Con el Reino de Dios y su justicia no se juega

Con el Reino de Dios y su justicia no se juega

Por: Maite Menor Esteve. Vita et Pax. Guatemala

Domingo 28 del Tiempo Ordinario, Ciclo B

La palabra de D**s siempre tiene algo que decirnos para nuestro HOY, la cuestión es si nos dejamos interpelar por esa “palabra”. El libro de la Sabiduría nos invita a priorizar por las cosas verdaderamente importantes, la prudencia y la sabiduría, por encima incluso de la salud, la belleza y las riquezas,  tan valoradas en nuestro mundo. ¿Será por eso que nuestro mundo está como está? ¿Dejamos cabida para la prudencia y la sabiduría? ¿O son las riquezas verdaderamente, lo que ansiamos y todo lo que con ellas, se puede conseguir?

Jesús en el evangelio es claro y contundente en su encuentro con el joven rico. Primero le contrasta con los mandamientos, no matarás, no robarás, no darás falso testimonio, no estafarás, etc. Si nos encontráramos con Jesús ¿podríamos decir como el joven rico, todo eso lo he cumplido desde pequeño? La situación por la que está pasando Europa, y  de una manera especial, España, es precisamente porque hay muchas personas, muchas más de las que creemos y que seguramente, se declaran cristianas, católicas y romanas… que no pueden decir que eso de no robar y no estafar, lo han cumplido desde pequeños, porque la situación actual es debida a los que roban y estafan, a los que se aprovechan de las personas de buen corazón, como ejemplo tenemos las “preferentes”.

Toda esta situación se la debemos a los especuladores que con sus acciones hacen que cada vez suba más la prima de riesgo  y necesitemos que nos presten dinero para seguir dándoselo a los que antes nos lo han robado. Hay que buscar dinero para los que antes han robado, hay que buscar dinero para pagar indemnizaciones millonarias y sueldos desmedidos e injustos, pero no hay dinero para la educación, para la atención médica y ahora, hasta los inmigrantes, tienen que pagar para ser atendidos médicamente.

Sinceramente, creo que no aguantaríamos la mirada de Jesús porque se nos caería la cara de vergüenza, precisamente porque nos seguiría mirando con cariño, como al joven rico, su mirada denunciaría tantas acciones corruptas que no tienen nada que ver con lo que él propone para los que le quieren seguir. Para Jesús, una cosa es la importante, seguirle a él y eso significa, dar el dinero a los pobres. No se puede servir a D**s y al dinero, tenemos que elegir. El seguimiento de Jesús es radical.

Qué difícil les va a ser a los ricos entrar en el reino de D**s, qué difícil les va a ser a los que juegan con la vida de los demás entrar en el reino de Dios, qué difícil va a ser para los corruptos, estafadores, especuladores, etc., entrar en el reino de D**s. La palabra de D**s hoy nos invita a la conversión de verdad, a romper con todo lo que nos ata, sea salud, belleza, riquezas… para que podamos seguir a Jesús y trabajar por ese sueño de justicia, fraternidad y sororidad, que D**s tiene para con toda la humanidad.

                                              

                                                                                                          

Menú
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »