Encuentro grupo Vida y Paz de Ciudad Real

jueves, febrero 19th, 2015
Salón

Salón

Altar

Altar

Acogida

Acogida

Llevamos ya cuatro años de vida como grupo Vida y Paz, acompañándonos en la fe y en nuestro seguimiento a Jesús, pero siempre nos gusta cuidar la acogida: el salón con las sillas colocadas esperando las participantes, el altar con la Biblia y las velas, invitándonos a la oración, algo de incienso para que la casa huela bien… y así van llegando, poco a poco, e iniciamos nuestra reunión. Nos alegró mucho la sorpresa que tuvimos de una persona nueva que quería participar.

La oración fue un poco más extensa de lo habitual, hemos iniciado la Cuaresma y queríamos rezar juntas, con sosiego, al inicio de este tiempo. Nos ayudó el Salmo 50, el salmo penitencial más característico. Y compartimos nuestras debilidades, nuestros límites… nuestro pecado. Y los pusimos en las manos de Dios para que nos perdone y, para que convierta nuestro corazón de piedra en un corazón de carne.

Y pasamos al tema de formación de hoy, “María”. Nos introdujo las palabras del Padre Cornelio, fundador de Vita et Pax, María es la última de las características descriptivas de la espiritualidad de Vita et Pax. Es el broche de oro con que se cierra la descripción del Carisma original del Instituto… Con su presencia y participación en la realización de las grandes etapas de la Historia de la Salvación, María, es modelo de aquellos que en la Iglesia, engendran a Cristo en los hombres”.

Profundizamos en la vocación de María (Lc 1,26-38). Tomamos conciencia de lo que le tuvo que suponer a María aceptar su misión. Se turba pero se sobrepone. Ella asume las riendas de su vida. En el riesgo de lo desconocido, planifica, pregunta, piensa… el resto, Dios, a través de la vida misma, lo irá diciendo…

El escenario de su vocación no es el templo con su culto, sino su propia morada, un espacio femenino, en la aldea. Al igual que a ella Dios sigue llamando, nos sigue llamando, en medio de la familia, del trabajo o de la vida social, en el pueblo, en el barrio o la ciudad… Por eso, respondimos a esta cuestión: ¿Vivo mi vida como vocación, es decir, como llamada de Dios?

Se abrió un rico compartir en torno a esta cuestión. Cada una en su propia llamada tratamos de ser fieles y coherentes a la respuesta dada.

Comments are closed.

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies