Comunidad de Amor

Domingo de la Santísima Trinidad

Por: Ascensión de Vicente. Vita et Pax. Madrid

“Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo”

Una vez terminado el ciclo litúrgico con Pentecostés, la Iglesia nos propone la celebración de esta fiesta: el misterio de la Santísima Trinidad. Misterio de difícil comprensión para nuestra mente humana pero a la luz y con la fuerza del Espíritu, podemos vislumbrar y llegar a entender el significado de esta realidad, en la que de una forma especial honramos al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, el Dios Uno y Trino, que forman una Comunidad de Amor.

Juan, en el relato evangélico, nos presenta claramente la vivencia comunitaria de  las tres personas, la Trinidad: “Todo lo que tiene el Padre es mío, el Espíritu tomará de lo mío y os lo anunciará”.  Ahí tenemos todo un programa de vida, Jesús es el Hijo amado del Padre y actúa como el Padre le enseña, el Espíritu es el que les fortalece y les enseña cómo tienen que actuar, les hace comprender esta realidad.

Efectivamente, la contemplación de las tres personas, su unión y su actuación, nos hacen comprender a nosotros el gran misterio del Amor. La Trinidad nos muestra qué es vivir en comunidad de amor en la que se dan todos los componentes de la vida comunitaria, ofreciéndonos un ejemplo y un programa de vida: nos enseña que no debemos vivir solos, nos fortalece  para que no perdamos nada que tenga que ver con el amor, nos compromete a vivir siempre vinculados a los otros y abre nuestros ojos para descubrir que nada de lo que pasa en el mundo nos es ajeno.

Para los creyentes creer en un solo Dios que es comunión Trinitaria lleva a pensar que toda la realidad contiene en su seno una marca propiamente trinitaria.

Ante la realidad del mundo de hoy, qué podemos hacer. Nos puede entrar el desaliento pero cada uno desde el lugar que ocupa en la vida tenemos la responsabilidad de crear espacios en los que, de una forma concreta, aportemos nuestro granito de arena a la creación de un cielo nuevo y una tierra nueva, donde reine la justicia y el amor, de forma que seamos ya aquí una verdadera Comunidad de Amor. Comunidad sin violencias ni guerras, donde se respeten los derechos humanos y cada ser viva con la dignidad que le corresponde. Comunidad donde la fraternidad sea el signo de que creemos en el Dios Padre que nos ama, en el Hijo que nos muestra cómo es el Padre y que con palabras y actuaciones nos invita a vivir fraternalmente. Todo con la fuerza del Espíritu que nos hace clamar Abba, Padre.

La primera lectura, tomada del libro de los Proverbios, es un canto precioso a la creación en la que con un lenguaje poético, el autor nos introduce en la contemplación maravillosa de la obra creadora de Dios. Esta obra supone para nosotros una gran responsabilidad. La Casa Común, como la llama el Papa Francisco, y que en la Encíclica Laudato Si, nos plantea la importancia de hacer que sea un espacio habitable con un programa de trabajo para su cuidado; todos somos invitados a ser los cuidadores, los custodios, llamados a realizar una labor que nos lleve a la fraternidad universal.  San Buenaventura dice “que toda criatura lleva en sí, una estructura propiamente Trinitaria” ( LS 239).  Por tanto, en esta celebración se nos invita a unir estas dos realidades, la Trinidad y el cuidado de la creación.

Como canto a la creación se completa  esta liturgia con el salmo 8.

“Señor, Dios nuestro, qué admirable es tu nombre en toda la tierra.
Cuando contemplo el cielo obra de tus manos,
la luna y las estrellas que has creado
qué es el hombre para que te acuerdes de él,
el ser humano para darle poder”.

Que la celebración de la fiesta de la Trinidad nos ayude a ir creando lazos de fraternidad, a responsabilizarnos con los bienes que poseemos, a una justa distribución de ellos,  cuidando la Casa Común y los seres humanos que la habitan. Que con Isabel de la Trinidad podamos decirle: “Hay un ser, el Amor que nos invita a vivir en sociedad con él- ¡Oh Dios mío, Trinidad a quien adoro, ayúdame a olvidarme totalmente de mí, para establecerme en Ti”.

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies