XIV Congreso Nacional de Matronas

La Asociación Nacional de Matronas, celebró su XIV Congreso Nacional en Madrid, en la Sede del Ilustre Colegio Oficial de Médicos los días 26 al 28 de mayo pasado, con el lema: “Excelencia: cuestión de equilibrio”. El histórico Anfiteatro se llenó pues hubo más de 400 participantes y entre ellos mucha gente joven, entre otras razones porque la asistencia daba derecho a créditos.

Carmen Alvarez Ricart, miembro de Vita et Pax, Doctora en Medicina, fue invitada a pronunciar la conferencia inaugural que tuvo como título: “Pinceladas en torno a la matrona, a la madre y al hijo.  Antes y ahora; aquí y más allá”.

El antes, se refiere a datos sobre la profesión de matrona en el siglo XIX, sacados de su tesis doctoral en el capítulo referente al tema.  (“La mujer como profesional de la Medicina en la España del siglo XIX”. Anthropos.  Promat.  Barcelona. 1988)

Lo actual se basa en la propia experiencia y reflexión personal tanto en Asistencia Primaria, en Valencia, España, como en Ruanda donde Carmen Alvarez ha trabajado y colaborado profesionalmente.

Puntos destacables de la exposición serían: los derechos de la madre y del hijo; la salud materno/infantil, la implicación del padre, el respeto  al nuevo ser que está en proceso de desarrollo humano; la mujer generadora de vida, cuidadora y gestora.  Importancia del papel de la matrona en la consulta prenatal, en la educación para la salud integral aprovechado la circunstancia del embarazo, en la educación sexual; su influencia en aspectos preventivos, en detección y seguimiento de patologías, en acompañamiento profesional y humano, en orientación, en respeto; siempre en conexión con otros profesionales cada cual en el ámbito de sus atribuciones. La matrona en contacto directo con las fuentes de la vida. La solidaridad con otros pueblos y sectores desfavorecidos

Las llamadas finales fueron estas:

  •  Os animo a seguir poniendo en juego las armas de la paz para defender los propios derechos y los derechos corporativos. Para que el pertenecer a la Asociación sea estímulo mutuo en el sentido de responsabilidad a la hora de los deberes y para que la profesión ocupe el lugar que le corresponde.
  • Os animo a seguir trabajando, sacando el máximo partido a vuestras posibilidades científicas y técnicas, preventivas, curativas, educacionales de la salud, humanas; a caminar hacia la excelencia.
  • Os animo también a promover y difundir la cultura de la vida y la civilización del amor. Amor inteligente que sabe aprovechas los progresos científicos y técnicos, respetando la dignidad humana, en orden a lograr una humanidad mejor.
  • Os animo a contribuir cada vez más a la globalización de la solidaridad, a ensanchar horizontes y mientras actuáis aquí en los propios espacios y puestos de trabajo, que la mente, el corazón y los ojos estén abiertos a otros lugares donde la vida es muy dura; pueblos y ambientes donde, en especial, las mujeres y los niños lo tienen tan difícil y donde nuestras y nuestros colegas trabajan en condiciones precarias y adversas.
  • Os felicito por este Congreso y por la trayectoria de la Asociación; por toda la influencia que ejercéis en la sociedad. Os doy las gracias por vuestra invitación que me ha permitido compartir experiencias y preocupaciones”.

Exprésate. Introduce tu comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies