La familia se amplía

La familia se amplía

Por: Secretariados de Formación y Espiritualidad

El día 8 de junio, fiesta de Pentecostés hacían su Asociación al Instituto Vita et Pax, en Guatemala, Lety y Cinthia. Dos mujeres que intentan dar una respuesta sincera y valiente a la llamada de Dios. Todo el grupo de Guatemala, estaba al completo, para acogerlas.

Vida y Paz Guatemala

Vida y Paz Guatemala

Tanto Lety como Cinthia, después de haber conocido otras experiencias, sienten que su entrega se canaliza a través de un Instituto Secular. Quieren comprometer radicalmente su vida en el seguimiento de Jesús en la cotidianidad de sus vidas, llamadas a vivir la fe y misión desde una vida totalmente inmersa en las condiciones, relaciones y actividades propias de la sociedad en la que viven, es decir, en la profesión civil, en la vida familiar, en las relaciones sociales, políticas, económicas… De esta forma, se sienten llamadas a realizar en sus propias vidas la enseñanza de Jesús de ser fermento en la masa (Lc 13,21), aportando una Buena Noticia al mundo, para transformarlo y recrearlo desde los valores del Reino.

Eucaristía

Eucaristía

Larga sobremesa

Larga sobremesa

Y dentro de los Institutos Seculares eligen el Instituto Secular Vida y Paz como lugar donde desarrollar su vocación. Un Instituto Secular femenino nacido en Pamplona en 1950. Fundado por D. Cornelio Urtasun, sacerdote Secular. El carisma, regalo del Espíritu, es vivir de la Vida de Jesucristo, siendo el propio Jesucristo, su Vida y su Paz. El don se convierte en misión, de tal manera, que ser Vida y Paz para los demás se convierte en el objetivo principal de sus vidas.

Tanto Lety como Cinthia han sido convocadas por Jesús a buscar y construir la paz mediante la práctica de la justicia y la defensa de la vida, teniendo como base y cumbre el Amor. Impulsadas por ese Amor, asumen el riesgo de dejarse tocar por el sufrimiento humano y optar por las personas y situaciones donde la vida y la paz estén más amenazadas. De esta manera sienten el gozo y la responsabilidad de construir la fraternidad universal en lo cotidiano de sus vidas. No es tara fácil pero no están solas. Toda la familia de Vita et Pax las acompaña y, como dicen en Guatemala, las “acuerpa”.

Bienvenida

Bienvenida

 

Menú
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »