Creación de una nueva Cátedra: “Iglesia,Secularidad,Consagración”

CREACION DE UNA NUEVA CATEDRA:  “IGLESIA, SECULARIDAD, CONSAGRACION”
POR CONVENIO SUSCRITO ENTRE “CEDIS”  Y LA  UNIVERSIDAD PONTIFICIA DE SALAMANCA

El pasado 19 de Diciembre, la Presidencia de CEDIS (Conferencia Española de Institutos Seculares), suscribió con la Universidad Pontificia de Salamanca, el Convenio de creación de la Cátedra “Iglesia, Secularidad, Consagración”, que quedará adscrita a la Facultad de Teología de esa Universidad.

Se llevó a cabo la firma del Convenio entre el Rector de la Universidad D. Ángel Galindo y la Presidenta de CEDIS Dª Lydia Jiménez, con presencia del Decano de la Facultad de Teología y la Teóloga Dª Mª José Castejón, perteneciente a CEDIS.

La Cátedra promoverá el estudio de la secularidad bajo dos líneas de investigación: Secularidad de la Iglesia  y  Secularidad Consagrada, basándose en los documentos del vaticano, de la doctrina social de la Iglesia, así como del origen y la historia de los institutos seculares, y la espiritualidad y visión del laico.

El desarrollo de la misma correrá a cargo de la Comisión de Formación de CEDIS, formada por miembros de distintos Institutos Seculares. La presentación oficial de la Cátedra se ha llevado a cabo el día 2 de Mayo, en el Aula Magna de la Universidad Pontificia de Salamanca, con la asistencia de los Directore/as Generales y también se presentará nuevamente en Madrid, para todos los miembros y otros invitados, durante la Jornada de Formación de CEDIS del próximo mes de Junio, en el Aula de Pablo VI.

Entre los actos programados en la Presentación de Salamanca, ha tenido lugar la Conferencia impartida por nuestro Sr. Obispo y Presidente de la Comisión de Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal, D. Vicente Jiménez Zamora, con el título: ‘La vocación de la consagración secular de la Iglesia’.  Quien ha hecho su exposición con una introducción acerca de la importancia y novedad de los institutos seculares, y desarrollando otros tres puntos principales: la vida en el mundo y la santificación desde dentro; la espiritualidad del carisma; y la secularidad y evangelización: como vía para asegurar la presencia de la Iglesia en la sociedad.

Al acto también han acudido entre otros:   Mons. Manuel Sánchez Monge, Obispo de Mondoñedo-Ferrol;  Dña. Lydia Jiménez González, Presidenta de la Conferencia Española de Institutos Seculares (CEDIS), el Rector de la Universidad D. Ángel Galindo y el Dr. D. Jacinto Núlez Regodón, Decano de la Facultad de Teología.

No cabe duda de que para todos los Institutos Seculares es un motivo de estímulo y alegría, el poder contar con un instrumento valioso de estudio y difusión de nuestra realidad, en este momento de Nueva Evangelización, en el que todos estamos empeñados. Por lo que le damos gracias a Dios.

Concilio Vaticano II

Por: Carmen García. Vita et Pax. Pamplona

El 11 de Octubre de 1962, el Papa Juan XXIII, convocaba el Concilio Vaticano II a toda la Iglesia Universal. Fue Pablo VI  quien le dio continuidad hasta llegar a su fin, el día 8 de diciembre, Festividad de la Inmaculada de 1965. Se puede decir que fue el acontecimiento eclesial más importante del siglo XX. 

El  Concilio Vaticano II contó con una mayor representación de lenguas y razas. Hubo una gran asistencia de Padres Conciliares, procedentes de todas las partes del mundo. Es bueno destacar también la presencia de miembros de otras confesiones religiosas cristianas. Una mención especial de la participación de laicos y laicas.

Aquel Concilio Ecuménico supuso un nuevo Pentecostés para la Iglesia Universal. Fue una puesta al día de la Iglesia para promover y renovar la fe. Juan XXIII quiso abrir la Iglesia a los laicos, llamándoles a la vocación de ser auténticos hijos de Dios y en definitiva a ser santos. También acercar la Iglesia a todos los hombres y mujeres de “buena voluntad”.

Juan XXIII popularizó la palabra aggiornamento. Con ella quería expresar el deseo de que la Iglesia Católica saliese actualizada y renovada del Concilio Vaticano II. Una renovación centrada en  la relación de la Iglesia con el mundo, a la vez que promoviera la unidad de los cristianos.

El Papa deseó que dicha renovación fuera hacia dentro y hacia fuera. Hacia dentro presentando a los miembros de la Iglesia la fe que “ilumina y la gracia que santifica” y hacia fuera presentando ante el mundo el “tesoro de la fe a través de sus enseñanzas”.

Otra gran novedad fue la atención especial de los “signos de los tiempos” o lo que es lo mismo la “lectura de lo que sucede en el mundo  con los ojos de la fe y con un sentido crítico, discerniendo desde la Palabra de Dios.

Fue un Concilio marcadamente “pastoral” pero a la vez “doctrinal”, no tanto de  normas, sino viva y cercana para el Pueblo de Dios. Quiso poner a la Iglesia en relación con el mundo, un acercamiento de ambas realidades.

Del Vaticano II salieron varios Documentos de gran importancia para la vida dela Iglesia:

Las Constituciones más importantes fueron: “Dei Verbum” sobre la revelación divina; “Lumen Gentium” sobre la Iglesia; “Sacrosantum Concilium”, sobre la Liturgia; y “Gaundium et Spes” sobre la Iglesia en el mundo actual.

Hubo otros documentos, como decretos, y declaraciones. Algunos de ellos están  dedicados al “apostolado de los laicos” y a la “libertad religiosa”.

Como no podía ser de otra manera, los Padres conciliares tuvieron muy en cuenta el papel de la Virgen en la Historia de la Salvación. Ella sigue acompañando a la Iglesia en su misión de llevar el mensaje del Evangelio a todas las culturas y razas. Así en el Decreto sobre el Apostolado de los Seglares nos dice: “Tengan en sumo aprecio el dominio de la propia profesión, el sentido familiar y cívico y todas aquellas virtudes que se refieren a las relaciones sociales, esto es, la honradez, el espíritu de justicia, la sinceridad, los buenos sentimientos, la fortaleza de alma, sin las cuales no puede darse una auténtica vida cristiana. El modelo perfecto de esta espiritualidad apostólica es la Santísima Virgen María, Reina de los Apóstoles, la cual, mientras vivió en este mundo una vida igual a la de los demás, llena de preocupaciones familiares y de trabajos, estaba constantemente unida con su Hijo y cooperó de modo singularísimo a la obra del Salvador” (A.A. 4).

El Espíritu Santo hizo posible lo imposible: Sacar a la Iglesia del repliegue de algunos tiempos a la apertura al mundo. Se apostó por el respeto y diálogo con el mundo moderno, con otras confesiones e incluso con las grandes  religiones no cristinas.

El Vaticano II “recuperó” la Palabra de Dios. Nunca se había perdido, pero estaba un poco en la penumbra. Muchos cristianos se acercaron a ella con verdadero interés de profundizar en sus contenidos para que realmente fuera “Lámpara es tu Palabra para mis pasos, luz en mi sendero”. (Sal. 118)

La renovación Litúrgica. Se pasó del Latín a las lenguas (vernàculas) más importantes  habladas por millones de personas. La Liturgia cobró VIDA. Por primera vez los fieles podían participar en la Eucaristía y en  los diferentes actos litúrgicos en unos términos y “signos visibles” que podían entender y captar mejor su mensaje de salvación.

El Concilio no se olvidó de los laicos y laicas del mundo. En varios documentos aparece la importancia de los mismos en la Misión de la Iglesia y  el apostolado en el mundo: “El apostolado de los laicos es participación en la misma misión salvífica de la Iglesia, apostolado al que todos están destinados por el  Señor  mismo en virtud del Bautismo y de la Confirmación”. “Los laicos están especialmente llamados a hacer presente y operante ala Iglesia en aquellos lugares y circunstancias en que sólo puede llegar a ser sal de la tierra a través de ellos” (Lumen Gentium, Cap. IV sobre Los Laicos).

“Los laicos, que desempeñan parte activa en toda la vida de la Iglesia, no solamente están obligados a cristianizar el mundo, sino que además su vocación se extiende a ser testigos de Cristo en todo momento en medio de la sociedad humana” (Gaudium et spes, Cap. IV Misión de la Iglesia en el mundo contemporáneo).

Es importante tener conciencia de nuestro ser de bautizados, de laicos/as cristianos/as, dentro de la Iglesia, en las relaciones con el mundo, con la familia, en el trabajo, en la actividad  social, en la defensa de la justicia, en la política y en el trabajo por la Vida y por la Paz.

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies