Cuaresma: duelo entre la Luz y las tinieblas

Cuaresma: duelo entre la Luz y las tinieblas

Por: D. Cornelio Urtasun

Hace dos meses nos preparábamos para la venida del Verbo del Padre, para su renovado nacer entre los hombres, dentro de nosotros: “El Verbo se hizo carne para habitar entre nosotros, para vivir en nosotros”.

Como decía San Pablo: “Volvió a hacérsenos presente la benignidad y humanidad de Nuestro Señor Jesucristo”. Sí, “una Luz esplendorosa había bajado a la tierra, en la persona del Verbo del Padre”. Hay pocas cosas que se anhelan tanto como la Luz, pero como dicen San Juan:

“Las tinieblas no la quisieron recibir”

“Los hombre prefirieron las tinieblas a la Luz”

“Vino a los suyos y éstos no le quisieron recibir”

El drama de Jesús se revive en la Liturgia. Comienza el duelo entre la Luz y las tinieblas.

ESTA ES LA CUARESMA:

Jesucristo que padece, muere y resucita en nosotros, para la redención del mundo. Redención que continúa por la Pasión que se completa en nosotros. El martirio cruento de Jesucristo que se perpetúa en nuestros cuerpos y almas. Pedazo de Sí mismo para el perdón de los pecados.

El nervio de la Cuaresma y su cumbre: nuestra vinculación vital a Jesucristo Sacerdote y Víctima, que ofrece y se ofrece; con el cual ofrecemos y nos ofrecemos, con un valor sacramental en la expiación y santificación. Pero con un objetivo trascendente y glorioso.

Nos ofrecemos con Jesucristo al supremo sacrificio de la muerte, para morir con Él y en Él y con Él; y en Él resucitar a una vida luminosa. Luminosamente restaurada en Él, porque la LUZ había vencido y vence a las tinieblas.

Menú
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »