“Ánimo, Levántate que te Llama”

Levántate que te llama

“Ánimo, Levántate que te Llama”

DOMINGO XXX del TO.
Por: Ascensión de Vicente. Vita et Pax. Pamplona.

Textos Litúrgicos:

Jr 31, 7-9
Sal 125
Heb 5, 1-6
Mc 10, 46-52

Nos acercamos al final del Tiempo Ordinario en el que vamos leyendo y reflexionando sobre el Mensaje de Jesús en su vida pública, con unas enseñanzas prácticas para la vida de hoy, siempre actuales en nuestro mundo.

Hoy la liturgia nos propone para la reflexión, la curación del ciego Bartimeo.

Para esta lectura del evangelio de Marcos, nos ilumina la primera, en la que se nos presenta la profecía de Jeremías desde el destierro, pero vislumbrando ya la liberación y vuelta a la tierra prometida, con imágenes vivas de cómo será esa vuelta, “Entre ellos habrá ciegos, cojos, preñadas, paridas y a todos los salvará el Señor, porque es padre para Israel”. Qué imagen más esperanzadora para el pueblo de Israel, la podríamos aplicar para el hoy tan difícil que estamos viviendo, los que no ven un camino abierto a la vida, los cojos, malheridos de tantas carencias y dificultades y tantos que viven en la marginación y el descarte.

En el salmo 125, los liberados cantan de gozo y alegría la vuelta del destierro, fueron llorando, pero vuelven cantando, yo le llamo el salmo de los emigrantes y refugiados.

El Evangelio nos presenta a Jesús, el liberador, actuando con los que son sus preferidos, en este caso Bartimeo, mendigo y ciego sentado al margen del camino, símbolo de tantos Bartimeos sentados en los márgenes, en las cunetas, en los cayucos deambulando por el Mediterráneo y otros mares y fronteras, los refugiados que tienen que huir de sus países, llámense Afganistán, Siria, Venezuela, Honduras, escapando, unos del poder político, otros del hambre y la miseria; el continente Africano es un buen ejemplo de esta realidad.

Nosotros hoy, ¿Qué planteamientos nos podemos hacer?

  • Estar bien informados de lo que pasa en el mundo,
  • Ahondar en las realidades de los conflictos,
  • Actuar, con la denuncia y crítica,

Todo siempre desde una vida austera sin acumulaciones innecesarias; Siendo solidarios, compartir algo de lo que somos y tenemos. A veces es poco lo que podemos hacer, pero es el granito de arena que podemos aportar

Somos conscientes de las grandes desigualdades que se viven en nuestra sociedad. Una sociedad en la que los  grandes capitales huyen a paraísos fiscales, mientras que millones de personas no tienen lo necesario para vivir.

Es un gran reto el que tenemos, ante la reflexión de cómo actuaría Jesús y queriendo vivir, al menos algo, de lo que El vivió, aportando esperanza y sobre todo AMOR.

Que estas reflexiones nos ayuden a ser realistas e intentar aportar luz a este mundo sumido en tinieblas, teniendo presente también a todos aquellos que están viviendo ya esta realidad. ¿Cómo hacerlo? acogiendo y ayudando a esos Bartimeos sentados en los márgenes; a los sanitarios en su actuación durante la pandemia, a los voluntarios y solidarios en la isla de La Palma, a los barcos de rescate en el Mediterráneo, a los que actúan en la frontera de Méjico-Estados Unidos y muchos otros que no conocemos.

Nos parece oportuno hablar de una Misión:

La celebración del DOMUND este mismo domingo,  dedicado a la Misión,  nos recuerda e invita a vivir el mensaje de Jesús, de ser misioneros, de una forma especial a la Misión “Ad Gentes”, pensando en los que dedican su vida a proclamar el Evangelio en el mundo,, pero sin olvidar que todos los bautizados estamos llamados a realizar la misión en la vida de cada día, con el testimonio y con la palabra, somos misioneros. Nos unimos a toda la Iglesia por la oración y el compartir.

Termino con estos versos de Florentino Ulibarri. (Tomado de “La Buena Noticia de cada día”, de la Fraternidad Capuchina.)

AL BORDE DEL CAMINO
“Aquí estoy Señor,
Como el ciego al borde del camino,
cansado, triste, aburrido,
sudoroso y polvoriento,
sin claridad y sin horizonte,
mendigo por necesidad y oficio.
Que vea, Señor, tus sendas.
los caminos de la vida
Que vea, Señor, ante todo tu rostro,
tus ojos, tu corazón.”

Menú
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »