El Tabor, punto de partida

Por: D. Cornelio Urtasun

El pasado domingo contemplábamos al Señor en el desierto tentado y molestado por el diablo. Hoy le vemos en el Tabor resplandeciente, hermoso, transfigurado en medio de Moisés y Elías. Él es el Hijo muy amado en quien el Padre tiene sus complacencias. Toda esta semana no ha cesado la Iglesia de exhortarnos con insistencia a la oración, al ayuno, al arrepentimiento de los pecados, a la penitencia. Tanto insiste que parece que deprime y cansa; la santidad, sin embargo, no es un conglomerado de preceptos que abruma y oprime sino vida y vida pujante, que da fuerza y vigor haciendo dulces y llevaderos todos los trabajos y sufrimientos.

Por eso, para que nuestra vida espiritual no quede anquilosada bajo el peso abrumador de la penitencia y del ayuno, sino rejuvenecida y vigorizada, para que nos animemos más y más a recorrer hasta el fin el camino comenzado, la Iglesia, siempre Madre bondadosa, pone ante nuestra consideración la escena de la Transfiguración del Señor. El Señor, hermoso y resplandeciente en el Tabor, es el símbolo y la más segura garantía de nuestra futura transfiguración. Creamos, esperemos, confiemos… La cuaresma es tiempo de generoso esfuerzo, de reforma, tiempo de tentación; todavía nos resta mucho camino que recorrer, pero no importa, creamos firmemente, más todavía que en la Transfiguración, en el Transfigurado, ya que al que cree todo le es posible. ¡Del Tabor a Getsemaní y al Calvario!

El Señor, en medio de la gloria de la Transfiguración, conversa con Moisés y Elías de su Pasión; escoge como testigos de su exaltación a los mismos que más tarde han de ser testigos de su agonía en Getsemaní. Nadie también como Él conocía la debilidad de los suyos y la necesidad que tenían de su Transfiguración para que su fe quedase robustecida.

El Tabor es como un punto de partida del camino que nos lleva a Getsemaní, al Calvario, a la Cruz, a la Pascua. Después de aquel suceso, de aquella ratificación del Padre, Jesús desciende con sus Apóstoles de la cumbre del monte y continúa su vida ordinaria con la misma sencillez y naturalidad de siempre.

La vida ordinaria, las pequeñas cosas de todos los días hechas con mucho amor, he aquí lo que constituye nuestra santificación; no nos podemos contentar como Pedro con quedarnos en la cumbre del Tabor; tenemos que descender y abandonar el punto de partida.

Todos los días en nosotros tiene lugar esta maravillosa Transfiguración, más real si se quiere que la del Tabor; el mismo Señor nos ha dicho: “Como me envió mi Padre que vive y yo vivo por el Padre, así el que me come vivirá por Mí”. En el fervor de la comunión, acordémonos todos los días de la ardua tarea que vamos a comenzar, no nos contentemos solo con los goces de nuestra transfiguración, no nos olvidemos de que nuestro Amado en medio de ella, nos habla de su Pasión que es nuestra, de su sacrificio que es nuestro. La comunión más transformadora no es sino la que va acompañada de mayor sacrificio. ¡Agarrémonos fuertemente al Señor!

Señor nuestro Jesucristo, qué hermoso, qué divino, qué transfigurado te presentas hoy: Tú eres nuestro Amado y por Ti estamos dispuestos a todo. Señor: vive en nosotros, haznos transparentes como el cristal para que todos los que nos vean y oigan, Te vean a Ti y a Ti te oigan.

Testigos de Jesús y su Reino en Alboraya

Grupo Vida y Paz de Alboraya

Por: Cecilia Pérez. Vita et Pax. Valencia

Desde Alboraya, el pueblo de la horchata, volvemos a asomarnos a esta ventana que nos comunica y abre a tanta gente.

Estamos a punto de cumplir ocho cursos de nuestra andadura como Grupo Vida y Paz y, a pocos meses de participar nuestra experiencia en la Asamblea que el Instituto va a celebrar en julio próximo, es lo que en este momento ocupa parte de nuestro interés. Se nos está pidiendo una colaboración para ser presencia en ella y aunque nos inquieta algo poder expresarnos bien, también nos llena de alegría y vamos a ponernos manos a la obra.

Acabamos de comenzar el tercer bloque de temas de formación y el Espíritu Santo nos está llenando de gozo y de entusiasmo al reconocer su obra en nuestras vidas, al ver cómo está conduciendo nuestro grupo, cómo vamos encontrando señales de su presencia entre nosotras. El mismo Espíritu nos pide coherencia de vida para poder ser testigos de Jesús y del Reino: tarea hermosa pero difícil. Tenemos seguridad de que contamos con su ayuda y energía vital.

Caminamos juntas queriendo ser parte muy activa del proyecto de Jesús y saludamos desde aquí a todas nuestras compañeras, y algún que otro compañero, que forman parte de los otros Grupos Vida y Paz. Saludos pues a Barcelona, Ciudad Real, Alicante, Guatemala y a nuestras vecinas de Valencia, Pintor López.

Abrazos y hasta otra ocasión. Buena Cuaresma.

 

 

 

 

La familia aumenta

Por: M. Carmen Martín. Vita et Pax. Madrid

La familia aumenta. La semana pasada tuve la suerte de participar en el encuentro del nuevo grupo de Vida y Paz que se ha formado en Alicante. Se reúnen los segundos martes de cada mes y, por el momento, el grupo lo componen cinco mujeres más otras dos que acompañan de Vita et Pax. Había muy buen ambiente, confianza y naturalidad. Parecía que se conocían de toda la vida, compartieron su historia personal y su experiencia de Dios, desde lo hondo.

Desde el Instituto Vita et Pax, una vez más, volvimos a presentar nuestra oferta, ofrecimos lo mejor que somos y tenemos: nuestro Carisma y Misión para que lo vivan desde su propia condición laical. Este fue un sueño que surgió casi al mismo tiempo de fraguarse Vita et Pax como Institución, la inquietud de que este regalo, que teníamos y disfrutábamos, no era sólo para nosotras. Y,  en la actualidad, son ya casi doce años los que han transcurrido desde que los primeros grupos Vida y Paz se iniciaron.

Cualquier Carisma es, en realidad, un camino concreto para vivir el Evangelio. Este camino será el elemento unificador, el puente que nos permitirá el encuentro con todas las personas que se sientan llamadas a vivir esta misma aventura.

El espíritu que nos anima en este proyecto es el que nos dejó el Concilio. El Concilio Vaticano II nos ofreció la eclesiología de comunión donde todos los miembros de la Iglesia se reúnen y sobre la que se establecen sus relaciones y su estrategia para servir a la misión común. Es decir, no buscamos establecer relaciones de dependencia sino de comunión.

Es una suerte el que tengamos ya mucho camino andando en común porque nos movemos en el ámbito de la secularidad. Somos un Instituto Secular, es decir, somos laicas que queremos compartir Carisma y Misión con otras laicas y laicos; de ahí, que la Teología del laicado sea la base de la cual partimos.

No tenemos prisa, las cosas de Dios van despacio. Somos conscientes de que los tiempos que corren nos llevan a ponernos ante el misterio del grano de mostaza del Evangelio y obrar desde su maestría (Lc 13,18-19). No pensamos en grandes grupos ni grandes proyectos. El grano de mostaza enseña a crecer con lentitud, a esperar y a depender de la bondad del terreno, de que no haya zarzas ni piedras en exceso…

Avanzamos sin prisa, sí, pero con esperanza. Estamos convencidas de que el Espíritu nos convoca e impulsa, barruntando que algo nuevo está naciendo… y ya lo notamos… (Is 43,18). Ese algo nuevo que nace hoy, es este segundo grupo de Vida y Paz en Alicante. ¡Bienvenidas a vuestra casa!

Estamos de fiesta

Por: Secretariados de Formación y Espiritualidad. Vita et Pax.

Vita et Pax está de fiesta, una Buena Noticia se nos ha dado, nos encontramos a las puertas de nuestra IX Asamblea General. Con fecha 3 de noviembre 2018, Victoria Cañas, Directora General, convocaba a todo el Instituto a la misma. Y nos decía: es Buena Noticia porque,

Una Asamblea es siempre una celebración pascual, de paso del Señor por nuestro Instituto, de recreación en el Espíritu, de esperanza y compromiso.

La Asamblea General es una de tantas oportunidades que el Señor pone en nuestras manos para reflexionar sobre  el camino que estamos recorriendo y mejorarlo según el proyecto del Padre, revisar a la Luz de la fe nuestra historia con ojos y actitud de misericordia como nos enseña Jesús.

Es tiempo para invocar al Espíritu y dejarnos iluminar y conducir por Él, para recrear el Carisma que Dios nos regaló, para el cual nos congregó y consagró.

Tiempo propicio para abrirse al soplo del Espíritu y buscar con Él, qué es lo bueno que Dios quiere para nosotras desde nuestra realidad. Todas podemos y tenemos que seguir siendo señal de la Vida y de la Paz en nuestros ambientes.

El lema que nos guiará es ya un signo inequívoco del Espíritu: Vita et Pax, un camino de fraternidad en el mundo. Con ello expresamos tres ‘quereres’ que nos movilizan y dinamizan nuestro Ser y Misión:

  • Queremos fortalecer nuestro ser propio de sentido de familia y de fraternidad
  • Queremos revisar y reflexionar sobre nuestras estructuras para mejor adaptarlas a la realidad y vida fraterna
  • Queremos revitalizar nuestra vida de fraternidad, entrega y servicio en nuestro mundo para llegar a la mesa común, a un lugar para todos.

La Asamblea tendrá lugar en San Lorenzo del Escorial del 19 de julio al 3 de agosto de 2019. Y con palabras de D. Cornelio, nuestro fundador, pedimos al Espíritu: Que sea una Asamblea valiente, realista, sincera, esperanza y anclada en el Carisma…

Encuentro del Equipo de Difusión del Carisma

Por: Ascensión de Vicente. Vita et Pax (EDC). Madrid

 Los días 25, 26 y 27 de enero 2019, como cada año, nos reunimos en Moncada (Valencia) el Equipo de Difusión del Carisma (EDC) de Vita et Pax, en la Casa de las Franciscanas Misioneras de la Inmaculada, con una agenda bien cargada, pero teniendo como centro el intercambio, concreciones, organización… de los trabajos realizados por cada una en la puesta al día del libro de nuestro fundador Don Cornelio Urtasun, “Mi Amigo Jesucristo”.

Además, hicimos también la revisión del funcionamiento de los grupos de Vida y Paz, así como establecer y distribuir responsabilidades en cuanto a la próxima Asamblea General y la Convivencia de Agosto.

El viernes por la tarde, después de la Oración introductoria en la que el Espíritu Santo tuvo su parte central, hicimos un intercambio sobre cómo nos encontrábamos cada una, todo lo vivido desde la última vez que nos vimos: gozos, preocupaciones, esperanzas, tanto a nivel personal como familiar e institucional. Qué hermoso es tener con quién compartir fraternalmente, ésta es una de las riquezas de la vida comunitaria, que nos ayuda a vivir con más profundidad.

Una buena cena, preparada por las hermanas, completó la riqueza del encuentro del primer día, seguido de un tiempo para degustar los frutos de nuestras tierras y seguir con el programa establecido.

El sábado, nos metimos de lleno en lo que  cada una había preparado. El trabajo que estamos realizando consta de una introducción, presentación del libro ‘Mi Amigo Jesucristo’, proceso espiritual seguido por el P. Cornelio y los temas centrales que en sus apuntes va desarrollando y que forman parte de la Espiritualidad de Vita et Pax:  Jesucristo, la Palabra de Dios, Oración y Eucaristía. Todo ello intentando guardar la sencillez y frescura que el libro original contiene; tratando de transcribir lo que él quiso plasmar, teniendo en cuenta los años en los que se escribieron y el lenguaje que se usaba.

Por la noche, después de la cena, continuamos con la vida de los grupos Vida y Paz, lo hecho hasta ahora y algunas perspectivas de futuro. Al final del día, hicimos la Oración de la tarde y la preparación del día del Señor, en el que la liturgia nos ofrecía unos temas muy ricos: la importancia de la Ley, ‘la Tora’ del pueblo judío, el símil del cuerpo humano en cuanto a la importancia de cada uno de los miembros y la actuación de Jesús en los comienzos de su vida pública: Envío y Misión.

El domingo, celebración de la Eucaristía con las religiosas y pueblo, con frío, pero intentando caldear el ambiente dominical, desayuno y continuación del trabajo; así llegamos al medio día con un sol resplandeciente y un aperitivo en ese bonito y querido pueblo de Moncada que tantos recuerdos nos trae. Después de la comida y con el corazón alegre y contento, agradeciendo al Señor todo lo vivido, nos volvimos a Valencia donde nuestras compañeras nos obsequiaron con un buen chocolate y las conocidas ‘cocas valencianas’.

 

Agenda Primer Trimestre 2019

Agenda Vita et Pax

Por: Secretariados de Formación y Espiritualidad de Vita et Pax

  • Del 8 al 16 de Enero: Reuniones del Equipo de Consejo en Pamplona

 

  • 9 de Enero: Primer escrutinio para la elección de asambleístas que participarán en la IX Asamblea General

  • Del 25 al 27 de Enero: Reunión del Equipo de Difusión del Carisma de Vita et Pax en Moncada (Valencia)

 

 

  • 22 de Febrero: Segundo escrutinio para la elección de asambleístas que participarán en la IX Asamblea General

 

 

 

 

 

 

  • Del 22 al 24 de Marzo: Reunión de Asambleístas en Madrid

El “sin papeles”

Pregón de Navidad

Por: Auxiliadora Fernández Fernández. Grupo Mujeres y Teología de Ciudad Real

Pateras a la deriva buscando una vida más digna;
noches  oscuras en el mar, y en las vidas de quienes
se arriesgan a perderlas, porque ya las tienen perdidas…;
esperanzas ahogadas por la avaricia
de quienes hacen negocio a precio de muertes.

Y el Mar Mediterráneo convertido en un inmenso
océano de lágrimas, en tumba de emigrantes y desplazados,
que huyen del hambre, la guerra y la miseria.
Y se topan con la muerte, y descubren con gran decepción,
que no hay sitio en el mundo rico, para quienes carecen de todo.

Casi lo mismo sucedió en Belén, cuando a un matrimonio joven,
emigrante, ella embarazada, se les cerraron todas las puertas,
teniéndose que refugiar en una cuadra de animales,
¡Porque no encontraron sitio!

Y la Navidad llegó entonces. Se alojó en una cuadra,
y apareció la Salvación en el rostro de un Niño
pobre e indefenso,  “sin papeles”.

Ahora llega la Navidad por el mar, en hacinadas pateras
repletas de personas “sin papeles”.
Las que logran salvar su vida, las amontonamos
en inmensos campos de refugiados, las nuevas “cuadras”,
los nuevos “pesebres” de nuestro siglo…..

Tanto hoy como ayer, es noche e invierno,
es mal tiempo para nacer y vivir a la intemperie,
pero es el lugar donde brota la Esperanza.

Porque nuestro Dios se hace uno con todos nosotros,
y con todos los pobres del mundo.
Aparece en nuestra tierra marcado por la debilidad:

Niño desplazado,
en pañales y en un pesebre.

Y desde ahí se hace Buena Noticia,
Salvación para todas las personas,
porque todas tienen nombre propio, aunque no tengan  “papeles”.

¡Feliz Navidad  a cuantas personas acogen, en un Niño “sin papeles”,
a  todos los “sin papeles” de nuestra historia!

Retiro de Adviento 2018

Adviento: Tiempo para soñar, tiempo para vivir

Por: M. Carmen Martín. Vita et Pax. Madrid

Descargar (R.-Adviento-18-web.pdf, PDF, Desconocido)

Pisar Tierra Sagrada

XVI Jornadas ATE

Descargar (XVI-Jornadas-de-teología-ATE.pdf, PDF, Desconocido)

Amigas y amigos de Jesucristo para el mundo

Por: M. Carmen Martín. Vita et Pax. Madrid

Los grupos Vida y Paz de España han iniciado su andadura en este nuevo curso, entre el mes de septiembre y octubre los seis grupos se han puesto en marcha. Este año el tema del retiro ha sido Amigos y amigas de Jesucristo para el mundo.

Un teólogo llamado Rahner, dijo: “El cristiano del futuro o será un místico, es decir, una persona que ha experimentado algo, o no será cristiano. Porque la espiritualidad del futuro no se apoyará ya en una convicción unánime, evidente y pública, ni en un ambiente religioso generalizado, previo a la experiencia y a la decisión personales”. Pues bien, el futuro del que hablaba Rahner ya está aquí.

Ser místico no es tener visiones o escuchar cosas raras. La mística es un camino de amor con Jesús. Hay una mística del día a día que se vive en lo cotidiano. Dios se hace presente en la rutina de las horas y los días. A esa experiencia personal y sencilla de la fe estamos llamadas todas y todos.

En la actualidad se habla de “una mística de ojos abiertos”, es decir, la fe cristiana es una fe buscadora de justicia. Por eso, los cristianos están llamados a ser místicos, pero no exclusivamente en el sentido de una experiencia individual espiritual, sino en el de una experiencia de solidaridad espiritual. Una mística buscadora de rostros que, con Jesús, va al encuentro de los que sufren. Esta es la mística que experimentó D. Cornelio, él vivió una experiencia profunda de amistad con Jesucristo que le cambió la vida y le llevó a los caminos del mundo. Este itinerario lo cuenta en su libro “Mi Amigo Jesucristo”, en él nos basamos para elaborar el retiro de este año.

Para quienes le conocimos o hemos leído sus escritos, no nos cabe la menor duda de que, para D. Cornelio, Jesucristo fue el fundamento de su vida. Toda ella estuvo centrada en Él, de tal manera, que, podemos decir, era un enamorado de Jesucristo: Yo al Señor lo quería querer con toda mi alma. ¡Vaya que sí! La de veces que se lo había dicho. Lo quería querer y hacía todo lo posible por demostrárselo… (Pág 19).  Estableció con Él, desde el inicio de su experiencia espiritual, una profunda relación de amistad: Y comenzó en mí una verdadera revolución: pensé en ser amigo de Jesucristo (Pág 2).

La relación de amistad de D. Cornelio con Jesucristo le llevará hasta el deseo de vivir de su Vida: Al querer sintetizar para mis recordatorios el ansia de mi vida, saltó en seguida ¡LA VIDA!: ‘concédeme, Señor, vivir de tu Vida’  (pág 33). D. Cornelio encontrará la fuente para vivir de la Vida de Jesucristo, de manera especial, en la Eucaristía: Y yo, que tan bien me sé lo que es vivir sin vivir, me agarro como una lapa a lo que me trajo la Vida, a lo que siento como fuente, como torrente de ella ¡la Eucaristía! (pág 123).

De este Carisma nació el Instituto Secular “Vita et Pax in Christo Jesu” y también nacieron los grupos “Vida y Paz”. Todas las personas que hemos venido detrás de D. Cornelio somos herederas de esta rica tradición. También somos herederas y herederos de la invitación del mismo D. Cornelio a tener nuestra propia experiencia de Jesucristo, nuestro propio itinerario espiritual. No una experiencia cualquiera sino una experiencia honda, dinámica, transformadora, desbordante…

Desde Abraham hasta nosotros, de la mano de algunos amigos de Dios como Sta Teresa, San Ignacio, como San Juan de la Cruz o D. Cornelio, aprendemos que también podemos llegar a ser amigas y amigos de Jesucristo.

La amistad con Jesucristo descentra, desinstala, da prioridad a la necesidad de los otros sobre la propia, es creativa, sitúa como primeros a los últimos, se le hace intolerable la injusticia. En este sentido decimos que este amor es político, porque se traduce en pasión y compromiso por el bien y la dignidad de todos, empezando por las personas más desfavorecidas. ¡Esta es nuestra herencia: ser amigas y amigos de Jesucristo para el mundo!

 

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies