La sabia lucidez

martes, agosto 6th, 2019

Domingo 19 del T.O. Ciclo C

Por: Maricarmen Martín.  Vita et Pax. Madrid

Impresiona la torrentera de verbos de acción en el Evangelio de hoy. El objetivo es ayudarnos a superar la tentación de acumulación, de instalación, de seguridad; ayudarnos a superar la tibieza que nos hace vivir bajo mínimos, sólo para ir ‘tirando’.

Uno de los riesgos que nos amenazan hoy es caer en una vida superficial, mecánica, rutinaria… No es fácil escapar y, por el contrario, es fácil vivir dormidas. Basta con hacer lo que hacen casi todos: imitar, amoldarnos, ajustarnos a lo que se lleva. Basta defender nuestro pequeño bienestar mientras la vida se nos va apagando.

Por su parte, la ideología dominante a nivel social nos amodorra. Sus mensajes calan profundamente: ‘el mundo es como es’, ‘no se puede hacer nada’, ‘las cosas son así’, ‘todos son iguales’… estas y otras letanías parecidas nos intentan idiotizar y viste de socialmente inevitable lo que es, sencillamente, inaceptable. Ver todo lo que acontece como algo que no puede ser de otro modo invita a la resignación, a permanecer en el ‘ir tirando’. Sumisión y pasividad es su consigna.

No es de extrañar, por tanto, la insistencia con que Jesús habla de la vigilancia. Se puede decir que entiende la fe como una actitud vigilante que nos libera del sinsentido que, demasiadas veces, nos domina.

Jesús repite una y otra vez una llamada apremiante: ‘Despertad, vivid atentas y vigilantes, pues se os puede pasar la vida sin enteraros de nada’. La Palabra de Jesús es fuente de provocación y desinstalación. Pero no es fácil escuchar esa llamada, pues de ordinario no prestamos atención a quien nos dice algo contrario a lo que pensamos.

Esta vigilancia también la podemos entender como lucidez, conciencia clara, o sabiduría. Jesús nos invita a la lucidez, al despertar de una nueva conciencia, de esa sabiduría se trata, la misma que tuvo Él. Lucidez entendida como la capacidad de comprender el misterio de la existencia o como la posibilidad de gozar plenamente de la belleza de la creación o la facultad de leer el pasado para iluminar el presente.

Lucidez se necesita para cambiar de actitud y de mirada. Y para dejar de transitar por esos caminos que no nos llevan a donde realmente queremos ir, aunque nos den cierta seguridad. Lucidez necesitamos para lidiar con los riesgos, la incertidumbre y descubrir las referencias del nuevo rumbo. Algo inédito se nos demanda y se requiere lucidez para recuperar, precisamente, la dimensión de futuro donde está lo que nunca sucedió.

Lucidez para mirar hondo e identificar las semillas de lo nuevo que anidan en cada persona, en cada situación que nos interpela, en cada perplejidad que nos paraliza…

La sociedad en la que vivimos necesita nuestras lámparas repletas de lucidez con el propósito de iniciar un proceso de transformación personal, comunitaria y social junto con otros muchos y muchas, quienes, desde diferentes lugares, también perciben la urgencia de participar de una corriente de cambio cultural que nos permita recomponer el tejido social en sus más profundos elementos: la inclusión social, la dignidad de la vida, el trabajo, la educación, la salud, el respeto mutuo, la sororidad, el bien común…

No se trata, pues, de un cambio exterior o de barniz, necesitamos un profundo cambio moral y cultural, una apertura genuina a la otra y al otro como prójimo para renovar la experiencia comunitaria y garantizar una convivencia social.

La lucidez de los creyentes viene del motor; no de las ruedas, no del diseño aerodinámico, no del modelo, no de los accesorios del coche… Viene de Jesús. En el fondo se trata de vivir como Él vivió.

Debería ser posible, nos lo dijo Jesús, trasladar montañas, sanar enfermos, enderezar lo que está torcido, cambiar la división en comunión, la tristeza en alegría… y también ¡cómo no! es posible despertar del letargo en el que, a veces, vivimos. Todo es posible para quien cree desde esta sabia lucidez, así le pasó a Abrahán, Isaac, Jacob, Sara…

 

 

 

 

Comments are closed.

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies