Algo nuevo está brotando, ¿no lo veis?

Por: Secretariados de Formación y Espiritualidad de Vita et Pax.

El tiempo pasa deprisa, a veces, demasiado. Pero no podemos dejar que se estanquen en el olvido acontecimientos importantes que nos ayudan a SER.  El día 8 de diciembre pasado, fiesta de la Inmaculada Concepción de María, Vita et Pax celebraba sus cincuenta años de presencia en Rwanda. Hacía cincuenta años que llegaron las tres primeras pioneras de Vita et Pax a Rwanda, una de ellas continúa aún allí como testigo de primera línea.

eucaristiaFue una celebración sencilla, cálida y entrañable, festiva y tierna, de mirada al pasado con un horizonte amplio de futuro. Victoria Cañas, Directora General, enviaba un mensaje de cercanía y agradecimiento. En él decía: ¿Qué les impulsó a dejar su tierra y partir a tierras lejanas? No sé si ninguna de las tres había pensado en ir a África alguna vez pero el Instituto y, sobre todo, el  Padre Cornelio, tuvo un gran sentido de universalidad desde los inicios y allí llegaron como enviadas a ser signo de vida y paz.

Posteriormente fueron pasando otras muchas, creo que más de una veintena, metidas en el  campo social, de enseñanza, sanitario y promoción,p-cornelio sobre todo, de jóvenes y mujeres. Hemos podido compartir con ilusión una etapa de nuestra vida con vosotras y vuestro pueblo, en medio de aventuras, alegrías, gozos, inquietudes, malos ratos y sufrimientos, porque de todo ha habido. Siempre he creído que África y sus gentes tienen espíritu de atracción, y solamente si una se siente seducida puede permanecer.

Hoy, caminamos conjuntamente con vosotras, rwandesas, que atraídas por Jesús decidisteis seguir el mismo camino que nosotras para darle respuesta. También a vosotras se os ha transmitido el mismo Carisma, y hoy forma parte de vosotras, y en la medida que lo hagamos nuestro, nos irá configurando conforme al ser y hacer de Jesús, teniendo sus mismos sentimientos, actuando como Él actuaba, teniendo en cuenta sus preferencias. En definitiva, estando en el mundo con los ojos y el corazón de Dios, con una intensa relación con Dios y disponibles siempre para los otros.

Que éste, sea un día  de Acción de Gracias por todo lo compartido y vivido junto a vosotras y vuestro pueblo. Que sigamos echando raíces juntas, respetándonos en nuestra diferencia, en nuestros ritmos y modos de hacer, pero siendo siempre presencia del Ser más profundo de Dios: misericordia y fuente de Vida.

Feliz día a cada una de vosotras y no olvidéis que algo nuevo está brotando, ¿lo veis?

¡Y claro que lo veíamos!

Todo el día se convirtió en acción de gracias por lo vivido en estos años; por la valentía de aquellas sencillas mujeres que, movidas por el Espíritu, llegaron a esa tierra “donde mana leche y miel”; gracias por todas las que les siguieron en una cadena ininterrumpida hasta hoy. Gracias por las compañeras rwandesas que, con gran generosidad, se han ido incorporando a esta aventura y gracias por las que van a venir. Gracias al padre Cornelio, artífice de toda la construcción y buen mediador y transmisor del Carisma. Y gracias al pueblo rwandés que quiso acogernos y hacernos suyas.

Ciertamente algo nuevo está brotando y lo vemos.

vp

II Encuentro de Formadoras de Vita et Pax

Por: Secretariados de Formación y Espiritualidad de Vita et Pax. Ciudad Real

Spe, Celsa y M. Carmen

Spe, Celsa y M. Carmen

Del 19 al 22 de agosto tuvimos en Huarte (Pamplona) nuestro segundo encuentro de Formadoras de Vita et Pax, participamos: Celsa, Spéciose y M. Carmen. Nos acompañó también Cristina.

Iniciamos nuestro encuentro reflexionando y compartiendo el documento: Ser formadora es acompañar caminantes.

Somos formadoras del Instituto Secular Vita et Pax. Nos une una misión común. La misión de embarcarnos en aguas profundas y disponernos a caminar con otras personas, personas que desean ser caminantes. Tenemos la misión de acompañar los primeros balbuceos de mujeres que han oído la llamada de Dios y quieren responder a ella con honestidad. Acompañarlas en su vida, de manera integral, contando con todas las facetas del ser. Este acompañamiento tiene un objetivo general claro que es ayudar a que Jesucristo sea la Vida y la Paz para cada una de ellas, para que vivan de su vida y la irradien y sean artífices de su paz.

[Leer más…]

También el sol se hizo solidario

Vita et Pax.  Pamplona.

TAMBIÉN EL SOL SE HIZO  SOLIDARIO…                           

… Y esto ocurrió en el Valle de Aranguren, en Navarra.  Después de un invierno prolongado, con lluvias superabundantes, llegó el domingo, 5 de mayo… ¡y lució el sol de manera generosa!  No podía faltar a la cita de cada primavera para colaborar en la gran fiesta que se celebraba en el Valle:  la VII carrerasolidariaruanda.org. Este año con tres puntos de salida, según el ánimo y fuerzas de los participantes: Aranguren (13 Kms.), Labiano (10 Kms.) y Zolina (6 Kms.). La Meta, para todos, estaba en la Plaza de Mutilva Baja.

Hacia la meta

Al llegar a la Meta les esperaban los premios: bocata de txorizo o tortilla, naranja y bebida para reponer fuerzas y, a los primeros, además del Podio, unos premios donados por empresas y comercios de la zona.

Pero en esta Carrera el Premio que reciben todos -el mayor y mejor- es el que reciben al inscribirse y pagar por ello: saben que la Meta final y real no está en Mutilva sino en Rwanda, porque los resultados “contantes y sonantes” –íntegros, totales- van a parar a familias necesitadas de aquel país hermano, donde trabajan las de “Vita et Pax”: asegurando una comida diaria durante el año a varias de esas familias y construyendo unas sencillas casitas para otras que, al volver del exilio, se encontraron con que, sus antiguas casas, estaban ocupadas.

La Carrera Solidaria  -con categorías de adultos e infantiles- está acompañada y animada por otras actividades: Mercadillo Solidario, venta de bocadillos y bebidas, sorteo de la Tómbola, atracciones para los peques, música por la Banda del Valle… Verdaderamente: es una Jornada de Fiesta para todo el Valle de Aranguren.

Imagen3

Y desde hace tres años, otro acontecimiento se ha unido a la misma causa:  El Concurso Solidario de Puzzles por parejas, para mayores y pequeños. Se celebró el sábado, 11 de mayo, en los locales de la Parroquia de San Pedro de Mutilva Baja.  También aquí, los premios son obsequios que aportan empresas y comercios.  Los concursantes se llevan a casa el puzzle con el que han concursado.  Y al final… ¡merendola…! Hay que celebrar el encuentro, los esfuerzos… y la finalidad de todo: “¡¡LA META está en RWANDA!!”

La participación en los dos acontecimientos aumenta cada año y los resultados económicos también:  este año se han recaudado 22.000 euros, de los que 4.000 han sido compartidos con otro país: República Dominicana.  Allí trabaja un misionero del pueblo de Tajonar, integrante del Valle de Aranguren.  El Sol, que se hace solidario en este Valle, es el mismo que ilumina, calienta y da vida en Rwanda y en La Dominicana.  Es que el Sol es de todos y para todos y el mundo también.  Con el trabajo y esfuerzo de cada uno/a hagamos una Casa común, donde tengamos cabida la gran familia de hermanos… ¡Este sí será un mundo hermoso…! ¡Vale la pena el empeño por construirlo!

Cada una y cada uno de los que hacéis posibles estas Jornadas Solidarias recibid nuestro abrazo fraterno y el agradecimiento de todas las personas que se benefician de vuestro interés y trabajo. Desde el corazón os decimos:

 ¡¡GRACIAS AL VALLE DE ARANGUREN Y AL SOL SOLIDARIO…!!

Los regalos de Dios

Por: M. Carmen Martín. Vita et Pax. Ciudad Real.

Estamos en el año de la fe. La propia vida y el don de la fe me han parecido siempre dos regalos de Dios admirables. Regalos que, como todos los de Dios, son sin tasa, sin límite, con generosidad abundante, con derroche, gratuitos, espléndidos…

Tuvo que pasar un poco más de tiempo en mi vida hasta que descubrí otro regalo maravilloso, la capacidad y la posibilidad de pensar la vida y la fe. Pensar supone abrir horizontes, tener espacio suficiente para caminar por la vida, descubrir caminos inéditos. Pensar a Dios y su historia de amor con la humanidad da alas a mi ser.

Pero la cosa no acabó ahí, más adelante descubrí otro regalo más que me maravilló, la facultad de expresar y compartir la vida y la fe, es decir, poner palabra a la experiencia y a la reflexión y con ello, como dijo el gran teólogo, ayudar al ser humano a ser más humano hablándole de Dios con sentido.

Y esto es lo que he hecho en este viaje a Rwanda. Apoyar a Spéciose en la formación de las jóvenes ayudándolas a entrar más profundamente en el Misterio de Dios a través de la Palabra. Para ello hemos tenido como base los cuatro Evangelios.

En la casa de formación estaban Odette y Serafina en su segundo año de formación, Verena que está en primer año, Josiana en discernimiento, Poline que empezará en el próximo septiembre el discernimiento vocacional y Judit que hizo su oblación en diciembre pasado. En resumen, un bello regalo de Dios, un grupo de mujeres con sed de saber, de formarse y de pensar y vivir a Dios de otra manera.

En la sala de estudio

En el centro de nuestro curso de formación ha estado la Palabra de Dios. Ella es signo evidente del acompañamiento de Dios a la historia humana, a nuestra propia historia personal. Y es así como hemos intentado leerla, captando la presencia arropadora del Padre. Verificar que la Palabra se hace camino en nuestra propia senda es intuir el corazón que late más allá de sus letras y párrafos. Jesús dijo: “Vendremos a él y pondremos nuestra morada en él” (Jn 14,23). La Palabra es la comprobación de esta verdad; no estamos solas, a la intemperie, sino que somos personas cuidadas, acogidas, abrazadas…

Mesa de la Palabra

La Palabra nos empujaba a buscar a Dios desde lo más profundo, desde lo que cada una es, con nuestra  historia de dolor y violencia o nuestra historia de paz y alegría. Han sido días para vibrar ante el texto bíblico y estas jóvenes mujeres vibraban porque tenían sed y hambre. Esta sed les hacía “arder el corazón” como lo hizo en otro tiempo en el interior de aquella pareja de Emaús. Y como hizo vibrar también el corazón de aquel otro caminante navarro.

No vamos por libre, leemos la Palabra de Dios en familia, dentro de la familia de Vita et Pax. Para el P. Cornelio la Palabra de Dios fue siempre un pilar donde se asentaba con firmeza la espiritualidad del propio Instituto. En todo momento animaba a que Jesucristo había de ser estudiado y contemplado en toda la Historia de la Salvación referida por las Sagradas Escrituras. En los Estatutos aparece expresado con claridad: Tomarán las Sagradas Escrituras diariamente en sus manos para que en su lectura, acompañada de la oración, se entable el diálogo con Dios y aprendan la sobreeminente ciencia de Cristo. En la Palabra buscarán la iluminación que oriente su vida y actividad: “lámpara es tu Palabra para mis pasos, luz en mi sendero” (Sal 118,105).

Una espiritualidad como la de Vita et Pax, cuyo centro es Jesucristo, exige un conocimiento perfecto de su persona y su mensaje, sobre todo en sus puntos fundamentales, para ello es imprescindible el acercamiento asiduo a la Palabra de Dios. Como apunta el propio San Pablo: La Escritura dice: ‘La palabra está cerca de ti, la tienes en los labios y en el corazón’. (Rm 10,8).

El P. Cornelio describía así el Evangelio: el Evangelio es el documental sonoro del Maestro. Allí aparece su Vida, sus palabras, sus enseñanzas, su sublime biografía. Si cada uno es lo que lee… ¡qué dicha si nuestra vida fuera un evangelio viviente!. El Evangelio es fuente de verdad. Verdad eterna y lozana, siempre nueva, siempre radiante, siempre sabrosa, nunca agotada. La verdad del Evangelio que no se agota ni se agotará nunca. El Evangelio fuente de felicidad. Las bienaventuranzas son una gran muestra de ello. Nuestra propia experiencia en el seguimiento del Señor lo confirma. La sonrisa que aflora en el alma cuando reinan los criterios de Jesucristo. El Evangelio fuente de amor. Amor de Dios al hombre: “tanto amó Dios al mundo que le dio a su Unigénito”. Amor de los hombres entre sí, expresión de ello es el mandamiento nuevo del amor. El Evangelio une a todos los hombres en el amor.

Las palabras de Jesús son “Espíritu y Vida”, es decir, fuerza y energía para toda persona. No son palabras para la guerra sino para la paz, no son palabras para la muerte sino para la vida. Quizá por eso siguen resonando con toda su fuerza pasados los siglos. A esto nos invita con fuerza y empuje la espiritualidad de Vita et Pax, a ser oyentes de la Palabra. Otro hermoso regalo de Dios.

                                   

Compartiendo alegría…

Por: Victoria Cañas. Vita et Pax. Pamplona.

  Con el corazón todavía cargado de emociones y sentimientos contrapuestos vuelvo de Rwanda. Por un lado, el colorido, la fiesta, la danza… por otro, los múltiples cambios que se van efectuando en el país y la creciente zanja de dos clases sociales cada vez más desproporcionada.

Y, en medio de aquel pueblo tan sufrido, que continúa haciendo esfuerzos por sobrevivir, nuestra familia, ya más numerosa rwandesa que española, intenta acompañarles en su lucha diaria, a través de sus proyectos sanitarios, de promoción y desarrollo humano, en los diferentes lugares del país, tanto en la zona rural como urbana.

Ofrendas

En esta ocasión, en medio del Adviento, Vita et Pax, se ponía de fiesta. Dos jóvenes rwandesas, Judith Batamuliza y Dative Mukabutera, presentaban su Oblación al Señor el 8 de Diciembre, festividad de la Inmaculada. Ellas también quieren hacer “Algo por Él…”, también quieren ser y hacer realidad la Vida y la Paz insertas en su pueblo.

Fue un día entrañable, festivo, que compartimos con las familias y amigos. La celebración litúrgica, animada con cantos, danzas y tambores, culminaba con el “sí quiero…” de nuestras compañeras, al que sin duda nos unimos todo el Instituto.

Judith y Dative

               Presentando su Oblación al Señor

Después, continuamos el ágape en la sala de la parroquia, donde no faltaron de nuevo las danzas de diferentes regiones, los cantos, los discursos y el refrigerio. Al final de la tarde todas volvíamos a casa un poco cansadas pero agradecidas de la jornada compartida.

Vita et Pax en Rwanda

Lució el sol en el valle de Aranguren

Por: Sagrario Olza. Vita et Pax. Pamplona

Como viene siendo habitual cada año, las anunciadas lluvias para ese día se hicieron también solidarias y cedieron su espacio al sol… ¡¡Qué mañana tan preciosa en este Valle navarro…!!

El 6 de mayo hubo muchos participantes en la Carrera Solidaria: mayores, medianos y pequeños. Para todos hubo premios, pero la mayor satisfacción la recibían en el momento de su inscripción: estaban siendo solidarios con un Proyecto de ayuda para Rwanda que construye pequeñas casitas para los que viven en chozas de barro y refuerza la comida diaria de personas mal nutridas.

En estos tiempos de crisis, que afectan tan duramente a muchas personas, los rostros sonrientes de la gente reunida en la plaza del Ayuntamiento de Mutilva Baja aportaba un tono alegre al ambiente que caldeaba el corazón, cosa muy de agradecer: los participantes y organizadores de la Carrera, las vendedoras y compradoras/es del Mercadillo, los preparadores y vendedoras de los bocatas con sus bebidas y, ¡especialmente!, de quienes los compraban… ¡Qué buena la txistorra, la panceta y la tortilla de patata!

La Fiesta tuvo su preámbulo el sábado por la tarde, en la gran Sala de la Parroquia de San Pedro-Mutilva Baja, con la celebración del Concurso Solidario de Puzzles. Hubo dos modalidades: Senior e Infantil. Muchos participantes, mucha ilusión, muchos premios, muchas fotos… En la Sala se montó una pequeña exposición de Objetos Artesanales realizados en Rwanda y algunas fotografías  que recordaban la finalidad del Concurso y a los beneficiarios de la colaboración económica…

Ese fin de semana clausuraba la Campaña en favor de Rwanda iniciada en enero. Sólo quedaba pendiente la reunión del Grupo para contar lo recaudado y evaluar los resultados. Los 18.000 euros conseguidos son el fruto de muchas horas de dedicación para organizar y realizar las diferentes actividades, de la aportación económica y en especie de empresas, comercios y particulares, de la implicación de los vecinos del Valle ofreciendo objetos y productos para el Mercadillo y comprando boletos para la rifa… Una Campaña Solidaria que aporta una ayuda económica a los beneficiarios de Rwanda y un enriquecimiento al Grupo Solidario del Valle de Aranguren porque el compartir lo que somos y tenemos –implicando a otros muchos en la misma actitud y tarea- nos ayuda a crecer en humanidad y a ser coherentes con nuestra fe cristiana.

Exposicion Artesania 2012

“Vita et Pax”, como responsable de los Proyectos en Rwanda, agradece de corazón el apoyo y estímulo que suponen la ayuda económica, la relación cercana y la amistad que se generan con motivo de estas Campañas.

Por tierras de África

Por: M. Carmen Martín Gavillero. Vita et Pax. Ciudad Real.

Del 19 de abril al 22 de mayo he visitado Rwanda, país situado en el corazón de África. Han sido unos días intensos de encuentros, emociones, vidas compartidas, sueños de futuro… El tiempo se ha ido rápido pero perduran en mi corazón recuerdos de los que te caldean por dentro y te nutren para una temporada larga.

Pasé una semana con las compañeras de Nyarurema, en su trajín de vida, en ese ir y venir incesante en el que transcurre su intensa jornada de trabajo. Es bonito verlas cómo se concreta en ellas ser vida y paz para su pueblo a través de la atención sanitaria. Tantos rostros se acercan cada día al Centro de Salud para ser acogidos, curados e incluso queridos y valorados. Y allí están ellas día a día, momento a momento dando lo más bueno y mejor. Devolviendo no sólo la salud sino también la dignidad arrebatada.

Otra semana estuve con las compañeras de Biryogo, aquí se mezclan los colores de piel, el claro y el oscuro enriquecen el paisaje. La diferencia tanto de nacionalidad como de misión no es una amenaza sino una riqueza que aprovechan. Cuánta vida regalada, cuánta gratuidad desparramada, cuánto esfuerzo desmedido. El tiempo acrisola las opciones y la fidelidad se fortalece en el peligro. Son mujeres de Dios que viven codo a codo con los hombres y mujeres de su entorno, compartiendo en reciprocidad lo que son y lo que tienen.

Y la última etapa estuve en Nyakabanda, en la casa de formación, la casa con ventanas al futuro. Donde late el deseo, la ilusión, las ganas de aprender, las ganas de ser… de ser Vida y Paz. Donde bulle la vida, la danza y los cantos por todos los rincones.  Todo tiene la belleza de lo nuevo, de lo que comienza, de la promesa por cumplir. Es la casa que guarda celosamente la llamada de Dios para, a su tiempo, devolverla al mundo con todo su vigor y energía. 

A todas y a cada una GRACIAS.

En tiempo de crisis no todo son recortes

Solidaridad en el Valle de Aranguren (Navarra)

Por: Sagrario Olza. Vita et Pax. Pamplona.

En tiempos de crisis no todo son recortes. Hay lugares donde la solidaridad crece.  Lo que empezó por un grupo de personas en la Parroquia de San Pedro de Mutilva Baja se ha extendido a otras Parroquias del Valle de Aranguren, al que pertenece el pueblo de Mutilva. Ahora se llama “Grupo Solidario del Valle de Aranguren”.

Desde hace varios años esta solidaridad viene haciéndose efectiva en Rwanda, en los Proyectos de “Vita et Pax” en ese país. Se concreta en la construcción de pequeñas casitas para los regresados del exilio en Nyarurema –región al noreste del país- y para mejorar la alimentación a familias de escasos recursos, en Nyarurema y Kigali, la capital. La aportación anual va en aumento: 11.000 euros en 2009, 18.000 euros en 2010 y 20.000 euros en 2011. Este año aspiran a recaudar 17.000 euros para alimentación y 9.000 euros para construir 10 casitas. ¿Podrá ser?

La aspiración se apoya en el entusiasmo y en el esfuerzo de muchas personas.  Hay que conseguir dinero en efectivo, materiales, productos para premios, regalos para mercadillo y rifa, permisos, encargarse de la organización y publicidad…  La campaña empieza en el mes de enero: visitas a empresas y comercios de la zona para conseguir apoyos, venta de papeletas para la rifa, montaje y venta en los mercadillos, exposición y venta de regalos artesanales, organizar la Carrera Solidaria -este año VI edición- y el Concurso de Puzzles Solidarios, este año el II.

La Carrera Solidaria se celebra en Mutilva Baja. Este año será el domingo, 6 de mayo. Habrá cuatro categorías de participantes: Benjamines, Alevines, Infantil y Absoluto. Por la experiencia de ediciones anteriores podemos decir que todo el Valle está implicado y goza de la fiesta: pequeños y mayores, familias enteras, participantes y acompañantes, vendedoras y vendedores en el mercadillo, los que preparan la txistorra y la panceta y las que venden los bocatas y las bebidas… Puede ampliarse la información en    www.carrerasolidariaruanda.org

Y el sábado, 5, el II Concurso Solidario de Puzzles, a nivel nacional. Tiene lugar en los locales de la Parroquia de San Pedro de Mutilva Baja, a las 5 de la tarde la categoría Senior y a las 5,30 la categoría infantil. Después del reparto de premios habrá una chocolatada. Ampliar información en  www.puzzlesypiezas.com

La Campaña también se incluye en las actividades catequéticas y pastorales de las Parroquias. Tiene especial incidencia en la preparación y celebraciones de las Primeras Comuniones y Confirmaciones, sensibilizando e invitando al compromiso solidario. Hay preparado material pedagógico al efecto.

En tiempos de crisis no todo son recortes –hemos dicho- porque en algunos lugares crece la solidaridad.  En el Valle de Aranguren no se olvidan de los muchos que sufren la crisis a nuestro lado -la actividad de Cáritas también aumenta- pero es cierto que otros muchos podemos vivir más sencillamente y compartir lo que tenemos con los que carecen de lo más elemental: comida y vivienda.

Vita et Pax agradece de corazón al Grupo Solidario del Valle de Aranguren y a todos los colaboradores su entusiasmo y esfuerzo: lo hace en nombre de quienes se van a beneficiar de los resultados de esta nueva Campaña y también de las compañeras que trabajan en Rwanda, por el apoyo y estímulo que reciben para la realización de sus tareas.

Centro de formación profesional de Kabuga Rwanda

El centro o escuela Profesional de Kabuga abrió sus puertas en el año 1997, casi inmediatamente después de que los refugiados volviesen de los lugares del exilio. En estos grupos había muchos jóvenes que no habían podido frecuentar las escuelas a causa justamente de su situación de refugiados.
El sacerdote José Ramón Amunarriz misionero de Fidei Donum en Rwanda desde el año 1976 y promotor del Polo de desarrollo de Kabuga no quiso dejar en la estacada a estos jóvenes retornados y a los que habían quedado en el país, abandonados también a su suerte. En su favor inició este centro de formación profesional para que pudieran obtener una formación que les permitiera o bien entrar en el mercado de trabajo o bien poder llevar una vida más digna en su colina desde una profesión que les ayudara a construirse sus sencillas viviendas y las de sus vecinos. Se inició poco a poco y fue creciendo y adaptando sus objetivos a las nuevas necesidades que iban surgiendo después de una guerra tan atroz como la que vivió Rwanda desde el año 93 hasta el año 1998 y cuyas consecuencias estamos todavía sufriendo.

Hoy día la escuela cuenta con doscientos alumnos, chicos y chicas aprendiendo distintas profesiones tales como: carpintería, construcción, fontanería, electricidad, corte y confección, así como formación general  e informática como base importante para el ejercicio de sus profesiones y para la relaciones humanas en los distintos contextos en los que tengan que integrase.

Clases prácticasEn la actualidad los alumnos estudian tres años y perciben un certificado. Viendo la evolución de la sociedad rwandesa y los desafíos que se le plantean (no hay que olvidar que el 64% de la población rwandesa tiene menos de 25 años), hemos creído urgente y necesario elevar el nivel de nuestra escuela para que los alumnos después de la formación reciban un diploma que les autorice y les avale para entrar en el mercado del trabajo con más fuerza. Además la política educativa del país ha impuesto la formación secundaria obligatoria y desde al año que viene los alumnos vendrán con 9 años de formación inicial.

Por otra parte también se está potenciando la formación técnica ya que las más de 20 universidades del país en la que se forman millares de jóvenes cada año no están dando respuesta a sus expectativas. Esta ha sido la razón principal para cambiar nuestra orientación y así otorgar mejores servicios y posibilidades a los jóvenes más desfavorecidos.

Campaña de Manos Unidas

Por: Carmen Álvarez. Vita et Pax – Valencia

Arciprestazgo de Nª Sra. del Puig (Valencia). Lo componen 22 parroquias y algunas agrupaciones, que corresponden a un total de 18 pueblos, en una zona cercana a Valencia.

Dentro de su línea de participación en la Campaña de Manos Unidas, este año el proyecto adoptado se ha enfocado en direcdción a Ruanda, en la zona de Kabuga. Se trata de la ‘Ampliación de la Escuela Profesional’.

La promotora y responsable del proyecto es Milagros Sanz, miembro de Vita et Pax, Trabajadora Social que ha pasado en Ruanda la mayor parte de su vida y allí sigue. Continúa la tarea del misionero de Fidei Donum, José Ramón Amunárriz.

El párroco de Meliana, D. Enrique Arce es el alma que anima toda esta actividad, apoyado por nuestra compañera Isabel Navarro, y con ese motivo invitó a varios miembros del Instituto a intervenir en diversos actos.

Carmen Álvarez se reunió en febrero con los representantes de Manos Unidas en diversas parroquias. Fue la ocasión de sensibilizar más, informar, dar testimonio de nuestro trabajo en Ruanda, teniendo en cuenta que en su última estancia allí en el verano de 2010 visitó precisamente la zona beneficiada y pudo comprobar las necesidades y la utilidad del proyecto. Respondió a las preguntas que se le hicieron después de una escucha muy atenta.

Los destinatarios son unos 500 jóvenes que podrán aprender un oficio.  Para ello se precisa disponer de aulas, oficinas, taller de prácticas, almacén, bloque sanitario…

La segunda actividad fue una Vigilia de oración calificada como ‘Happening’ que se celebró en la Parroquia de los Stos. Juanes de Meliana, en la que se alternó canto, música, oración, lectura de la Palabra de Dios, escenificación, etc. con la participación de distintos pueblos y grupos.

 Hubo unos puntos clave :

    1. Mundos paralelos en la salud
    2. Es necesario abrir los ojos y el corazón a la verdad
    3. Enfermedades asesinas
    4. Y nosotros ¿qué podemos hacer?
    5. Escenificación de la parábola del Buen Samaritano
    6. La salud derecho de todos. Actúa (Lema de la Campaña)
    7. El anciano premio Nobel y el nieto.

Finalmente Carmen Álvarez intervino para dar testimonio como médico, laica consagrada y miembro de Vita et Pax que ha trabajado en Ruanda. Agradeció el interés y tantas iniciativas, animando a la creatividad del amor que no conoce distancias ni fronteras.

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies