Convivencia 2016

Por: Secretariado de Formación y Espiritualidad de Vita et Pax.

LlegadaSala claseDel 5 al 17 de agosto 2016 tuvo lugar nuestra LXIV Convivencia. Sí, ya es la número 64, el tiempo pasa rápido, sobre todo, cuando se está bien. Tener la oportunidad de poner en común la vida, una vida cuyo centro está habitado por Jesús, es un regalo que apreciamos en todo su valor. Y, como es habitual, tuvimos un poco de todo: oración, Eucarístías vivas, cursillos, piscina, risas, cervecitas, reflexión, confidencias en la oscuridad…

Victoria Cañas nos dio la bienvenida recordando a las ausentes que ya Viven y a las que por diversas Consejocircunstancias no pueden participar. También nos hacía una invitación a abrir puertas “en este año en el que se nos llama a hacer presente el rostro misericordioso de Dios, a restaurar el amor en nuestra sociedad, abrimos la puerta al mundo y es casi imposible no padecer con su realidad, pasar indiferentes ante ella sin conmovernos… Abramos también la puerta hacia el interior de nosotras mismas, nuestros grupos y centros porque nuestro prójimo, nuestras próximas, son las que tengo al lado, con las que Dios quiere que caminemos juntas…”.

Vivir de tiDe estas palabras de acogida se extrajo la oración del primer día que titulamos “Mujeres misericordiosas” y se nos motivaba así: “En esta “puerta santa” de la Convivencia, ofrecemos a Dios nuestros gestos de misericordia –vividos o deseados- en la fraternidad y que repercuten en toda la humanidad”. Fuimos desgranando y rezando las 14 obras de misericordia concretándolas en nuestro ser y quehacer comunitario.

Carmen BarbaJavier VitoriaLos dos  cursillos se nos presentaron ricos en contenido y exigencia. Carmen Barba nos habló de “Cuidar la fraternidad”. Y nos proponía tres pasos: 1. Ser una misma. 2. Ayudar a ser. 3. Construir un nosotros/as. El ser humano, decía, no hace experiencia de Dios, ES experiencia de Dios. Somos hijas amadas de Dios, pero no hijas únicas, tenemos muchas hermanas y hermanos, hijas e hijos muy amados como yo. Aquí radica la fraternidad.

Javier Vitoria nos compartió sobre “Jesús profeta”. No se trata de saber más, nos aclaraba, sino de ser profeta hoy. El profeta, la profetisa, es la boca de Dios. La voz de Dios en una doble dirección: en el anuncio del cumplimiento de la promesa de Dios y en la crítica con la realidad y las prácticas religiosas no acordes con esa promesa de Dios. De Jesús se debe predicar no sólo la caridad, también la fe y la esperanza. La sabiduría de Jesús nace de su experiencia religiosa e interpretó esta experiencia como llamada, como vocación a transmitir lo que había descubierto y lo expresó con la idea judía del Reino de Dios.

Otro momento fuerte de la convivencia fue el trabajo por “generaciones”. “No digas nunca no puedo, personas y grupos con pasión”. En este trabajo se nos invitaba a la pasión por nuestro ADN. Las personas identificadas con su ADN institucional viven con orgullo su sueño, están contentas por el hecho de compartirlo, irradian energía, fuerza, amor por lo que hacen, ilusión y carisma desde la diversidad y pluralidad que las expresa. Ser mujeres apasionadas supone estar comprometidas con el proyecto y el sueño de la institución a la que pertenecemos, poder decir con orgullo: me apasiona mi ADN Vita et Pax. ¿De verdad me apasiona?

DirectorasEl domingo 14 fue libre para la mayoría, otras, las Directoras de los Centros o delegadas tuvieron trabajo. Reflexionamos sobre la vida de nuestros Centros tomando como base el art. 131 de los Estatutos y lo acordado en la IV Asamblea General.

Una novedad de esta convivencia fue la información de la economía anual. Cambiamos el día y trabajamos mañana y tarde. Se nos recordó que no hay comunión espiritual si no hay comunicación Economíade bienes, también temporales. Frente a la filosofía del acaparar, acumular, almacenar… la propuesta y alternativa cristiana es la de compartir. Compartir es más que dar, compartir exponiéndose de algún modo a que falte, contando con la posibilidad de que algún bien valioso para mí me sea arrebatado. No podremos eliminar el hambre en el mundo pero sí podemos aportar cada una y cada Centro nuestra “gota de agua” para que ese hambre disminuya. Y se nos preguntaba a qué “gota de agua” nos comprometíamos personalmente y como Centro.

La fiesta de la Asunción de María nos calentó el corazón y nos introdujo en la tienda para el encuentro con Aquél que nos ha llamado y por el que comprometimos nuestra vida: Jesús de Nazaret.

Vigilia

Como cada año, concluimos alegres y con el deseo fuerte de seguir caminando y mejorar en la dirección del Reino de Dios.

“Misericordear”

Retiro de Primavera 2016

Por: M. Carmen Martín. Vita et Pax. Madrid.

Como viene siendo habitual, el Instituto Vita et Pax organiza en Daimiel (Ciudad Real), el Retiro de Primavera. Este año coincidía con la fiesta de Pentecostés, el 14 y 15 de mayo. Allí fuimos, convocados por la Ruah, dieciséis personas. Estábamos miembros de cuatro Institutos Seculares diferentes, personas casadas, otras solteras, mujeres, hombres… La variedad es un distintivo de este Retiro. Es muy enriquecedor porque la diferencia la vivimos como riqueza.

Daimiel

El tema no podía ser otro: la misericordia. Y la invitación del Espíritu en cada espacio de oración era a “misericordear”. Misericordia es la palabra clave que revela a nuestro Dios. La confianza absoluta y constante de Israel en el amor misericordioso y tierno de Yahve se manifiesta en cada una de las páginas de la Biblia. Pues bien, este amor misericordioso de Dios se ha hecho visible y tangible en Jesús.

Hay quienes invocan la misericordia como subterfugio para justificar la impunidad. Están equivocados. En su etimología latina misericordia tiene que ver con corazón y con pobreza. Es decir, quien tiene misericordia posee un corazón que se pone de parte de los pobres. La misericordia no es permisiva. Eso sería banalizarla. La misericordia acerca el corazón, pone el corazón en la miseria del otro, de la otra. Por eso, la misericordia duele. El corazón sufre cuando se acerca a la miseria de la otra persona.

Por otra parte, la misericordia conduce a la alegría. Nos lo enseña Jesús en esas parábolas de la misericordia del capítulo 15 de San Lucas. En concreto nos cuenta la alegría de una mujer que ha perdido una moneda, se pone a buscarla cuidadosamente y la encuentra. Y dice Jesús: ¡Así es Dios! Como esta pobre mujer que pone la casa patas arriba buscando su moneda y cuando la encuentra le brota la alegría, el compartir, la fiesta.

Una alegría que hace ligera la carga, que no guarda memoria de lo perdido sino gozo por lo encontrado, que necesita comunicarse y que tiene que ver con estar en camino, buscando. ¿No es eso lo mismo que hace Jesús cuando nos ha encontrado, cuando estábamos perdidos y nos ha hallado y necesita comunicarlo al Padre y a los otros, celebrando el banquete con su propio cuerpo?

Precisamente, con la celebración de la Eucaristía concluimos el Retiro, nos animamos a “misericordear” en nuestra vida cotidiana como lo hizo Jesús y nos dimos cita para el año que viene.

diálogosreflexión

Expo-vocacional en Quetzaltenango. Guatemala

Por: Catarina Sánchez. Vida y Paz. Guatemala

El domingo  1  de mayo, participamos como Instituto  Vida  y  Paz  en la Expo Vocacional   que  se celebra  año con año, en Quetzaltenango. Fue un día muy  emotivo  con  la participación  de   jóvenes  inquietos   por  hacer  algo por  el Reino  de Dios.Expo vocacional 16

Se inició el encuentro con cantos, juegos y dinámicas, tan propias del estilo de nuestros jóvenes.

Hubo participación de varias instituciones mediante vídeos de motivación, cuestionando a los participantes a plantearse su propia vocación de vida.

 En esta jornada  participaron  varias  Congregaciones  Religiosas y   dos  Institutos  Seculares, uno de ellos fue el nuestro, Vida y Paz. Compartimos   la misión  y carisma de cada  uno. Dimos a conocer nuestra experiencia de vida, los diferentes  trabajos  que  realizamos  en los lugares donde  estamos  presentes y que guardan relación con la   educación,  la salud y pastoral.

Yo tuve la oportunidad de compartir la identidad de nuestro Instituto.

Hubo  momentos  de reflexión, temas  de  diferentes  estilos de vida, visitas  a las diferentes mesas  donde cada  grupo compartió su carisma, estilo de vida, fundadores y lugares donde están  presentes. También hubo un tiempo de preguntas, donde nuestra compañera  Presen compartió  cómo sintió la llamada  de  Dios  en su vida.

La jornada se clausuró con la Eucaristía  celebrada por  Monseñor  Mario Molina Obispo de  Quetzaltenango.

 

Ellas VIVEN

Por: Secretariados de Espiritualidad y Formación. Vita et Pax.

El día 7 de abril hizo veintidós años que ya no están con nosotras. Y allí fuimos, a hacer memoria de sus vidas y de sus muertes. A decirles que las recordamos, que siguen con nosotras y con su pueblo y que, desde Dios, ellas VIVEN.

DSCF5126

En el libro del horror de tantas guerras de la humanidad, hay un capítulo que corresponde a Ruanda. Un capítulo adverso para el sentido de lo que DSCF5125significa ser humano, pero también una historia fecunda de entereza de la identidad cristiana confirmada con la vida y con la muerte de tantos testigos de la fe. Muchos lugares de la geografía ruandesa están bañados por la sangre de los mártires.

Cuando hablamos de mártires, hablamos de personas que murieron por seguir a Jesús, por identificarse con su proyecto de amor, justicia y verdad, y lo hicieron en circunstancias de extrema conflictividad social. Pero también hablamos de un ingente número de seres humanos, con frecuencia niños, mujeres y ancianos, que han sido asesinados inocente e indefensamente, en grandes masacres, sin libertad siquiera para rehuir la muerte, que forman parte de lo que llamamos “pueblos crucificados”.

DSCF5131Todos ellos, como nuestras compañeras, han sufrido una muerte masiva, inocente y anónima, sin que hubiesen hecho uso de ninguna violencia, ni siquiera la de la palabra. Y los recordamos porque la memoria de Jesucristo, víctima inocente e indefensa, nos impide dejar en el olvido a las víctimas inocentes e indefensas de todos los países y de todos los tiempos y, por consiguiente, tampoco a las víctimas, inocentes e indefensas, del pueblo de Ruanda.

Junto a ellas está, además, la voz de los testigos que siguen vivos. Personas que se encontraron con la muerte en varias ocasiones y, sin embargo, DSCF5146permanecen entre nosotras. Son un milagro viviente. Son testigos y esta palabra reviste sus vidas enteramente y les confiere dignidad y respeto. Testigos de momentos históricos fundantes que dejan huella, que nos muestran la realidad al desnudo, donde se juegan intereses que, por un lado, rebajan el valor de la persona humana a su mínima expresión y, por otro, nos hablan del don de Dios, que nos concede testigos que luchan heroicamente permaneciendo en sus lugares de misión, acompañando al pueblo hasta el final, como “buenos pastores y buenas pastoras”.

Hacemos memoria no para profundizar las heridas, sino para sanarlas, pues donde la verdad no ha brillado, las heridas permanecen abiertas, esperando en silencio una curación que tarda en llegar. Hay que sanar las heridas, pero hay que asumir la verdad para hacer posible de un lado, el perdón y del otro, el arrepentimiento.

Por tanto, el futuro se construye a partir de la memoria, que hace posible la recuperación de la identidad, la dignidad y la justicia. Porque el recuerdo que nos reconcilia, es el que nos permite reconocernos mutuamente, mirarnos como hermanos y hermanas cara a cara y colocar sobre bases firmes el futuro de una sociedad que, se construye sobre el cimiento firme del respeto, de la paz y la justicia.

Nuestra esperanza, además, se fundamente en el Dios de la Vida, el Dios de Abraham, de Isaac, de Jacob; en el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo; en el Dios de Ruanda, Dios de Vida y de Paz al que M. Rose, Thérèse, Bellancille, Winifrida, Inmaculée, Florance, Francine y Béatrice consagraron sus vidas.

DSCF5148

 

 

Convivencia Vita et Pax en Ruanda

Por: Secretariados de Formación y Espiritualidad de Vita et Pax.

DSCF5055Del 28 de marzo al 2 de abril celebramos en Rebero (Kigali) la primera convivencia de Vita et Pax Ruanda del año 2016. Un lugar precioso y un personal acogedor y familiar que nos hicieron la estancia muy agradable.

Por estar celebrando el año jubilar de la misericordia nos centramos en el Evangelio de San Lucas. En concreto, profundizamos en la parábola del Hijo Pródigo (Lc 15,11-32). Un hijo pródigo que se decide a volver con su padre porque ya tenía experiencia de que el padre perdonaba y que, aunque él, hubiera perdido la calidad de hijo su padre no había perdido la calidad de padre. Y un hijo mayor que se enfada. Un enfado producido no por la acogida al hijo pródigo sino por la fiesta, la desmesura del padre en la acogida. La parábola no concluye, es como si nos dijera: y tú, cómo reaccionas.

La metodología fue muy participativa, con charlas, tiempo de trabajo en pequeños grupos y puesta en común, donde se enriquecía lo que cada una había aportado.DSCF5058

La celebración de la Eucaristía era un momento privilegiado del día. La liturgia pascual, con los cantos y danzas característicos de la cultura ruandesa, DSCF5051nos caldeaba el corazón y, como a los discípulos de Emaús, nos ayudaba a reconocerlo al partir el Pan.

La noche era el momento del encuentro festivo donde el chocolate, las risas y confidencias no faltaban.

Agradecemos a Dios y al propio Instituto estos espacios de encuentro personal, comunitario y, sobre todo, con Jesús Resucitado. Un encuentro que nos llena de energía y nos envía a nuestros trabajos y vida cotidiana para seguir siendo testigos de Vida y de Paz.

DSCF5114

Espacios de Paz. Signos de estos tiempos y relatos de mujeres

Nuestro LemaBuenos Aires, 28 al 31 de marzo de 2016. Facultad de Teología de la Universidad Católica Argentina

 

Por: María Jesús Laveda. Vita et Pax. Guatemala

 

Pequeña crónica de una linda experiencia

La participación en este congreso me significó una seria experiencia de estudio y trabajo que tengo que ir retomando, repasando, profundizando  y asentando en mi cabeza y en mi práctica de trabajo y apoyo a tantos grupos de personas con los que hoy me relaciono en Guatemala, especialmente mujeres.

Participantes

Participantes

Han sido cuatro días de encuentro con grandes mujeres teólogas, filósofas, inquietas por la teología y la relación entre mujeres que han puesto sobre la mesa sus estudios, reflexiones, investigaciones y prácticas que nos han enriquecido a todas y todos los participantes. Todas ellas han compartido sus relatos en el ámbito de crear espacios de paz, un signo de estos tiempos.

Tres grandes espacios:

  • Espacios de creación, pueblos originarios y medio ambiente.
  • Espacios de vulneración y sanación.
  • Espacios en movimiento: Migración y prácticas de paz.

En cada uno de ellos la participación de las ponentes ha sido brillante, concientizadora y cargada de energía para seguir animando la tarea de todas nosotras.

La distribución del tiempo ha estado muy organizado de manera que hemos tenido:

  • 6 paneles con tres ponentes en cada uno de ellos.
  • Mini-cursillos con certificación.
  • Talleres alternativos y simultáneos con los cursos.
  • Mesas temáticas con una variedad de aportaciones de una gran riqueza.

Evidentemente, cada participante tuvimos que elegir dónde participar. Yo, además de los paneles que eran de forma general, me integré en el Taller “Mujeres que promueven la paz, ayer y hoy”. Movimiento de búsqueda de una hermenéutica popular feminista en la práctica: desde el futuro, actuar en el presente, haciendo memoria del pasado.

En relación a las mesas temáticas, que estaban planteadas por ejes, participé en los siguientes:

  • Hermenéutica bíblica, espacios de paz y diálogo interreligioso.
  • Ética de la paz. Espiritualidad y cuidado.
  • Una teología más inclusiva a partir de lugares teológicos más inclusivos. La resiliencia teológica en el proceso de desencorva-miento de las mujeres.

Uno de los testimonios que más me impactó en relación a las prácticas de paz fue el aportado por Norma Morandini, mujer argentina, hija de una de las madres de Mayo y que vivió la experiencia de la desaparición de dos de sus hermanos, y que ya han sido confirmadas sus muertes. También la de Adolfo Pérez Esquivel y su martirio y tortura, vividos con tanta dignidad, fortaleza y paz.

Hay documentos que se pueden estudiar, pero el compartir la vida, del modo como ellos lo hicieron, es lo que nos permite una mayor toma de conciencia y energía para provocar cambios en nosotras mismas.

Tuvimos la oportunidad de hacer oración ecuménica, integrando formas y expresiones de los distintos pueblos indígenas. También hubo celebraciones de la eucaristía.

Nos regalaron con una clase magistral de tango que hizo las delicias de todas/os  y provocó intentos de aprendizaje en algunas/os.

En una segunda oportunidad nos brindaron la posibilidad de disfrutar con bailes folklóricos argentinos, de los llamados chacareras.

La organización del congreso ha sido excelente, de una gran eficacia y eficiencia. Resolviendo problemas, animando y acompañando a cada una de las participantes.

Mujeres artesanas de Paz

Mujeres artesanas de Paz

En el día de la clausura del congreso se hizo mención de las elegidas “Mujeres artesanas de la Paz” de diferentes países ofreciendo para cada una de ellas, un pequeño recuerdo significativo del

congreso que se le va a hacer llegar.

Buen asado. Buenas meriendas. Buena convivencia al estilo de las mujeres. Encuentros con amigos y siempre la alegría de saber que no estamos solas en la tarea y que “somos más”.

Regresamos cada una a nuestro lugar de vida y trabajo llevando en el corazón mucha alegría y el entusiasmo renovado de seguir trabajando con y por las mujeres.

Gracias Leo

EUCARISTÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS POR LEONOR CASIANO

Por: M. Carmen Latre. Vita et Pax. Alicante

LeonorNos encontramos reunidos esta tarde en la Parroquia de los Dolores de Madrid para celebrar la Eucaristía que siempre es Acción de gracias, pero hoy de manera especial  queremos dar gracias al Señor por la vida de Leonor Casiano. Que acaba de fallecer en Pamplona.

Nacida en el corazón de Madrid en una familia muy religiosa, sintió muy pronto la llamada del Señor a seguirle de una forma radical y generosa al servicio del Reino, y lo concretó en el Instituto Secular Vita et Pax con sede en Pamplona.

La familia Casiano y nosotras, miembros de Vita et Pax,  sentimos la pérdida de Leo, pero tenemos la confianza de que ella descansa en Dios, y allí junto a los suyos y junto a los miembros de Vita et Pax goza ya de la presencia del Señor. GRACIAS LEO.

Mucho podríamos decir de ella, pero no resulta fácil sintetizar: Mujer sencilla, amable, acogedora siempre, culta, fiel en el seguimiento a Jesucristo, y tomando las palabras de un amigo nuestro “mujer de mucha vida, alegría, esperanza y además muy versada en diferentes y varios temas de toda índole con la que se conversaba ricamente” y añadimos nosotras, con un gran espíritu de artista y soñador.

Todo esto lo hemos compartido con ella. La familia, con el apoyo y la palabra siempre reconfortante en los momentos difíciles y de alegría. Nosotras, llevando a cabo juntas la tarea y Misión de la difusión de la cultura a través de las librerías Manantial, Sorgente en Roma y Tokyo, donde desplegó todo su ser con una gran actividad a favor de la cultura y el apoyo a las emigrantes y españolas que buscaban en ella el apoyo y consejo en los momentos de dificultad.

Hoy la familia Casiano, la mamá Pepi, su hermana Marisa y demás familia, así como nosotras, miembros de Vita et Pax, os agradecemos vuestra presencia y damos gracias al Señor por Leo que desde el cielo sigue presente en nuestras vidas.  ¡GRACIAS DE NUEVO LEO!

Reunión de Directoras

Por: Secretariados de Formación y Espiritualidad de Vita et Pax.

DSCF4984Los días 4, 5 y 6 de marzo, las Directoras de los Centros del Instituto Secular Vita et Pax nos hemos reunido en Madrid para celebrar nuestra reunión anual. El tema de este año ha sido: Búsqueda conjunta en el caminar de nuestros Centros. Han sido días para compartir, profundizar, confrontar… buscando siempre que nuestros Centros sigan caminando según Dios quiere que lo hagan.

Tuvimos como base para la reflexión el texto evangélico de la multiplicación de los panes (Mt 14,14-21). Todas sabemos una de las interpretaciones más conocida de este relato de milagro: cada persona que allí se encontraba puso en común lo que tenía; de esta manera, todas pudieron comer y hasta sobró. El impulso primero de los discípulos fue buscar la solución más cómoda y menos comprometida… que se “compren comida”. Que cada quien se resuelva sus problemas como pueda. Jesús les replica llamándolos a la responsabilidad. Frente al “comprar”, Jesús propone el “dar de comer”. Al “comprar”, regido por las leyes económicas, Jesús opone el “dar” generoso y gratuito.

Luego, Jesús coge todas las provisiones que hay en el grupo y pronuncia las palabras de acción de gracias. De esta manera, el pan se desvincula de sus poseedores para considerarlo don de Dios y repartirlo generosamente entre todos los que tienen hambre. Esta es la enseñanza profunda del relato. Cuando nos liberamos de nuestro egoísmo, sobra para cubrir la necesidad de todos.

Ante la situación de nuestros Centros, tal vez hoy, también nosotras escuchamos la voz de Jesús llamándonos a la responsabilidad: “dadles vosotras de comer”, “dales tú de comer”. Jesús nos invita a compartir lo poco o mucho que podamos hacer para que nuestros Centros puedan seguir caminando según Dios quiere que lo hagan. No es sólo tarea del Consejo, ni sólo de la Directora, ni sólo de la que tiene mejor salud, ni de la más joven… es tarea de todas. Esta es la alternativa: que todas colaboremos, que  seamos capaces de compartir nuestro “pan” para seguir fortaleciendo la fraternidad.

Pusimos en común todo lo aportado por las compañeras e intentamos llegar a presentar algunas alternativas para dar una mejor respuesta, hoy, a nuestras situaciones. La evaluación del encuentro fue muy positiva. Estos días en común nos ayudan a revitalizarnos, a fortalecer el sentido de pertenencia y a llevar a cabo la misión con más energía y esperanza. Con estas actitudes nos volvimos cada una a nuestros lugares con el mandato de Jesús: “Dadles vosotras de comer”.

Momentos de encuentro

Por: Secretariado de Formación y Espiritualidad de Vita et Pax

Estamos en Cuaresma y es un tiempo propicio para los encuentros en profundidad, para poder compartir lo mejor de cada una y las expectativas y deseos que llevamos dentro de mejorar y de convertirnos a una vida más misericordiosa.

Rosa y participantes

Rosa y participantes

Eso es lo que ha ocurrido estos días en nuestra casa de la calle Pintor López de Valencia. Como ya lo hizo en la zona de Pamplona, Rosa Belda nos acompañó el día 13 de febrero. Estuvimos toda la tarde del sábado dialogando sobre la vida, la muerte y la libertad. Sobre el Testamento Vital y otras cuestiones bioéticas en la práctica médica. Rosa inició su reflexión con la pregunta ¿cómo nos enfrentamos a la enfermedad grave y a la muerte? Y nos urgió a dignificar en morir. Dignificar el morir tiene que ver con no matar la posibilidad de vivir el morir, sino dar paso a la apropiación del morir.

Dignificar el morir es también acompañar en los interrogantes, miedos y soledades; aliviar los dolores y malestares corporales; que el momento final sea en consonancia con la vida vivida; que seamos dueños de nosotros mismos…

Y nos preguntábamos, está hoy el morir amenazado de indignidad. Desde mí:

  • Sigo siendo yo, aunque me veas casi inconsciente, respirando con dificultad, paralizada en una cama, con un cuerpo vencido de años…
  • Y este decirme lleva consigo el acto de “ponerme en pie” y afirmar que ni el dolor, ni el sufrimiento, ni la enfermedad, ni la misma muerte pueden arrebatarme lo que soy.

En torno a estas reflexiones concluimos el sábado y el domingo día 14 celebramos el cumpleaños de nuestra compañera Mary Bravo. Agradecimos a Dios su vida y su entrega y se lo dijimos cantando.

Cantando

Cantando

Escucha atenta

Escucha atenta

 

 

 

 

 

 

Y el día 16 estuvimos de retiro: “Este es el tiempo de la misericordia”. La Cuaresma es un tiempo propicio para dejarnos sorprender por Dios. Una Cuaresma que, esta vez, tiene un color especial. El día 8 de diciembre del pasado año se abrió el Año Santo de la Misericordia. El mismo Papa en la Bula de Convocación del Jubileo nos llama a que “La Cuaresma de este Año Jubilar ha de ser vivida con mayor intensidad, como momento fuerte para celebrar y experimentar la misericordia de Dios” (Nº 17).

Este es nuestro deseo, nuestro anhelo más profundo ser mujeres con entrañas misericordiosas que se dejan conmover por el dolor ajeno y se comprometen en establecer unas relaciones más justas y un mundo más de Dios.

DSCF4957

 

Voluntades anticipadas

Por: Secretariados de Formación y Espiritualidad. Vita et Pax.

El día 16 de enero recibimos en Etxetxikia de Pamplona a Rosa María Belda Moreno con la que dialogamos sobre laTema vida, la muerte y la libertad. Participamos en el encuentro 23 personas motivadas por querer vivir nuestra propia muerte de forma digna. Rosa empezó preguntándonos cómo nos enfrentamos a la enfermedad grave y a la muerte. Porque lo cierto es que las decisiones al final de la vida son difíciles y muchas personas carecen de capacidad para tomar decisiones en el momento en el que se enfrentan al proceso de morir. Qué hacer.

Preparativos

Preparativos

Rosa nos aclaró la diferencia entre eutanasia, suicidio asistido y limitación del esfuerzo terapéutico (LET). Y se centró en la limitación del esfuerzo terapéutico que definió como retirar o no iniciar medidas terapéuticas porque el profesional sanitario estima que, en la situación concreta del paciente son inútiles, ya que tan solo consiguen prolongarle la vida biológica, pero sin posibilidad de proporcionarle una recuperación funcional con una calidad de vida mínima.

Cada persona tenemos una idea particular sobre cómo deseamos vivir y morir. Dignificar el morir tiene que ver con no matar la posibilidad de vivir el morir, sino dar paso a la apropiación del morir. Para ello, uno de los medios es elaborar el Testamento Vital, Documento de Voluntades Anticipadas o Instrucciones Previas. Qué es esto: es la manifestación escrita de una persona capaz que, actuando libremente, expresa los deseos de forma anticipada en relación con los cuidados y tratamientos de salud que desea recibir para que sean tenidos en cuenta por el médico o por el equipo sanitario responsable de su asistencia en aquellos momentos en los que se encuentre incapacitado para expresarlos personalmente.

Compartiendo

Compartiendo

Planificar anticipadamente no es sólo escribir este documento, sino que es también un proceso comunicativo con la familia y seres queridos, así como con los profesionales para que, cuando llegue el caso, conozcan cómo deseo vivir mi muerte.

Para la reflexión en grupos nos dejó estas cuestiones:

  • ¿Qué dificultades y dudas me plantea este tema? ¿Me parece algo básico, que toda persona/ciudadano debería pensar? ¿O, por el contrario, no lo veo claro, prefiero no pensar en ello, o que otros decidan por mí?

  • Haciendo un ejercicio de imaginación, ¿cómo me gustaría que fuera mi proceso de morir? ¿Cuáles son los valores que quiero que estén presentes en ese momento, que sean respetados siempre y en todo lugar?

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies