Del pan y los peces… al PAN de VIDA

Del pan y los peces… al PAN de VIDA

Domingo 17º del T. O. Ciclo B

Por: Sagrario Olza. Vita et Pax. Pamplona.

En este domingo dejamos el Evangelio de San Marcos y tomamos el de San Juan, en el capítulo 6, que nos acompañará también en las próximas  semanas.

Mucha gente, una muchedumbre, seguía a Jesús, “porque veían los signos que hacía con los enfermos”. Llega un momento en que Jesús se sienta y con él también los discípulos. Mira a la gente que tiene delante…  y quiere hacer  otro signo para manifestarles su verdadera identidad.

Tiene un diálogo intencionado con los Apóstoles, Felipe y Andrés: “¿Con qué compraremos pan para que coman todos éstos?” La respuesta de Felipe es lógica, ¿cómo se le ocurre esto al Maestro? “¡Ni con doscientos denarios…!”. Andrés tiene mejor voluntad y le habla del muchacho que tiene cinco panes y dos peces pero… ¿qué solucionan para tanta gente?

Jesús multiplica la pequeña aportación del muchacho y toda aquella muchedumbre come pan y pescado.  Y queda maravillada. Y proclama: “Este hombre tiene que ser el profeta que debía venir al mundo”

“Jesús se dio cuenta de que pretendían proclamarlo rey. Entonces se retiró de nuevo al monte, él solo”.  Jesús no busca ese reconocimiento, él quiere que la gente capte algo más profundo. Esos panes y esos peces, que  han alimentado sus estómagos, son signo del mismo Jesús,  el Pan de Vida, el verdadero Profeta, el Mesías enviado por el Padre.

En los próximos domingos el Evangelio de Juan nos irá relatando el discurso sobre este Pan, que es Jesús. Él mismo se manifestará: “Yo soy el Pan Vivo bajado del cielo. El que come de este Pan vivirá siempre. Y el Pan que yo daré es mi carne. Yo la doy para la vida del mundo” (Jn.6, 51-52)

Jesús es Pan, Jesús es Carne, Jesús es Alimento, Jesús es Vida y da Vida. “El que come mi Carne y bebe mi Sangre vive en mí y yo en él”.  Los cristianos conocemos el significado de la multiplicación de los panes y los peces. En la Eucaristía nos alimentamos del verdadero Pan de Vida. Si vivimos en Jesús y Jesús vive en nosotros estaremos haciéndole hoy presente entre los que nos rodean y nuestras vidas serán Vida para los demás. ¡Qué misión y qué servicio! Y el mundo Le necesita.

Menú
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »