Un reinado misterioso e incomprensible

Un reinado misterioso e incomprensible

Por: Mercedes Marín. Vita et Pax. Brasil

Domingo 34 del T. O. Jesucristo, Rey del universo

Contemplar esta celebración y dejar que Cristo se manifieste no es nada fácil porque practicamos resistencias a la hora de entender el significado del Reinado de Jesús. La Escritura nos dice que será rey aquel que nacerá de la estirpe de Jacob y recibirá las personas en herencia y en posesión los límites de la tierra.

A los ojos de nuestro mundo celebramos un reinado misterioso e incomprensible. Quién es esa persona que tiene tanto poder para dirigir la vida y gobernar el universo?. Respuesta que no se encuentra en la autosuficiencia de nuestro mundo, en el enclaustramiento de nuestra Iglesia,  ni en la ausencia de diálogo de la Ciencia, la Fe y la Cultura.

Los desfavorecidos del planeta claman para que se avance y  se encuentre solución a los males de la tierra y cada vez se escucha más fuerte el grito por la libertad y la soberanía humana. Por otro lado, muchas son las personas comprometidas con el diseño de nuestro mundo y a pesar de tanta entrega no nos sentimos felices y las crisis ofuscan el futuro.

Escudriñamos las doctrinas, buscando el “rey solución” a  los ahogos de la vida cotidiana y observamos el “refugio” de muchas comunidades que “esperan” que el Mesías venga a devolvernos la libertad y restablecer la armonía y la esperanza.

Jesús responde al gobernador romano, a nosotras y al mundo de hoy:

  • “Mi Reino no es de este mundo”. El “anciano de muchos días”, Aquel que tiene la sabiduría, me ha encomendado una misión diferente fruto de la humildad, el servicio y la entrega de la propia vida.
  • Cuando las multitudes me acompañaban por los caminos, eran instruidas por la Palabra y sus ojos brillaban de admiración, siempre les transmití que mi “Reinado” se asentaba en la necesidad de tener hambre y sed de justicia, de negarse a sí mismos y tomar su cruz. Continuamente les recordaba que la misión para la cual me envió el “Anciano de muchos días”, es dar la vida para que todos los hombres y mujeres tengan vida.
  • Escuchad mi voz, en el ruido del mundo,  millones de personas esperan que compartáis el amor, la justicia y la paz. François Xavier Nguyen Van Thuan, esperando la liberación de la prisión, decidió: “Yo no esperaré. Voy a vivir el momento presente, colmándolo de amor”
  • Venid, vivir la Verdad, Mi Padre os llama a ser participes del poder, la gloria y realeza. ¿Cómo?, de Mi mano y de los profetas de nuestro tiempo: Dom Helder Camara: “la vida es para aprender a amar” y Madre Teresa de Calcuta: “lo importante no es el número de acciones que hacemos, sino la intensidad del amor que ponemos en cada acción”.
  • No sé si habéis descubierto que os propongo un reinado nuevo construido por comunidades de Fe, aquí y ahora, con manos entrelazadas, pies en camino, pensamientos constructivos y voces al servicio de los de sin voz.

Esta es la fuerza y el poder de Jesús. Celebremos la fiesta de Cristo Rey amando y glorificando. Soltemos nuestras voces en los cantos y abracemos de corazón a nuestros hermanos porque  “Él es El Señor y Rey”, “El principio y el fin de la historia”.

Menú
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »