¿Qué Imagen Tenemos de Dios?

¿Que imagen tenemos de DIos?
Domingo I de Cuaresma
Por: Maite Menor Esteve. Vita et Pax. Guatemala

Textos Litúrgicos:

Dt 26, 4-10
Sal 90
Rom 10, 8-13
Lc 4, 1-13

Comenzamos un nuevo año más el tiempo litúrgico de Cuaresma y podemos preguntarnos ¿hemos cambiado en algo de la que celebramos el año pasado o sumamos un año más sin ningún atisbo de conversión?

La cuaresma es un tiempo de conversión ¿convertirnos a qué o a quién? ¿Convertirnos de nuestra complicidad con un sistema que oprime, esclaviza y excluye? ¿Qué sistema? ¿Social, económico, político, eclesial? Pregunta que seguramente, no es fácil responder, pero sería conveniente intentarlo, so pena de encontrarnos en un punto muerto de nuestra existencia y bien establecidas y establecidos en nuestra zona de confort.

Leyendo la primera lectura de Deuteronomio me ha venido a la cabeza una conferencia sobre las imágenes de Dios de Juan Antonio Estrada sj, se la recomiendo. En ella menciona la importancia de ser conscientes de qué imagen tenemos de Dios y cómo esa imagen nos hace actuar de una manera o de otra en la vida. Cuando esa imagen corresponde a un dios con mano fuerte, tremendamente poderoso, que aniquila a los enemigos y que tiene signos portentosos, puede hacer verdaderos estragos en nosotras y en otros. Y esa imagen es mucho más frecuente, en nuestros días, de lo que nos imaginamos.

Esa imagen puede hacer caer, más fácilmente, en la tentación de aprovecharse de otros u otras que, generalmente, son más vulnerables, indefensos, pequeños o tienen cualquier otra condición que permita el aprovechamiento, la dominación, la subordinación. Todos los días oímos noticias de cómo hay personas, grupos, países, etc., que se aprovechan de los demás, siempre encuentran una razón que justifique su acción, pero de una manera u otra, está casi siempre metido el afán de poder y dominio.

El evangelio de este domingo, presenta cómo Jesús es tentado en diversos ámbitos, pero cómo su experiencia profunda de Dios en el que cree, le hace no caer en esa tentación. Me pregunto ¿cuál es nuestra experiencia de Dios? Cuando caemos tan fácilmente en la tentación de aprovecharnos de otros u otras ¿no será que carecemos de una experiencia profunda de Dios que nos haga resistir a la tentación? ¿Qué Dios está metido en nuestra experiencia? El Dios que Jesús nos presenta, quiere relaciones de igualdad, equidad, justicia, sororidad, inclusión, respeto por los y las diferentes, que suelen ser los más excluidos del sistema, por múltiples razones.

Vivimos en un mundo en el que se busca el poder, el honor, el dinero, el prestigio, etc. La experiencia muestra también, cómo hace cambiar a las personas. El poder sea pequeño o sea grande, las corrompe, las cambia, les quita su humanidad y cuando perdemos la humanidad, perdemos nuestra verdadera esencia.

En estos momentos, nuestra humanidad está en peligro y miles de personas sufren el desgarro de la guerra, la violencia, el sin sentido, el afán de poder de unos y de otros envenena una vez más, la humanidad.

Necesitamos en esta cuaresma repensar y replantearnos en qué Dios creemos, no lo demos por hecho porque tenemos introyectada una imagen de Dios que viene de muy lejos. No repensarla nos puede hacer que pasemos una cuaresma más sin ninguna conversión real.                                              

Menú
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »