Voluntades anticipadas

Voluntades anticipadas

Por: Secretariados de Formación y Espiritualidad. Vita et Pax.

El día 16 de enero recibimos en Etxetxikia de Pamplona a Rosa María Belda Moreno con la que dialogamos sobre laTema vida, la muerte y la libertad. Participamos en el encuentro 23 personas motivadas por querer vivir nuestra propia muerte de forma digna. Rosa empezó preguntándonos cómo nos enfrentamos a la enfermedad grave y a la muerte. Porque lo cierto es que las decisiones al final de la vida son difíciles y muchas personas carecen de capacidad para tomar decisiones en el momento en el que se enfrentan al proceso de morir. Qué hacer.

Preparativos

Preparativos

Rosa nos aclaró la diferencia entre eutanasia, suicidio asistido y limitación del esfuerzo terapéutico (LET). Y se centró en la limitación del esfuerzo terapéutico que definió como retirar o no iniciar medidas terapéuticas porque el profesional sanitario estima que, en la situación concreta del paciente son inútiles, ya que tan solo consiguen prolongarle la vida biológica, pero sin posibilidad de proporcionarle una recuperación funcional con una calidad de vida mínima.

Cada persona tenemos una idea particular sobre cómo deseamos vivir y morir. Dignificar el morir tiene que ver con no matar la posibilidad de vivir el morir, sino dar paso a la apropiación del morir. Para ello, uno de los medios es elaborar el Testamento Vital, Documento de Voluntades Anticipadas o Instrucciones Previas. Qué es esto: es la manifestación escrita de una persona capaz que, actuando libremente, expresa los deseos de forma anticipada en relación con los cuidados y tratamientos de salud que desea recibir para que sean tenidos en cuenta por el médico o por el equipo sanitario responsable de su asistencia en aquellos momentos en los que se encuentre incapacitado para expresarlos personalmente.

Compartiendo

Compartiendo

Planificar anticipadamente no es sólo escribir este documento, sino que es también un proceso comunicativo con la familia y seres queridos, así como con los profesionales para que, cuando llegue el caso, conozcan cómo deseo vivir mi muerte.

Para la reflexión en grupos nos dejó estas cuestiones:

  • ¿Qué dificultades y dudas me plantea este tema? ¿Me parece algo básico, que toda persona/ciudadano debería pensar? ¿O, por el contrario, no lo veo claro, prefiero no pensar en ello, o que otros decidan por mí?

  • Haciendo un ejercicio de imaginación, ¿cómo me gustaría que fuera mi proceso de morir? ¿Cuáles son los valores que quiero que estén presentes en ese momento, que sean respetados siempre y en todo lugar?

Menú
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »