Pregón Pascual 2016

Pregón Pascual 2016

¡Cristo ha resucitado!

Por: Auxiliadora Fernández. Mujeres y Teología. Ciudad Real

Cuando todo parecía perdido; cuando el Justo había terminado machacado en una cruz,  Dios saca fuerza de lo débil, y de la muerte, hace brotar la Vida. Esta es la Gran Noticia de esta Noche Santa. Esta es la razón profunda de nuestra Fe y el fundamento de nuestra Esperanza: ¡Cristo vive resucitado!

Nos inunda una inmensa alegría al tener la certeza de que la muerte ha sido derrotada; que el Inocente que ayer fue crucificado, esta Noche  derrocha vida plena por los cuatro costados.

En aquellas Mujeres que acompañaron a Jesús hasta el sepulcro, había una llama de esperanza en su mirada, que les hacía creer que todo lo ocurrido con Jesús no podía quedar para siempre sepultado: Dios ha dado la razón a Jesucristo y nos lo  regala Resucitado y Vivo para siempre.

Alegrémonos con la Iglesia entera, porque esta Noche se ha abierto una puerta inmensa a la Esperanza. A partir de hoy, lo imposible empieza a ser posible. ¡Ha llegado por fin la verdadera Vida!  

Que exulten de gozo todas las personas que hacen de su vida un don para los demás; aquellas que entregan todos sus minutos en el servicio callado, sanando heridas, compartiendo cruces, dignificando tantas vidas rotas, que la injusticia humana crea y recrea por doquier.

Que canten de alegría todas las personas de buena voluntad que anhelan la paz y la justicia; que quieren de verdad un mundo nuevo, reconciliado en los brazos de Cristo Resucitado; sin odios ni violencias, sin fronteras cerradas; personas que apuestan, de verdad, por hacer posible que nuestro mundo llegue a ser la gran familia humana.

Y que se alejen los espíritus malignos, esos que amargan la vida a las personas; quienes matan; quienes imponen leyes y tratados injustos; quienes ponen los intereses económicos por encima del bien de las personas….,  porque han sido definitivamente derrotados.

A quienes creemos en Cristo Resucitado, nadie podrá robarnos nuestros sueños: Seguiremos rechazando el imperialismo del dinero y de las armas; nos opondremos a la economía de mercado y del consumo, que envía a la exclusión y al hambre a la gran mayoría de la humanidad. Diremos no a cualquier discriminación por motivos de raza, género, cultura o religión.

Y seguiremos apostando por ser Iglesia que respire y regale misericordia; espacio de acogida, de perdón y de ternura. Y siempre servidora de quienes hoy se encuentran arrinconados en los márgenes de la historia.

Toda la Luz que nos inunda en esta Noche Santa, queda simbolizada en este Cirio –Luz de Cristo Resucitado-. Con él, ofrecemos nuestras vidas, para ser ya desde ahora, testigos de la Pascua.

¡Cristo Resucitado!: Acepta nuestra ofrenda. A Ti toda nuestra alabanza y gratitud, porque sigues viviendo y reinando y lo harás por los siglos de los siglos. Amén.

Menú
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »