Reinar es servir – servir es reinar

Reinar es servir – servir es reinar

Domingo 34º Fiesta de Cristo Rey

Por: Josefina Oller. Vita et Pax. Guatemala.

El evangelista Marcos, que nos ha acompañado a lo largo de este año litúrgico -con algunas excepciones- este domingo, vuelve a ceder el paso a Juan para que sea éste quien revele con toda claridad el secreto tan celosamente guardado por él: la realeza de Cristo Jesús

Son muchas las ocasiones en las que a Jesús lo han querido proclamar rey y de ellas siempre él ha escapado silenciosamente, escabulléndose entre la multitud y retirándose a orar.  Para él no había llegado “su hora”. Y la hora llegó cuando justamente era el pueblo -que lo había querido proclamar rey-  quien pedía su condena. Y la pedían ante Pilato, el representante del César.  Entre los dos se inicia el diálogo. Pilato le pregunta qué ha hecho, le pregunta si es rey. Y Jesús contesta serenamente con otra pregunta para luego afirmar abiertamente que sí es Rey.

El procurador se desconcierta, Jesús le aclara: “pero mi reino no es de este mundo”. Para un juez romano que no tenía idea de quién era Jesús pero experto en leyes,  eran incomprensibles sus respuestas. Estaban frente a frente dos conceptos opuestos: el reinar según el mundo, hecho de arrogancia, de poder, de  prepotencia, de egoísmo y el reinar según Dios, hecho de vida y verdad, de  justicia y paz, de servicio, de amor y perdón.

Imposible que se entiendan. Están en planos completamente diferentes.  Jesús -que sabe que tiene la muerte cerca- muestra la serenidad de quien es señor de sí mismo,  de quien tiene la madurez psicológica y espiritual para ser señor de los acontecimientos, es el hombre perfecto, el que el Padre envió y que supo “despojarse de su rango pasando por uno de tantos” y llevando una vida igual a todos subrayada desde el principio por su fidelidad y obediencia a la voluntad del Padre y por su constante actitud de servicio a los demás.

No se cansó de inculcar esta actitud a sus discípulos -lo hemos reflexionado y contemplado a lo largo de los domingos de este año- y nos lo inculca también a quienes somos ahora sus seguidores: “no he venido a ser servido sino a servir”. Servir  tiene que ser la actitud fundamental del discípulo/a;  de las  comunidades eclesiales, de toda la Iglesia.  Pero si “a la luz de esta actitud de Cristo, solo sirviendo se puede verdaderamente reinar, a la vez, el  servir exige tal madurez espiritual que es necesario definirla como reinar” (RH 21).  Servir exige dominio de sí, vigilancia de las inclinaciones egoístas y manipuladoras, ejercicio de la escucha, la humildad y el discernimiento para en todo momento buscar el bien de las personas.

Todos/as  cuantos  nos llamamos seguidores/as de Jesús de Nazaret, deberíamos dar dentro de las estructuras del mundo este testimonio para lograr que poco a poco cambien los criterios de  dominio y de poder de los que está llena nuestra sociedad. Es únicamente desde ahí que podremos esperar lo que tanto anhelamos: que  otro mundo es posible.

Que la festividad de Jesucristo Rey y la próxima entrada al Año de la Misericordia convocado por el papa Francisco, sean un estímulo para que progresemos en  el servicio desde las mejores actitudes evangélicas.

 

Menú
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »