Sigo diciendo sí al Señor

sábado, septiembre 8th, 2018

Experiencia en Madrid, calle Alustante

Por: Ascensión de Vicente. Vita et Pax. Madrid.

Ante la invitación de Mary Carmen a que compartiera mi experiencia de este tiempo en Madrid, me sentía que no tenía gran cosa que decir, pues es una continuación de lo que estaba haciendo en Pamplona, en ese vivir la “misión escondida” que es lo que en este momento me toca.

Como todas sabemos me encuentro en Madrid en la calle Alustante desde el mes de febrero de 2016, compartiendo vida con dos miembros del Consejo, M. Jesús Antón y Mary Carmen Martín, así como con Verena Mukabarisa y Odette Mukeshimana, grupo muy heterogéneo desde varios puntos de vista: edad, misiones, culturas, pero con el mismo objetivo seguir a Jesucristo en Vita et Pax.

Formo parte del Centro Madrid-Ciudad Real-Ceinos del Campo, somos nueve y los encuentros los compartimos entre Campamento, Alustante y Ciudad Real.

Así comencé la andadura, no sin dificultades, con la doble dimensión de reforzar la vida grupal y la misión de acogida que conlleva esta casa y alguna proyección al exterior acompañando a las gentes que viven una dificultad.

En los primeros tiempos en los que las dos compas comenzaban el aprendizaje del castellano, seguimos un programa de clases reforzando lo que en la academia aprendían, compartiendo también algunos temas de formación que Mary Carmen proponía. Así fue todo el primer curso. En el segundo ya veis  que no es necesaria mi aportación a la integración de Odette y Verena, así que sigo con el plan de acogida en la casa, vida de grupo y proyección al exterior.

La  parte hacia el exterior que aún me sentía con fuerzas para realizarla, no tenía ninguna expectativa en esta gran megápolis de Madrid, con muchos interrogantes y cuestionamientos fui viendo por dónde podría dirigir mis pasos y fue en la Parroquia donde vi que podría colaborar. No es fácil pues lo que constatas es que las actividades funcionan, no te espera nadie y yo diría también no eres necesaria, solamente en la medida en que manifiestas tu interés por colaborar y algunas posibilidades, te abren las puertas, además a estas alturas de la vida, y con un desconocimiento total de su funcionamiento, tienes que ir muy poco a poco.

Con todo esto después de unos meses comencé alguna actividad en las que hoy sigo. Colaboro en la Pastoral de la salud, visitando personas incapacitadas, les llevo la Comunión y compartimos vida y fe.

Participo también en la Liturgia, nos reunimos una vez por semana para preparar la celebración de la Eucaristía del domingo. También en el coro de mayores animando algunas celebraciones y en el Consejo Pastoral. Me siento acogida y aporto lo que puedo y por supuesto recibo mucho. Además de esto, participo en los encuentros de CEDIS Madrid y concretamente estoy apuntada al proyecto Lánzate por la justicia en el que participa CEDIS con otros grupos Cáritas, Confer, Manos Unidas, Redes……. en el que todavía no hacemos gran cosa.

A nivel Institucional participo en el Equipo de Difusión del Carisma, EDC, tanto en el grupo de Ciudad Real compartiendo con Pepa y Ascen en la marcha del grupo Vida y Paz,  así como con el equipo coordinador todo lo que esto lleva consigo de encuentros, correspondencia y preparación de temas.

Esta es mi vida y misión en Madrid, es sencilla y no sé hasta cuándo. Intento vivirla con serenidad, aportando lo que soy y tengo, con luces y sombras que nunca faltan, haciendo posible lo que he dicho más arriba, creo que es de Javier Vitoria  vivir “la misión escondida”.

No sé qué más deciros. Madrid cuesta por su tamaño y sus cuestas, pero toda mi vida gira alrededor de donde vivo como si fuera mi pueblo. Comparto con sus gentes y sin grandes aspiraciones intento seguir diciendo el Sí al Señor.

Comments are closed.

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies