Jornada de animación vocacional

lunes, agosto 13th, 2012

Por: Ma.Jesús Laveda. Vita et Pax. Guatemala

Los días 24 de Junio y 1 de Julio realizamos una Jornada de animación Vocacional en Quetzaltenango y Guatemala capital, respectivamente.

En total participaron 49 jóvenes, con ilusión y ganas de profundizar en eso que llamamos “llamada” a la búsqueda de sentido para nuestra vida, estemos donde estemos y hagamos lo que hagamos.

Todas las jóvenes eran estudiantes de Primaria por Madurez y Educación Básica, algunas ya estaban culminando su carrera de diversificado.

Las Jornadas se prepararon con esmero y cariño con el objetivo de prestar un servicio a las jóvenes que se plantean su opción de vida y buscan orientación para dar respuesta a sus inquietudes de qué hacer con sus vidas, hacia dónde pueden orientarlas y qué espera Dios de ellas, de lo que son y guardan en su corazón.

Iniciamos cada  Jornada con una oración que facilitaba una mirada a la realidad del país, presentando, en torno al altar maya, fotografías con aspectos sociales, económicos, políticos, culturales, sociales que dañan a las personas y no permiten una sociedad más justa, democrática, cercana a las necesidades de la población. Oración, cantos, Palabra de Dios que nos fue preparando para el siguiente punto: “Tienes una llamada”.

Haciéndonos eco de los estilos propios de las jóvenes, presentamos una propuesta donde reflexionamos sobre el uso del celular, los mensajes electrónicos… y nos planteamos qué significa y qué hacer ante la llamada de Dios a ser seguidoras de su plan de construcción del Reino para todas y todos.

Más tarde tuvimos una reflexión personal en torno a una “carta” que cada una recibió a título personal, copia de la carta que Jesús de Nazaret escribió a su mamá María cuando decidió,  a la muerte de Juan el Bautista,   dejar su entorno familiar y de seguridad personal y embarcarse en esta aventura de ser comunicador de Buenas Noticias para su Pueblo.

Posteriormente tuvimos un Plenario en donde las jóvenes fueron compartiendo sus emociones, sus reflexiones personales y a qué se sentían llamadas.

La Jornada finalizó con una oración, complemento del primer momento oracional,  en la que fueron invitadas a asumir alguna de las realidades representadas en el altar, para transformarlas en signos de vida para nuestro pueblo. Verbalizaron su compromiso y terminamos con un abrazo solidario de apoyo, ánimo para la tarea y alegría por el compartir de todo el día.

En medio de todo hubo juegos, risas, cantos y un rico almuerzo.

Regresamos contentas, dispuestas a seguir apoyando a estas jóvenes en una futura Jornada donde profundizar más directamente la vocación secular consagrada y donde ofertar nuestro propio carisma de Vida y Paz.

                                                 

Leave a Reply

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies