La Transfiguración

La Transfiguración

Domingo 2º de Cuaresma, Ciclo C

Por: M. Jesús Iriarte. HOAC. Iruña.

Al acercarnos al texto de Lc, no podemos dejar de hacerlo sin tener en cuenta las coordenadas en las que se enmarca su propia catequesis: la presentación de Jesús como el Mesías  prometido y anunciado desde antiguo.

La narración  de Lc  se inscribe en el contexto de unos relatos donde  poco a poco se nos va desvelando la verdadera identidad de Jesús de Nazaret.

Desde la sospecha de Herodes, que piensa que es un aparecido (Lc 9,8), pasando por el hecho de dar de comer a una multitud de personas  (Lc 9, 10-15 ),  seguido del primer anuncio de la pasión, hasta  la confesión de Pedro, cuando Jesús le pregunta:  Y vosotros quien decís que soy yo? (Lc 9,20) ….Jesús se va a revelar  como el Mesías de Dios.

Este es el meollo de la cuestión: quién es Jesús de Nazaret.

El episodio de la transfiguración nos remite al acontecimiento de la resurrección, en cuanto que en ambos casos, aunque de manera diferente, se nos presenta un Jesús “desconocido”  hasta ese momento. Un  Jesús nuevo, que irradia una luz especial y nos provoca una mirada cautiva por el misterio que le envuelve… Son, las palabras, torpes recursos, para describir la experiencia que este suceso produce en los testigos.

Y la pregunta, nos golpea la inteligencia: ¿quién es realmente Jesús de Nazaret?

¿Quién ha sido ese hombre justo, para los primeros seguidores y quién  es para nosotr@s,  los de la última generación?

Volviendo hacia el texto de Lc  y comparando con el resto de los sinópticos, los estudiosos nos dirán que existe una fuente común en los evangelios  en  torno al relato de la Transfiguración, aunque, parece evidente que Lc  añade datos que Mc y Mt omiten. Sea por una catequesis determinada o por una  elaboración más personal, lo cierto es que Lc ha realizado una redacción propia diferente  a los otros dos evangelistas.

Según Lc, ocho días después de los discursos mencionados, Jesús  sube al monte a orar, junto a tres de sus discípulos Pedro, Juan  y Santiago. Mientras ora, su rostro se transfigura y aparecen en escena Moisés y Elías,  también resplandecientes, que  hablan de su partida hacia Jerusalén. (Lc 9, 28-33). Cuando estos personajes se retiran, Pedro propone a Jesús hacer tres tiendas. Dicho esto, aparece una nube que les cubre con su sombra, les llena de miedo y entonces  suena una voz: Este es mi Hijo elegido, escuchadle…

El escenario nos resulta fantástico. Nos atrevemos a  decir que irreal.

Difícil de probar su historicidad, aunque igualmente dificultoso probar lo contrario. Dejando esta cuestión  aparcada, nos interesa más descubrir el  significado que  entraña la escena. Nos detenemos un poco, rastreando el pasaje.

Indudablemente las alusiones  a la historia de Israel en el AT, están presentes. Igual que  Moisés, en el “rito de la alianza” sube la montaña con tres personas más, luego se acerca solo y lo cubre la nube. (Ex 24,1 ,15).   Moisés,  que representa la Ley, va a ser quien lidere el éxodo judío hacia la tierra de la promesa. En el caso de Jesús, también tiene que “partir” (el término empleado hace alusión al éxodo / salida)  hacia Jerusalén en referencia  a su  propia muerte (Lc.9 31).

Veamos el segundo personaje

Elías, que según la tradición fue arrebatado al cielo en un carro de fuego,  se esperaba que apareciera en un futuro para preparar la venida del Mesías de Dios. Profeta además,  representativo de la dimensión salvífica del Dios de Israel, más allá de las fronteras del pueblo judío. Profeta también, como otros muchos, valedor de la justicia y de la suerte de los débiles.

Otro dato:

El monte como lugar de teofanías, límite donde cielo y tierra se juntan, comunes a muchos pueblos y culturas.

La oración como espacio de intimidad y encuentro con el misterio. Jesús  en los momentos claves de su existencia, ora al Padre.

La nube, como envolvente presencia de lo divino. (Ex.24,15)

La voz, que dice: este es mi Hijo el elegido, como en el momento del Bautismo, afirmando su mesianismo (Lc 3,22)

Todo queda trasformado.

Como hemos dicho antes, en el texto de Lc  la alusión a la gloria de Jesús se adivina sin esfuerzo. Estamos tan acostumbrados a esa luz de resurrección, como promesa de futuro, que experimentarla ya en el presente, en el hoy de nuestra realidad, se nos antoja ensoñadora, irreal, no la reconocemos.  Es más, queremos construir tiendas, como los discípulos (para mantener la tradición)  pero que, de paso, nos  protejan a nosotr@s  hoy, aquí y ahora, porque no creemos en utopías.

Y guardamos silencio y callamos, como nunca callaron  los profetas.

 Cuando Jesús desciende del monte, el resplandor ya  ha desaparecido. Camina con  rostro anónimo, sin el  brillo seductor del evento anterior. Anida para sí, el temor de su fracaso, pero sigue con paso firme hacia Jerusalén. El camino que ha elegido con  tanta honestidad, le lleva inevitablemente hacia el final de su vida y de alguna manera lo intuye. Sus amigos, no han entendido nada. A la incomprensión de su pueblo se añadirá  el abandono de sus discípulos.  Sufrimiento, experiencia de dolor profundo y una inmensa soledad, lo sitúa en los  umbrales de la muerte. Este era el tema de conversación con Moisés y Elías. De cualquier manera, para Lucas, Jerusalén será final y punto de partida del resucitado.

Pero ¿quién es realmente Jesús?  …nos seguimos preguntando.

¿Quién es ese  desconocido que cambia su rostro cuando deambula hoy por las calles del mundo y de la historia para identificarse con quienes están tirados en las fronteras de la vida…?  ¿Quién es este desconocido que trae noticias nuevas, increíbles, desconcertantes, anunciando liberación, justicia, solidaridad, amor sin condiciones?

Nuestra necesidad de búsqueda insaciable, sigue tropezando en  los senderos de la lucha por la justicia, con rostros parecidos al de ese gran desconocido. Calles y plazas de nuestra sociedad pobladas de personas a quienes se les niega la posibilidad de vivir con dignidad salen a nuestro encuentro…”éste es mi hijo, escuchadle”…pero  al oír esto sentimos miedo…miedo de perder nuestras tiendas protectoras… ¡tenemos tantas cosas que también  podríamos  perder!

¿Por qué silenciamos las voces de nuestros profetas? Acaso alguien  se atreve a negar su existencia?

¿Por qué no contar, que hasta llegar al alba, la noche es larga, fría , desoladora, y necesitamos las fuerzas de tod@s en esta acampada pública que es la vida… ¿Ya no soñamos con la luz  de alguna aurora?

Quizá es, que todavía, no hemos entendido la rebosante  plenitud humana que habita en Jesús de Nazaret… la oferta alternativa que nos presenta. Un estilo de vida  diferente donde la  prioridad de la persona es incuestionable.  Una experiencia inmensamente gratificante que a tod@s, sin exclusión, nos hermana.

Menú
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »