La oración de amistad

Por: D. Cornelio Urtasun

1.     Orar en el mundo de hoy

Dicen que es difícil convencer al hombre de hoy de la necesidad que tiene de ORAR. ¿No será que la dificultad radica  en  un concepto falso de la oración?

Pedir, solo pedir a un Dios “tapa-agujeros” ¿Tiene valor el clamor de Jeremías: “La tierra está desolada porque no hay quien recapacite en su corazón”?

La panorámica de hoy en gran parte ¿no es fruto de un mundo que no ora, que no sabe orar?

2.    Orar en Vita et Pax

Orar para los miembros de Vita et Pax, es aire fresco para sus pulmones. Si les falta el aire, mueren. Característico del Instituto es la oración de amistad. Se llama oración de amistad, al conversar de nosotros con Jesucristo, real y verdaderamente presente en el Santísimo Sacramento del Altar, como un hombre habla con su amigo, como el hijo habla con su padre, la mujer con el marido, el enamorado con la enamorada, con sencillez, con naturalidad, con palabras llanas que salen del corazón y que van dirigidas al corazón del Señor.

No es definición que se encuentra por ahí. Es el regalo que Dios ha hecho a Vita et Pax y es la razón y explicación de su ser.

3.    Qué es la oración de amistad

El amigable conversar con nuestro Señor Jesucristo real y verdaderamente presente en el Santísimo Sacramento  del Altar. El encuentro con Jesucristo Amigo, con mi Amigo Jesucristo. Hablar con Jesucristo como se habla con un amigo.

¿Cómo enhebramos la conversación con un amigo, con el amigo de nuestra mayor confianza?  El saludo, la conversación, la despedida. Algo así: lleno de sencillez, de diafanidad, de descomplicación, de cariño, de delicadeza, de ternura.

4. La amistad divina

4.1. Canto a la amistad con Dios

Salmo 16: “Por eso se me alegra el corazón y hasta mi carne en seguro descansa, pues no has de abandonar mi alma a la muerte, ni dejas a tu amigo ver la corrupción”
Salmo 22 (21) “Le confió a Yahvé, pues que él le libre, que le salve, puesto que es su amigo”.
Salmo 37 (36) “Apártate del mal y obra el bien. Tendrás para siempre una morada; porque Yahvé ama lo que es justo y no abandona a sus amigos”.
Salmo 40 (41) “En esto sabré que Tú eres mi amigo…”
Salmo 85 (84) “…pues habla Yahvé de paz, para sus pueblo, para sus amigos…”
Salmo 86 (85) “Guarda mi alma, porque soy tu amigo. Salva a tu siervo que confía en ti”
Sab 1,6 “La Sabiduría es un espíritu amigo de los hombres”
Sab 7,22-23 “Hay en ella un espíritu del hombre”

La Sabiduría forma los AMIGOS DE DIOS Y DE LOS HOMBRES. Sab 11, 26 “…Señor, amigo de la Vida (todo lo perdonas porque todo es tuyo…). Sab 12,19 “Obrando así enseñaste a tu pueblo que el justo debe ser amigo de los hombres”.

4.2. Nuestro amigo Jesucristo

Amigo de publicanos y pecadores” Mt 11,19
Amigo: con un beso entregas…” Mt 26,50
“Os digo a vosotros, mis amigos” Lc 12,4
“Todos sus amigos se mantenían a distancia” Lc 23,49
“Nuestro amigo, Lázaro, descansa…” Jn 11,11
“Nadie tiene amor más grande, que el que da la vida por sus amigos” Jn 13, 14.15
“Vosotros sois mis amigos… Os he llamado amigos… Jn 15, 14-15

5.   Así era Jesucristo

Sensible a la amistad con todos los estratos de la humanidad. Jesucristo, después de su muerte no cambió absolutamente nada, tampoco después de su Resurrección.

La historia de cada una de las apariciones contada por los cuatro Evangelistas, reflejan aquel corazón profundamente queredor, amigo y amador de los hijos de los hombres.

Los diálogos con Jesucristo en el Evangelio son las páginas quizá más arrebatadoras: Emaús (Lc 24, 13 -35); Tiberíades (Jn 21, 1-17); María Magdalena (Jn 20,11-18); Nicodemo (Jn 3,1-21); La Samaritana (Jn 4, 1-42); Resurrección de Lázaro (Jn 11,1-43); el ciego de nacimiento (Jn 9, 1-41). Diálogos de Dios con Moisés: Ex 33,20. Nm 12,7. Dt 34,10.

6.    Así sigue siendo Jesucristo

El Jesucristo de los días de su vida mortal al que nos hemos asomado. El Jesucristo Resucitado que hemos contemplado: sencillo a la amistad, provocador del diálogo, cariñosamente guasón, provocador de las declaraciones de cariño, es el que está en el Santísimo Sacramento del Altar.

Está como es. Está como era. Quien tenga fe no puede menos de lanzarse en picado hacia Él a trenzar la más fiera de las amistades.

La ley del “dime con quién andas y te diré quién eres” es, entre otras, la razón que nos avasalla para buscar la amistad que Jesucristo nos brinda.

7.    Mi amistad con Jesucristo

¿Cómo potenciarla? Como toda amistad: ni más ni menos: progresividad, poco a poco.

Retiro Cuaresma 2012

Por: Maricarmen Martín – Vita et Pax, Ciudad Real

Descargar (Retiro-Cuaresma-2012.pdf, PDF, Desconocido)

Encuentro Equipo de Difusión del Carisma

Del 2 al 4 de febrero nos reunimos el Equipo de Difusión del Carisma para tratar diferentes temas que vamos llevando a cabo. Pusimos en común un material de formación que estamos elaborando para los diferentes grupos que se han formando y que quieren compartir nuestro Carisma y Misión. El trabajo se encuentra muy adelantado y próximamente lo concluiremos.

También compartimos la marcha de los dos grupos de Vida y Paz que están formados: el de Ciudad Real y el de Barcelona. Estamos contentas y animadas por estas experiencias y con el deseo de que se sigan multiplicando.

Como siempre nos sentimos muy agradecidas por la acogida de nuestras compañeras de Alustante (Madrid). El ambiente que nos proporcionan nos ayuda a trabajar con más entusiasmo.

Gran caminata por la defensa de la Vida y la promoción de la Paz

Por: Ana  Sucuquí y Mª Carmen Fernández. Vita et Pax. Guatemala

El día 22  de  enero en la región del oriente de Guatemala llamada Jutiapa, dos miembros de “Vita  et Pax” participamos en una marcha por la vida y por la paz, contribuyendo a la edificación de una nueva sociedad fundada en los valores de la verdad, la justicia, la paz, la solidaridad y protección de la naturaleza. Nos unimos juntamente con todas/os  los participantes de las aldeas del municipio y de la zona urbana.

Fue una marcha multitudinaria por la defensa de la vida en todos los aspectos: vida humana, ecológica y social; y denuncia de la gran ola de violencia, secuestros, extorsiones, asaltos y asesinatos que golpean a la población.  En el año 2011 fallecieron  5,500 personas  por estas causas.

Las pancartas que portábamos expresaban la indignación por la violencia, la corrupción, la impunidad, la  contaminación del medio ambiente, la violencia intra-familiar …

Finalizamos la marcha con la celebración de la Eucaristía, presidida por el obispo de la diócesis, Monseñor  Julio Cabrera, quien nos invitó a luchar con todas nuestras fuerzas por la vida, a impulsar y a ser defensores/as de la vida, saber comunicar el mensaje de Jesús a través de la vida y nos insistió que no puede  haber paz si no se  promueve y se trabaja por la vida.

Mucho ánimo y manos a la obra, os invitamos de corazón a ser vida y paz para los demás.

X Jornada de la ATE

Descargar (triptico_ate2012.pdf, PDF, Desconocido)

Quitando lepras por el camino

Por: Conchi Ruiz Rodríguez. Grupo Mujeres y Teología. Ciudad Real.

6º Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo B

Padecer lepra en tiempos de Jesús suponía vivir fuera de las fronteras; el leproso era una persona condenada a vivir apartada, marginada, no podía entrar en los pueblos y ciudades, cualquier contacto o acercamiento a los demás era impensable, era motivo de contagio, la gente huía al verlos, los evitaban… Era imposible su curación, estaban condenados a irse consumiendo poco a poco.

En la primera lectura de este domingo vemos cómo efectivamente a los leprosos se les trataba como personas impuras y debían vivir afuera del campamento. Sin embargo el Evangelio de Marcos nos dibuja una escena que nada tiene que ver con lo que antes hemos comentado.

En este caso el leproso se acerca a Jesús y le propone que lo cure. Se acerca a Jesús con humildad pero con atrevimiento. Él quiere salir de esa miseria, del dolor, de la exclusión, la humillación… Quiere volver a la vida y cree que Jesús puede sanarlo, es una salida a su pobre vida, tal vez la única salida. Deposita su confianza en el Señor, lo reconoce como hijo de Dios, como enviado, pues sólo Dios podía curar la lepra.

La respuesta de Jesús es rotunda; extiende la mano y lo toca, se atreve a tocar lo que hasta ahora era intocable, se estremece compadecido, conmovido ante tanta miseria y ante aquel deseo ardiente de curación; y responde sin titubeos: “quiero, queda limpio”. Responde desde la cercanía. Lo sana desde el contacto, quitando distancias y barreras. Es una respuesta transformadora, que rompe con toda la tradición del pueblo judío. Y le devuelve la vida, no sólo la salud física, también le devuelve la dignidad, el reconocimiento propio y ajeno. Es un claro testimonio de la opción preferencial de Jesús por los últimos.

A pesar de las recomendaciones que Jesús le hace (guardar silencio y presentarse al sacerdote para que verifique su curación) el leproso no hace caso, marcha feliz, contento y cuenta a todos y a todas lo que le ha pasado. Es imposible callar algo tan maravilloso y lo publica a los cuatro vientos. Es tan grande su gozo que no puede ocultar la alegría que siente, tiene que compartirla con los demás. Ha encontrado el tesoro del Reino, se siente salvado. Cuando Jesús entra a formar parte de su historia personal su vida se transforma, ya no es como antes.

El texto nos invita a tender puentes y derribar fronteras, a abrir puertas para que entren aquellos y aquellas que están afuera. Nos invita a ser sanadoras y sanadores desde la cercanía, la acogida incondicional, desde el diálogo… A devolver la vida y la dignidad de los que hoy están en los márgenes, acompañarlos.

También es una invitación a entablar ese diálogo personal con Jesús, a que Él forme parte de nuestras vidas, a reconocer nuestras lepras y dejarnos sanar por Él.

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies