Eucarística

Eucarística
Espiritualidad Eucarística

Esta realidad de la presencia eucarística de Jesucristo ha de pesar y contar de una manera tan decisiva en los ambientes y miembros de Vita et Pax que toda la vida y actividades del Instituto y de cada uno de sus miembros ha de girar indispensablemente alrededor de ella (P. Cornelio 1968)

Jesucristo no es solamente para Vita et Pax, el Hombre-Dios que fue grande y poderoso en palabras y obras, sino el Enmanuel, El Hombre-Dios con nosotros, que continua poniendo su morada entre nosotros, que sigue viviendo con nosotros, codo con codo, cara a cara, que nos da cada día Pan y Vino. (Material de formación, pág. 3)

La espiritualidad de Vita et Pax es profundamente eucarística (art. 11). Ella es nuestra fuente y a ella nos dirigimos en el caminar de cada día. La celebración de la Eucaristía nos lleva a la vida y la vida, en la que todo se comparte, se celebra y cobra sentido en el gesto de “partir el pan”. Junto con toda la comunidad cristiana. Vita et Pax quiere ser una comunidad eucarística, es decir, ser mujeres entregadas que como Jesús se parten y comparten.  (“Compartir Carisma y Misión, pág. 16”)

Estatutos:

Art.- 11.- La presencia real y verdadera de Jesucristo en la Santa Eucaristía, llevará irresistiblemente a ella a los miembros del Instituto, los cuales irán como marcados por el sello de una espiritualidad profundamente Eucarística, centrada en la participación consciente, piadosa y activa en el sacrificio eucarístico de su Cuerpo y de su Sangre, y prolongada en el trato íntimo y personal con el Maestro presente en el Santísimo Sacramento.

Menú
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »