“Sin ruido”
Domingo de Pentecostés,
Por: Paky Lillo. Vita et Pax. Alicante

“Sin ruido”
Domingo de Pentecostés,
Por: Paky Lillo. Vita et Pax. Alicante

 

Textos Litúrgicos:

Hch 2,1-11
Sal 103
1Co 12, 3b-7.12-13
Jn 20,19-23

Llegó la luz sin ruido, pero más brillante que nunca, se presentó el Resucitado en medio de ellos y les entregó la Paz, su Paz. Esa Paz llenó todo su interior y se abrió paso hasta sus mentes; Jesús, el Buen Jesús, les hizo comprender todo lo que habían vivido y lo que había pasado, allí en una estancia de puertas cerradas y sobre unos corazones encogidos, temerosos y escondidos.

Y esa luz de Dios iluminó cada cuerpo, cada mente, cada alma…, comenzaron a entender, a comprender y a compartir lo que sucedía, no hacían falta las palabras  porque todos se entendían sin necesidad de traducciones.

Por fin, el mensaje que ya conocían, después de ser habitados por el Espíritu que el Padre les envía, tenía sentido, ¿cómo no llegaron a entender al Maestro? Se preguntarían. Esa apertura de mente, esa amplitud de miras, les descubrió la luz del Reino.

La promesa se había cumplido, el Resucitado había regresado para dejarles el Espíritu que les acompañaría siempre, que nos acompaña siempre, la promesa de que Él se quedaría con nosotros hasta el final del mundo. No nos dejaría nunca “Yo no os abandonaré jamás”.

A partir de esos momentos abrieron las puertas y salieron al mundo para comunicar a todos el mensaje del Reino de Dios ya en la tierra.

Nosotras también tuvimos el encuentro con el Espíritu de Jesús y con ello nos hizo sus discípulas. Su mensaje, nos llevó más allá de lo que conocíamos, nos hizo traspasar nuestros auto-límites, nuestras fragilidades y encasillamientos, nos sacó de nuestras casas, de nuestro camino mil veces recorrido y nos guio hacia su comunidad, la comunidad de seguidores de Jesús; Y nos dimos cuenta de que sus caminos estaban impregnados de amor, nos despertó a otras estrategias que llevaban a la armonía, que sus matices estaban marcados por la misericordia…

Y sigue haciéndolo hoy, ahora, no importa la edad, la senda, la forma, somos agentes de transformación, recorremos sendas en nuestra historia de Identificarnos con Jesucristo. No fomentemos el ruido. Él sigue con nosotras.

Menú
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »