Retiro de Cuaresma en Pintor López

martes, marzo 18th, 2014

Por: Secretariado de Espiritualidad.

En medio del bullicio de la fiesta, el ruido de la traca, la crítica belleza de las fallas, el olor a pólvora y buñuelos… el día 16 de marzo tuvimos nuestro retiro de Cuaresma en el Centro Pintor López de Valencia. Acompañó M. Carmen Martín y también participaron compañeras de otros Centros. Estuvimos trece en total.

Oración personal

Oración personal

Oración

Oración

Meditando

Meditando

Reflexión

Reflexión

Iniciamos con la oración de la mañana y la presentación del tema: Vivir la cuaresma con el Dios enamorado. El profeta Oseas se nos hizo presente para compartirnos su experiencia personal: casado con Gómer, de cuyo matrimonio nacieron tres hijos, su mujer le fue infiel y lo abandonó. Además de tener que soportar el dolor del abandono, Oseas fue objeto de burlas por su condición de engañado.

Esta trágica experiencia matrimonial le sirvió para comprender y expresar las relaciones entre Dios y su pueblo. Y hace la comparación: Dios es el marido, Israel la esposa. Esta ha sido infiel y lo ha abandonado para irse con otro dios: baal, o con los países potentes de la época, Asiria y Egipto. Pero en vez de pensar en castigos, Dios perdona a su pueblo por puro amor. Os 2,16-24 muestran la gratuidad del amor de Dios que sin esperar ningún cambio en la actitud de su pueblo, todo promete, todo soporta, cree, espera y tolera…

El mensaje de Oseas tiene algo de desconcertante y se observa muy bien en el poema 2,4-25. Nuestra lógica religiosa sigue los siguientes pasos: pecado-conversión-perdón. La gran novedad de Oseas, lo que le sitúa en un plano diferente y lo convierte en el precursor del NT es que invierte el orden. El perdón antecede a la conversión: pecado-perdón-conversión. Dios perdona antes de que el pueblo se convierta, es más, aunque no se haya convertido. Dios nos perdona antes de que nos hayamos convertido, aunque no nos hayamos convertido.

Es el amor de Dios ofrecido incondicionalmente al ser humano el que puede hacernos cambiar. Si el pueblo de Israel y, por extensión, cada una de nosotras no nos convertimos por sentirnos amadas gratuitamente, sin requisitos previos, solamente por pura gracia de Dios, no nos convertiremos por nada ni por nadie. Por eso la invitación es déjate seducir, esta Cuaresma, por el Dios locamente enamorado de ti y que su amor te guíe.

Hicimos silencio todo el día para la oración personal y al final de la tarde compartimos el eco de lo vivido. Fue muy rico y nos ayudó mucho el escucharnos, el poder expresarnos desde el fondo del corazón. Concluimos con la oración final y diciéndole al Señor: sí, Señor, condúceme de nuevo al desierto, al lugar del encuentro contigo, al lugar del idilio de Israel, a mi propio desierto… y allí hazme conocer una vez más tu amor apasionado y total, y déjame escuchar tu voz, como la primera vez, en medio del silencio: ‘yo te voy a seducir’.

Puesta en común

Puesta en común

Por la noche, algunas, aún tuvimos fuerza y ganas para irnos un rato a corretear fallas…

Leave a Reply

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies