Encuentro grupo Vida y Paz de Ciudad Real

jueves, febrero 25th, 2016

Por: Ascensión de Vicente. Vita et Pax. Madrid

El día 18 de febrero tuvimos en nuestra casa de Ciudad Real el encuentro mensual del grupo de Vida y Paz. Nos reunimos 12 personas, alguna faltó por tener otros compromisos, pero siempre con el corazón puesto en el encuentro, ya que cada día se valora y se siente como algo muy importante en sus vidas.

Iniciamos la reunión, en el que nos acompaña Ascensión de Vicente que reemplaza a Mary Carmen Martín, con la invocación al Espíritu, fuerza del Padre que nos acompaña siempre en el camino. La Palabra de Dios nos presidió a través de San  Lucas.  Jesús envía a los discípulos de dos en dos, con instrucciones concretas sobre el cómo realizar la Misión,  sin bastón ni alforja para el camino, que traducidos al lenguaje de hoy, diríamos con un desprendimiento total, fiados en el Señor. Compartimos lo que esta lectura nos había sugerido y llegamos a la conclusión de lo lejos que estamos de este programa que Jesús nos propone, pues cada  vez necesitamos más medios para todo lo que supone la evangelización.

Tuvimos un recuerdo de Acción de Gracias por la vida de Jesús Cebrián, hermano de Ascen que ha partido hacia la casa del Padre, hombre sencillo y bueno, que ha sabido vivir la Misión encomendada tanto en la familia como en el trabajo, con responsabilidad y comprometido con lo que hoy se vive de pobreza y marginación.

Continuamos con el tema “Misión” iniciado en el encuentro de Noviembre iluminado y ampliado por Mary Carmen en enero con el tema “Estrellas en la noche”. Hicimos una reflexión profunda y compartida  sobre la realidad del mundo en el que tenemos que realizar la Misión, mundo de injusticias y desigualdades, violencias y guerras que provocan los grandes flujos de refugiados que mueren en el  Mediterráneo etc, etc, compartiendo la dificultad que supone ser testigos del Evangelio. Sabemos que con nuestras fuerzas es difícil, pero contamos con la del Señor.

El compartir fue profundo y fluido, animándonos unas a otras con el testimonio mutuo, esto es la fuerza del grupo, de la comunidad.

Después pasamos al tema “Necesidad de raíces para la Misión”. Pilares que deben sustentarla,

-Una experiencia espiritual fuerte

-Formación permanente

-Hábito comunitario

Vimos la importancia de estos tres pilares, es  muy necesaria la oración, la vivencia de la Eucaristía, la Palabra, una formación permanente basada en una buena información y muy importante también el espíritu comunitario.

Esto nos llevó a preguntarnos, “a qué nos compromete”. A una vida espiritual profunda enraizada en Jesucristo, a una búsqueda de medios de formación constante y a ir enriqueciéndonos comunitariamente, aprovechando los medios técnicos actuales para comunicarnos, darnos las noticias que se den en el grupo y así reforzar el sentido comunitario.

Para la última parte del tema, que continuaremos en el próximo encuentro, “la  Misión en Vita et Pax”, dimos una lectura del tema sobre cómo se ha ido realizando la misión y el pensamiento de nuestro fundador P. Cornelio quien tuvo las ideas bien claras desde el comienzo. Nos pusimos como tarea releer y profundizar en ese pensamiento que todas reconocimos es muy rico y actual.

Como siempre terminamos con el ágape fraterno, regado con un buen licor “pacharán” y la despedida gozosa de todas y cada una.

Comments are closed.

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies