía, las Iglesias? ¿Cómo sería la humanidad?…
  3. APUNTES ANTROPOLÓGICOS.
  4. NECESITAMOS CONCIENTIZARNOS respecto a esta humanidad descompensada. La búsqueda.
  5. CRISIS DE LA MASCULINIDAD.
  6. RESCATAR “LO FEMENINO”, EQUILIBRAR LA HUMANIDAD.
  7. UNA TAREA COMPARTIDA: CONJUNTAMENTE CON LOS VARONES.
  8. ATREVERNOS A CONSTRUIR Y A AMAR A LA HUMANIDAD QUE TODAVÍA NO EXISTE. ¿Cuál es la aportación de la Teología feminista?

Lugar: Parroquia de San Pablo (Ciudad Real) Día: 11 de noviembre de 2011 Hora: 20’00

María José Arana (Bilbao, 1943)

Doctora en Teología sistemática, socióloga y maestra nacionalReligiosa del Sagrado Corazón y en este momento el trabajo más importante lo realiza en el interior de la Congregación. Ha formado parte con cargos de responsabilidad y también actualmente está implicada en los grupos de mujeres, de ecumenismo, de Teología feminista etc… Profesora de espiritualidad feminista en la “Escuela Feminista de Teología de Andalucía” (EFETA)Profesora de Historia de las religiones y diálogo interreligioso en la Facultad de Teología de España Norte en Vitoria. Ha sido profesora de Teología y Espiritualidad también en diversos lugares (Institutos diocesanos de Teología) de la diócesis de Bilbao y de San Sebastián. Imparte conferencias, cursos, retiros etc… y publica libros y artículos.

 

Mujeres y Teología de Ciudad Real lo formamos dos grupos que nos venimos reuniendo quincenalmente para compartir nuestro ser mujeres creyentes y feministas. Son encuentros profundos, repletos de experiencia de Dios, destiladores de sentido del humor y cargados de vida. En estos encuentros rezamos, reflexionamos y nos formamos, y compartimos la vida. Así revitalizamos la presencia de Dios en nuestras vidas, desde nuestro ser y sentirnos Iglesia, y nos llenamos de fuerza para seguir comprometidas en la construcción de un mundo más justo, desde la perspectiva feminista, poniendo a las mujeres empobrecidas en el centro de nuestra reflexión.
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies