Renovación de Oblación. 

“Somos amigas de Jesucristo para el mundo”

Por: M.Carmen Martín. Vita et Pax. Ruanda

Como las flores en primavera, las vocaciones de Vita et Pax Ruanda florecen y son el fruto del Espíritu Santo y la impronta de nuestro fundador, el Padre Cornelio Urtasun, que soñaba con que el carisma que le había sido confiado se expandiera y perfumara el mundo y, concretamente, Ruanda.

El fin de semana del 6 al 8 de noviembre, en nuestra casa de Nyakabanda (Kigali. Ruanda), hemos tenido la preparación para la renovación de Oblación de cuatro compañeras de nuestro Instituto Vita et Pax. Ha sido un encuentro fraterno; rico en compartir, en ilusión y en ganas de decirle al Señor Jesús, sí, queremos renovar nuestra Oblación, es decir, nuestra donación a Jesús y al mundo que nos rodea.

El tema que nos ha servido de referencia ha sido:  Somos amigas de Jesucristo para el mundo. Un tema inspirado en el gran deseo de nuestro fundador de ser amigo de Jesucristo y que el círculo de amigos y amigas fuera creciendo con el tiempo. Con la renovación de la Oblación de nuestras compañeras, este grupo aumenta y las conversaciones con el Amigo se hacen más profundas.

Somos seres en relación y muchas de nuestras alegrías y penas vienen de los otros. Cuanto más fuerte es el lazo de unión, las alegrías y las penas de los otros son más las nuestras. La amistad es desear y buscar el bien del amigo o amiga por él mismo, por ella misma. La amistad une a las personas, permite la comunicación profunda, favorece la convivencia y da energías para el servicio.

Qué hombre o mujer no ha experimentado la amistad en su vida. La amistad es una experiencia humana magnífica, enriquecedora, loable. Si Jesucristo fue un verdadero hombre, no querría perdérsela en su vida.

Ser amigas de Jesús es la posibilidad más increíble que podemos tener. Esta amistad invita a la confianza. En la Sagrada Escritura tenemos muchos textos que hablan de esta amistad. Jesús amaba a todos, pero tenía personas especiales: Juan, el discípulo amado; Pedro, Santiago y Juan que le acompañarán en los momentos de alegría como la Transfiguración y los momentos de dolor como en Getsemaní. Lázaro, Marta y María; Betania era la casa donde Jesús descansaba, donde podía compartir todo lo que llevaba en su corazón; siempre  estaba abierta para el amigo. Y, cómo no, hacemos memoria de su gran amiga, María Magdalena, la primera que recibió el gran regalo de su aparición de Resucitado…

Esta lista continúa hasta hoy. El padre Cornelio estableció una relación de profunda amistad con Jesucristo y su oración la llamó, Oración de Amistad. Una amistad no cerrada solo en los dos sino abierta al mundo, a todas las personas, especialmente aquellas que tienen su vida más amenazada. Esta es nuestra rica herencia: somos amigas de Jesucristo en el mundo y para servir a este mundo.

Con una comida fraterna en la que nos acompañaron todas las compañeras de Kigali, terminamos nuestro encuentro.

Spéciose, MCarmen, Pauline, Cristina, Beatriz, Verena
Menú
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »