Día 8 de marzo: una fecha para recordar y vivir

martes, marzo 1st, 2016

Comunicado ante el Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Por: Mujeres y Teología de Ciudad Real. JOC: Juventud Obrera Cristiana   www.joc.es HOAC: Hermandad Obrera de Acción Católica   www.hoac.es

ACTOPÚBLICOEl 8 de marzo es un día para rememorar el pasado y ser agradecidos y agradecidas; para observar el presente y hacernos eco de la realidad; y también para mirar al futuro y lanzarnos valientemente hacia él.

8 de marzo de 1911: el pasado que construyó el presente. Fue en 1911 cuando se celebró por primera vez el Día Internacional de la Mujer Trabajadora con una reivindicación a favor del derecho al voto, el derecho al trabajo y la no discriminación laboral.

Con aquel primer Día Internacional de la Mujer Trabajadora se inicia una tradición que cumple 105 años de lucha en pro de la igualdad, la justicia, la paz y el desarrollo. Nuestra admiración, por tanto, hacia las mujeres que han luchado por defender su dignidad de mujeres y de trabajadoras, y que han conseguido la conquista de fundamentales derechos sociales, económicos y políticos.

8 de marzo de 2016: una acentuación de las desigualdades sociales Hoy, en este 8 de marzo, queremos tener presentes a todas las mujeres trabajadoras, especialmente a las que día a día luchan contra la incertidumbre económica y vital de un sistema económico que precariza nuestras condiciones de vida y de trabajo, que crea cada día más pobreza y más desigualdad.

Las mujeres con poca cualificación, con empleos poco remunerados y sin derechos, con importantes responsabilidades familiares son el eslabón más débil y que soporta mayor discriminación y mayor explotación por ser mujeres trabajadoras y trabajadoras pobres.

Los recortes sociales, las reformas laborales, la supresión de ayudas a la dependencia…, han generalizado la precariedad y la flexibilidad, con especial incidencia en las mujeres, doblemente discriminadas tanto en el ámbito doméstico como en el laboral, a pesar de los avances. Además, en una sociedad mercantilizada como la nuestra, el trabajo del hogar y los cuidados para sostener la vida, realizados desde la gratuidad, fundamentalmente por mujeres, no son valorados ni considerados.

Una mirada al futuro desde la esperanza. En contraste con la lógica actual que domina la vida social, política y cultural, hemos de aspirar a humanizar la sociedad, atendiendo preferentemente al empobrecimiento de millones de personas. La lucha contra las desigualdades, discriminaciones e injusticias que hoy padecen las mujeres necesitan de cada uno de nosotros y de nosotras. La corresponsabilidad entre ambos sexos es imprescindible y necesaria.

En este Día Internacional de la Mujer Trabajadora, Mujeres y Teología, la JOC (Juventud Obrera Cristiana) y la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica), nos comprometemos en nuestra tarea a trabajar por el sueño de la igualdad de derechos, igualdad de oportunidades y progreso para todos y todas: “Las reivindicaciones de los legítimos derechos de las mujeres, a partir de la firme convicción de que varón y mujer tienen la misma dignidad, plantean a la Iglesia profundas preguntas que la desafían y que no se pueden eludir superficialmente.” (Papa Francisco Evangelii Gaudium nº 104).

Invitamos también al conjunto de la sociedad a no permanecer impasible ante las situaciones de deshumanización y empobrecimiento de tantas mujeres. Este día es una llamada al compromiso y a la denuncia profética, a la reflexión y a la acción, sabedores y sabedoras de nuestra capacidad para organizar la vida social desde la igualdad y desde el respeto a la diversidad de cada hombre y mujer.

Comments are closed.

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies