Premio Nobel de la Paz 2014

Premio Nobel de la Paz 2014

Premio Nobel de la Paz 2014

La paquistaní Malala Yousafzai, la joven a la que los talibanes dispararon a la cabeza en 2012 por defender la escolarización de las mujeres, y el activista indio kailash Satyartihi han sido galardonados este viernes con el Nobel de la Paz 2014 “por su lucha contra la opresión de los niños y los jóvenes y por el derecho de todos los niños a la educación”, según ha anunciado el Comité Nobel Noruego.

Cursos a distancia 2015

Educación para la paz, la cooperación y la prevención de conflictos

 

PRESENTACIÓN

El Instituto de Estudios para la Paz y la Cooperación | IEPC organiza la 15ª convocatoria de los cursos a distancia de educación para la paz, la cooperación y la prevención de conflictos.
Los cursos están dirigidos al personal vinculado a todo tipo de entidades públicas y privadas sin ánimo de lucro, tanto de países emisores como receptores de ayuda al desarrollo, y al público en general interesados en las temáticas abordadas en éstos.
Los cursos se imparten a distancia estableciéndose las correspondientes tutorías y sistemas de evaluación continua. Toda la plantilla docente está constituida por especialistas en las materias objeto de estudio procedentes de diferentes universidades e instituciones internacionales. El alumno tendrá acceso a un campus virtual donde podrá descargar el material del curso y comunicarse con el equipo docente y el resto de sus compañeros.
El formato de curso a distancia sirve para facilitar el acceso a todos aquellos interesados, sin barreras geográficas y temporales vigentes en la formación presencial convencional.

DESARROLLO

El alumno tendrá acceso a un campus virtual donde podrá descargar el material del curso: guía del curso, manual de ayuda al estudio, unidades didácticas (contenidos temáticos del curso, trabajos de evaluación, trabajos de autoevaluación, resúmenes, esquemas conceptuales, etc.), calendario de estudio, direcciones de interés y otros recursos didácticos. Todo lo necesario para llevar a cabo satisfactoriamente el curso en cuestión.
El alumno deberá realizar un trabajo práctico mensual que enviará a su tutor, trabajos que serán evaluados por el tutor y remitidos al educando en un periodo corto de tiempo. A lo largo del curso contará con la ayuda del tutor que le orientará en su proceso de aprendizaje de manera continua.
El campus virtual virtual cuenta con herramientas de comunicación tales como el correo electrónico, el foro de debate, el chat, la videoconferencia, etc que contribuirán a optimizar su proceso de enseñanza-aprendizaje.

DESTINATARIOS

Público en general interesado en las temáticas desarrolladas, personal ligado al trabajo con ONG y todo tipo de entidades públicas y privadas sin ánimo de lucro. En el caso del curso de cooperación internacional al desarrollo nivel I, si el alumno desea optar al título de experto en cooperación internacional al desarrollo para entidades sin ánimo de lucro expedido por la Universidad de Oviedo, se exigirá para su matriculación poseer el título de licenciado y / o diplomado, de acuerdo a las normas de titulaciones propias de la Universidad de Oviedo.

ADMISIÓN

La admisión en los cursos se realizará por rigurosa orden de inscripción, notificándose a cada uno de los participantes si ha sido aceptada su solicitud. La matricula no quedará formalizada hasta que sea confirmado el pago y notificado al alumno. El educando podrá realizar el pago hasta el 31 de diciembre de 2014.

CERTIFICACIÓN

Curso de cooperación internacional al desarrollo nivel I-2 modalidades:
A.-Certificación expedida por el Instituto de Estudios para la Paz y la Cooperación (450 €).
B- Certificación de Experto expedida por la Universidad de Oviedo (1.150€).
Para el resto de los cursos la certificación correrá a cargo del IEPC.

PROCESO DE PAZ Oración en el Vaticano

El Papa asegura que ‘para lograr la paz se necesita más valor que para hacer la guerra’

 

“Señor, ayúdanos tú. Danos tú la paz, enséñanos tú la paz, guíanos tú hacia la paz. Abre nuestros ojos y nuestros corazones y danos la valentía para decir: ‘¡Nunca más la guerra!’.

Entre el trinar de los pájaros y el sonido del agua de las fuertes las palabras de Francisco resonaron este domingo con fuerza en los idílicos jardines vaticanos, donde el Papa celebró un encuentro absolutamente histórico con el presidente israelí, Simon Peres, y con el presidente palestino, Abu Mazen, para rezar juntos por la paz.

En 66 años que dura el conflicto entre palestinos e israelíes ha habidonumerosos intentos de pacificación, pero todas las negociaciones siempre han dejado de lado la religión, uno de los factores fundamentales del problema. Francisco ahora ha decidido explorar ese camino. La prueba es la “invocación por la paz” que celebró en los jardines vaticanos, una iniciativa en la que también participó el patriarca ecuménico Bartolomeo I y que arrancó con esta declaración de intenciones: “Estamos en este lugar, israelíes y palestinos, judíos, cristianos y musulmanes, para ofrecer nuestra oración por la paz, por Tierra Santa y por todos sus habitantes”.

Juntos han plantado un olivo al final de la oración.

Ya antes, y en un buen ejemplo del clima que se pretendía crear con este experimento impulsado por Francisco durante su reciente viaje a Tierra Santa, Simon Peres y Abu Mazen se saludaron con abrazos y besos al encontrarse en Santa Marta, la residencia donde vive el Papa y donde tuvieron un encuentro privado con él.

Pero el Pontífice no es ningún ingenuo. Con la iniciativa de ayer, a lo que aspira es a crear una atmósfera distinta entre las partes en conflicto que pueda allanar el camino hacia la paz. Al fin y al cabo, Peres concluye en breve su mandato como presidente israelí y es evidente que el primer ministro, Benjamin Netanyahu, tiene una visión bastante distinta de la suya, por lo que las razones para el escepticismo son muchas.

El calor en Roma era sofocante. Pero cuando comenzó la oración conjunta, a las 19.00 horas, la temperatura era agradable. Y más en los jardines vaticanos, entre el frescor de los árboles y el olor a hierba. Un rabino comenzó las oraciones judías por la paz, que fueron seguidas de los rezos católicos y que concluyeron con las plegarias musulmanas, entre el silencio más absoluto y el recogimiento de los presentes. Cada invocación duró aproximadamente unos 20 minutos. El Papa, Peres y Abu Mazen siguieron las oraciones con gesto circunspecto.

‘Tomar el camino del diálogo’

Concluidos los rezos, Francisco tomó la palabra. “Gracias desde el fondo de mi corazón por haber aceptado mi invitación a venir aquí para implorar a Dios, juntos, el don de la paz. Espero que este encuentro sea el comienzo de un camino nuevo en busca de lo que une para superar lo que divide”, empezó diciendo en italiano, para a continuación recordar que el encuentro de ayer respondía al “deseo ardiente” de cuantos anhelan la paz y sueñan con un mundo donde hombres y mujeres “puedan vivir como hermanos y no como adversarios o enemigos”.

El de Francisco fue un discurso potente, tan claro como repleto de fuerza, en el que destacó que tan importante es cuidar del legado que se recibe de los antepasados como pensar en el mundo que dejamos a nuestros hijos. “Hijos que están cansados y agotados por los conflictos y con ganas de llegar a los albores de la paz; hijos que nos piden derribar los muros de la enemistad y tomar el camino del diálogo y de la paz para que triunfen el amor y la amistad”, subrayó.

El Pontífice señaló que son muchas, demasiadas, las víctimas inocentes de la guerra y de la violencia. “Es deber nuestro lograr que su sacrificio no sea en vano. Que su memoria nos infunda el valor de la paz y la fuerza de perseverar en el diálogo”. Y sentenció: “Para conseguir la paz, se necesita valor, mucho más que para hacer la guerra”.

Francisco también explicó el motivo de su invocación a la paz: “La historia nos enseña que nuestras fuerzas por sí solas no son suficientes. Más de una vez hemos estado cerca de la paz, pero el maligno, por diversos medios, ha conseguido impedirla. Por eso, estamos aquí, porque sabemos y creemos que necesitamos la ayuda de Dios”.

Y a Dios dirigió a partir de ese momento sus súplicas… “Señor, Dios de paz. Hemos intentado muchas veces y durante muchos años resolver nuestros conflictos con nuestras fuerzas, y también con nuestras armas; tantos momentos de hostilidad y de oscuridad; tanta sangre derramada; tantas vidas destrozadas; tantas esperanzas abatidas… Pero nuestros esfuerzos han sido en vano. Ahora, Señor, ayúdanos tú. Danos tú la paz, enséñanos tú la paz, guíanos tú hacia la paz. Abre nuestros ojos y nuestros corazones, y danos la valentía para decir: ‘¡Nunca más la guerra!'”.

Fue la suya una oración muy emotiva, en la que pidió a Dios que destierre del corazón de todo hombre las palabras división, odio, guerra y las sustituya para siempre por la palabra hermano. “Shalom, paz, salam. Amén”.

A continuación fue Simon Peres el que hablo, en lengua hebrea. “Debemos poner fin a estas lágrimas, a la violencia, al conflicto. Todos necesitamos la paz. Paz entre iguales”, dijo, revelando su receta particular para lograrla: estar dispuesto a hacer concesiones.“La paz no se consigue fácilmente. Debemos trabajar con todas nuestras fuerzas para conseguirla. Para conseguirla pronto. Incluso si requiere sacrificios o compromisos”.

También Abu Mazen habló de paz, en árabe, e incidió, sobre todo, en la situación palestina. “Oh, señor, en nombre de mi pueblo, del pueblo palestino que está ansioso de paz, de una vida digna y de libertad, te pido, oh señor, que hagas próspero y prometedor nuestro futuro en un Estado libre, soberano e independiente”.

Comentario publicado en el períodico El Mundo

30 de enero. Día Escolar de la No Violencia y la Paz

día de la paz

Desde 1964, para conmemorar la muerte de Gandhi, se celebra el 30 de enero el Día Escolar de la No Violencia y la Paz, reconocido por la UNESCO en 1993.

En esta fecha se recuerda la necesidad de la educación para la tolerancia, la solidaridad, el respeto a los Derechos Humanos, la no violencia y la paz.

El lema de este día es:

‘Amor universal, no-violencia y paz. El amor universal es mejor que el egoísmo, la no-violencia es mejor que la violencia y la paz es mejor que la guerra’.

 

El Papa convoca una Jornada de Oración y Penitencia por la Paz en Medio Oriente

Ciudad del Vaticano, 1 de septiembre 2013 (VIS).-El Papa Francisco ha lanzado un fuerte llamamiento por la paz en Siria haciendo patente su sufrimiento y preocupación por el conflicto y pidiendo a las partes interesadas y a la comunidad internacional que emprendan el camino de la negociación dejando de lado los intereses de parte. El llamamiento ha tenido lugar durante el ángelus del mediodía rezado en la Plaza de San Pedro con la presencia de miles de fieles. Reproducimos a continuación integralmente las palabras del Santo Padre.

“Hoy, queridos hermanos y hermanas, quisiera hacerme intérprete del grito que, con creciente angustia, se levanta en todas las partes de la tierra, en todos los pueblos, en cada corazón, en la única gran familia que es la humanidad: ¡el grito de la paz! Es el grito que dice con fuerza: Queremos un mundo de paz, queremos ser hombres y mujeres de paz, queremos que en nuestra sociedad, desgarrada por divisiones y conflictos, estalle la paz; ¡nunca más la guerra! ¡Nunca más la guerra! La paz es un don demasiado precioso, que tiene que ser promovido y tutelado.

Vivo con particular sufrimiento y preocupación las numerosas situaciones de conflicto que hay en nuestra tierra, pero, en estos días, mi corazón está profundamente herido por lo que está sucediendo en Siria y angustiado por la dramática evolución que se está produciendo.

Hago un fuerte llamamiento a la paz, un llamamiento que nace de lo más profundo de mí mismo. ¡Cuánto sufrimiento, cuánta destrucción, cuánto dolor ha ocasionado y ocasiona el uso de las armas en este atormentado país, especialmente entre la población civil inerme! Pensemos: cuántos niños no podrán ver la luz del futuro. Condeno con especial firmeza el uso de las armas químicas. Les digo que todavía tengo fijas en la mente y en el corazón las terribles imágenes de los días pasados. Hay un juicio de Dios y también un juicio de la historia sobre nuestras acciones, del que no se puede escapar. El uso de la violencia nunca trae la paz. ¡La guerra llama a la guerra, la violencia llama a la violencia!

Con todas mis fuerzas, pido a las partes en conflicto que escuchen la voz de su conciencia, que no se cierren en sus propios intereses, sino que vean al otro como a un hermano y que emprendan con valentía y decisión el camino del encuentro y de la negociación, superando la ciega confrontación. Con la misma fuerza, exhorto también a la Comunidad Internacional a hacer todo esfuerzo posible para promover, sin más dilación, iniciativas claras a favor de la paz en aquella nación, basadas en el diálogo y la negociación, por el bien de toda la población de Siria.

Que no se ahorre ningún esfuerzo para garantizar asistencia humanitaria a las víctimas de este terrible conflicto, en particular a los desplazados en el país y a los numerosos refugiados en los países vecinos. Que los trabajadores humanitarios, dedicados a aliviar los sufrimientos de la población, tengan asegurada la posibilidad de prestar la ayuda necesaria.

¿Qué podemos hacer nosotros por la paz en el mundo? Como decía el Papa Juan XXIII, a todos corresponde la tarea de establecer un nuevo sistema de relaciones de convivencia basadas en la justicia y en el amor (cf. Pacem in terris [11 abril 1963]: AAS 55 [1963], 301-302).

¡Que una cadena de compromiso por la paz una a todos los hombres y mujeres de buena voluntad! Es una fuerte y urgente invitación que dirijo a toda la Iglesia Católica, pero que hago extensiva a todos los cristianos de otras confesiones, a los hombres y mujeres de las diversas religiones y también a aquellos hermanos y hermanas no creyentes: la paz es un bien que supera cualquier barrera, porque es un bien de toda la humanidad.

Lo repito alto y fuerte: no es la cultura de la confrontación, la cultura del conflicto, la que construye la convivencia en los pueblos y entre los pueblos, sino ésta: la cultura del encuentro, la cultura del diálogo; éste es el único camino para la paz.

Que el grito de la paz se alce con fuerza para que llegue al corazón de todos y todos depongan las armas y se dejen guiar por el deseo de paz.

Por esto, hermanos y hermanas, he decidido convocar en toda la Iglesia, el próximo 7 de septiembre, víspera de la Natividad de María, Reina de la Paz, una jornada de ayuno y de oración por la paz en Siria, en Oriente Medio y en el mundo entero, y también invito a unirse a esta iniciativa, de la manera que consideren más oportuno, a los hermanos cristianos no católicos, a los que pertenecen a otras religiones y a los hombres de buena voluntad.

El 7 de septiembre en la Plaza de San Pedro, aquí, desde las 19.00 a las 24.00 horas, nos reuniremos en oración y en espíritu de penitencia para implorar de Dios este gran don para la amada nación siria y para todas las situaciones de conflicto y de violencia en el mundo. La humanidad tiene necesidad de ver gestos de paz y de oír palabras de esperanza y de paz. Pido a todas las Iglesias particulares que, además de vivir esta jornada de ayuno, organicen algún acto litúrgico por esta intención.

Pidamos a María que nos ayude a responder a la violencia, al conflicto y a la guerra, con la fuerza del diálogo, de la reconciliación y del amor. Ella es Madre. Que Ella nos ayude a encontrar la paz. Todos nosotros somos sus hijos. Ayúdanos, María, a superar este difícil momento y a comprometernos, todos los días y en todos los ambientes, en la construcción de una auténtica cultura del encuentro y de la paz. María, Reina de la Paz, ruega por nosotros”.

La ONU aprueba el primer tratado internacional sobre comercio de armas

No es la noticia ideal. La noticia perfecta sería el acuerdo, por parte de todos los estados miembros, de suprimir el comercio y prohibir la fabricación de todo tipo de armas, sin embargo, no deja de ser una buena noticia que merece ser tenida en cuenta y felicitarnos por ella. 

Con 154 votos a favor; tres en contra (Irán, Corea del Norte y Siria) y 23 abstenciones (entre ellas Rusia, China e India y bastantes naciones latinoamericanas), la Asamblea General de Naciones Unidas ha aprobado por abrumadora mayoría el Tratado sobre el Comercio de Armas. Por primera vez en la historia, la venta internacional de armas queda ligada al récord que el país comprador tenga en materia de derechos humanos.

Según Anna Macdonald, de Oxfam Internacional, “el Tratado envía un mensaje claro a los traficantes de armas que abastecen a los señores de la guerra y a los dictadores: su tiempo ha acabado. A partir de ahora, ya no podrán operar y armarse con impunidad. El mundo estará observándoles y les pedirá responsabilidades”.

Gran caminata por la defensa de la Vida y la promoción de la Paz

Por: Ana  Sucuquí y Mª Carmen Fernández. Vita et Pax. Guatemala

El día 22  de  enero en la región del oriente de Guatemala llamada Jutiapa, dos miembros de “Vita  et Pax” participamos en una marcha por la vida y por la paz, contribuyendo a la edificación de una nueva sociedad fundada en los valores de la verdad, la justicia, la paz, la solidaridad y protección de la naturaleza. Nos unimos juntamente con todas/os  los participantes de las aldeas del municipio y de la zona urbana.

Fue una marcha multitudinaria por la defensa de la vida en todos los aspectos: vida humana, ecológica y social; y denuncia de la gran ola de violencia, secuestros, extorsiones, asaltos y asesinatos que golpean a la población.  En el año 2011 fallecieron  5,500 personas  por estas causas.

Las pancartas que portábamos expresaban la indignación por la violencia, la corrupción, la impunidad, la  contaminación del medio ambiente, la violencia intra-familiar …

Finalizamos la marcha con la celebración de la Eucaristía, presidida por el obispo de la diócesis, Monseñor  Julio Cabrera, quien nos invitó a luchar con todas nuestras fuerzas por la vida, a impulsar y a ser defensores/as de la vida, saber comunicar el mensaje de Jesús a través de la vida y nos insistió que no puede  haber paz si no se  promueve y se trabaja por la vida.

Mucho ánimo y manos a la obra, os invitamos de corazón a ser vida y paz para los demás.

Apoyo por la vida y en contra de la violencia

Por: Maite Menor Estevez –  Vita et Pax, Guatemala

Afiche Subida por la vida

Subida al Volcán de Agua de Antigua Guatemala
Actividad de apoyo por la VIDA
21 de enero de 2012

Volcán de Agua, Antigua Guatemala

Subida por la vida al volcán de Agua

Este año en Guatemala, se ha querido empezar el año con diversas actividades de apoyo por la vida y en contra de la violencia. Por eso, diversas organizaciones, ONGs y empresas, han apoyado esta actividad. Ha sido impulsada y motivada por la Embajada de Gran Bretaña en Guatemala. La primera actividad de cuatro que se van a realizar fue la subida por la vida. La convocatoria ha sido para todas las personas, pero especialmente para los jóvenes ya que había que subir al Volcán de Agua con una altura de 3.765 metros. El ascenso fue organizado en seis grupos, cada uno con un color. Previamente había que inscribirse en qué grupo, dependiendo de la condición física de cada persona.

Corazón pintado en la cumbre

El grupo número uno fue el que llegó al cráter donde desplegó un corazón visible sólo desde un helicóptero.

El resto de los diferentes grupos, fuimos ascendiendo según el color que teníamos. Fue una experiencia muy bonita, lúdica y en la que más de 12.000 guatemaltecos y guatemaltecas, entre los que estábamos algunas extranjeras, quisimos apoyar la vida y trabajar para erradicar la violencia que azota a este país.

Ascenso al volcán de Agua

 

Vida y Paz en Guatemala, también se sumó a este apoyo por la vida. Ello significó, darse un buen madrugón para estar a la hora convenida y caminar en ascenso más de dos horas, y otras tantas de bajada, ya que el camino es bastante pedregoso y con mucha tierra que molestaba a los ojos y a la respiración.

 

Cadena humana

El objetivo era formar una cadena humana que llegara hasta el cráter. La bandera de Guatemala también fue ascendiendo a través de diversos grupos de jóvenes hasta llegar al cráter.

Con el lema “2012 Despertemos Guatemala” se van a realizar diversas experiencia de apoyo a la vida. Estaremos atentas para sumarnos a tantas y tantos guatemaltecos que desean, aspiran y trabajan por la paz.

Os  seguiremos contando las diversas actividades en las que participemos. Hasta la próxima.

cumbre_final

Premio al jesuita Jesús María Alemany por su defensa de la paz

El jesuita español Jesús María Alemany ha recibido el XIII Premio Derechos Humanos 2011 en la categoría “personas” que concede el Consejo General de la Abogacía Española, que agrupa a 166.000 abogados en nuestro país. Los otros premiados han sido: la Asociación Madres de Srebrenica (categoría “instituciones”) y Angels Barceló (categoría “medios de comunicación”). Alemany, en la actualidad, preside la Fundación Seminario de Investigación para la Paz de Zaragoza.

Jesús María Alemany SJ, de 72 años, ha recibido este premio por “dedicar su vida a fomentar la educación, el respeto a los derechos humanos y la cultura de la paz, a través del Centro Pignatelli y la Fundación Seminario de Investigación para la Paz de Zaragoza”. Su labor docente e investigadora se ha movido en cuestiones fronterizas de la teología con la sociedad, la cultura y la justicia, así como en la cultura de la paz y el análisis de las relaciones internacionales, publicando docenas de trabajos en estos campos. La entrega de premios tuvo lugar dentro de la Conferencia Anual de la Abogacía Española, el pasado 15 de diciembre en el Hotel Palace de Madrid.

Breve biografía de Jesús María Alemany

Jesús María Alemany nació en 1938 en Zaragoza, ingresó en la Compañía de Jesús en 1955 y fue ordenado sacerdote en 1968. Es doctor en Teología bajo la dirección del prof. Franz Lakner en la Universidad de Innsbruck (Austria-1971), cursando además estudios especiales en la Universidad de Tübingen (Alemania). Licenciado en Filosofía bajo la dirección del prof. Carlos París y premio extraordinario por la Universidad de Valencia (1965) y diplomado en Estudios Clásicos por Salamanca (1960). Fue profesor visitante en la Facultad de Teología de la Universidad P. Comillas en Madrid y profesor ordinario en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón.

Ha sido director del Centro Pignatelli de Zaragoza (1972-1975), y director de su Departamento Cultural (1976-1999), y actualmente es miembro del consejo directivo. Desde 1972 hasta 1999 formó parte de la Comisión Justicia y Paz de España, llamado por Joaquín Ruiz Giménez. Ha asistido a las Conferencias Latinoamericanas de Puebla (1979) y Santo Domingo (1992), participando en misiones de trabajo en relación con la paz en Venezuela, Suecia, República Democrática Alemana, Sáhara Occidental, Colombia e Israel.

En la actualidad preside la Fundación “Seminario de Investigación para la Paz” de Zaragoza, de la que ha sido director desde su creación en 1984 como Seminario de Investigación para la Paz. Es miembro fundador de AIPAZ (Asociación Española de Investigación para la Paz).

Entre otros reconocimientos ha recibido: el Memorial Juan XXIII de la Paz (1997), La Medalla de las Cortes de Aragón (1999), la Medalla de la Educación Aragonesa (2003) que concede el Gobierno de Aragón y la Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio (2007) que le concedió el Ministerio de Educación. En 2009 recogió como presidente el Premio Aragón 2009, máxima distinción del Gobierno de Aragón concedida a la Fundación Seminario de Investigación para la Paz en sus 25 años.

La Fundación Seminario de Investigación para la paz 

El Seminario de investigación para la Paz http://www.seipaz.org/ nació en 1984 vinculado al Centro Pignatelli de los jesuitas de Zaragoza y en 2002 se constituyó en Fundación. El patronato está compuesto por cinco miembros: uno designado por la Compañía de Jesús, dos por el Centro Pignatelli, uno por el Gobierno de Aragón y otro por las Cortes de Aragón, instituciones con las que mantiene un Convenio de Colaboración así como con la Universidad de Zaragoza. Su objetivo es contribuir a la investigación para la paz en sus múltiples facetas, dentro de un marco interdisciplinar e independiente en su orientación. Sus líneas de trabajo de pueden concretar en:

  • La creación, mantenimiento y cuidado de una biblioteca y centro de documentación especializado que cuenta con libros, revistas y publicaciones en campos como: la paz, resolución de conflictos, educación para la paz, derechos humanos, refugiados o migraciones, desarme…
  • El estudio y la investigación, a través de su seminario central de investigación que celebra anualmente con especialistas de todo el mundo, de colaboraciones en encuentros y congresos y de encargos de investigación.
  • Las publicaciones, con el objetivo de llevar los estudios y propuestas a los centros de investigación, instancias de decisión política, económica, militar, religiosa …
  • La influencia en la opinión pública a través de la educación, de los medios de comunicación y de los movimientos sociales. Lo hace a través de jornadas, artículos entrevistas, cursos, conferencias…

La red de relaciones, trabajando en relación con otras instituciones nacionales e internacionales. Forma parte del Departamento de Información Pública de Naciones Unidas.

El “Espíritu de Asís”, oasis y llamamiento de la paz

Por: Felipe Ortiz,  Rio de Janeiro (Brasil)

He elegido Asís como lugar para nuestra jornada de oración por el significado especial del hombre santo que aquí se venera —san Francisco—, conocido y venerado por tantos en el mundo, como símbolo de paz, reconciliación y fraternidad

Juan Pablo II

I Jornada Mundial de Oración por la Paz, 27 de octubre de 1986

ECLESALIA, 24/10/11.- El “Espíritu de Asís”[1] es un llamado al encuentro y re-encuentro de paz entre los hombres, las naciones y las religiones, que fue inaugurado por el Papa Juan Pablo II, el 27 de octubre de 1986, en Asís, Italia. Así le llamo el Papa Wojtyla a este evento que representó el primer Encuentro Inter-religioso, celebrado en la ciudad del “Sol de Asís”;[2] cuando, respondiendo a la convocatoria del “sucesor de Pedro”, rezaron juntos por la paz, ciento cincuenta representantes de las doce principales religiones del mundo, en una celebración de carácter singular y sin precedentes en la historia de la Iglesia católica. Sin lugar a dudas, detrás de aquella convocación latía el interés por buscar las raíces más profundas de la paz dentro del seno de cada confesión religiosa. El encuentro de Asís reunió a católicos, protestantes, judíos, musulmanes, budistas, sintoístas, religiones tradicionales africanas, hinduistas. Todos unidos en oración para pedir la paz en el mundo en unos momentos en que las relaciones internacionales estaban marcadas por el fantasma de la violencia. Las oraciones hechas dentro de cada tradición religiosa fueron un verdadero “Pentecostés de paz” —como un canto a varias voces a manera de una polifonía de fe— y, a la vez, un kairós para buscar la armonía y la paz entre las religiones del mundo inspirados en el Hermano Francisco de Asís.[3] [Leer más…]

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR