Maneras de actuar

Maneras de actuar

17º Domingo TO, Ciclo B

Por: M. Carmen Martín. Vita et Pax. Madrid

Muy conocido es el evangelio de hoy y no es de extrañar. Se trata del único relato de un milagro que está presente en los cuatro evangelios y en seis oportunidades, lo cual hace ver la huella que dejó en la memoria de los discípulos. Percibieron que en ese gesto de Jesús se jugaba lo esencial del sentido del Reino: que la comunión con Cristo es el fundamento de la comunión entre los seres humanos, comunión que se expresa y se construye en el compartir.

Jesús echa una mirada a la muchedumbre que lo ha escuchado durante horas, se preocupa por el cansancio y el hambre que deben sentir estas “ovejas sin pastor”, gentes humildes, pobres e insignificantes y pide, entonces, a los suyos, que vean el modo de darles de comer. De eso se trata en este momento, de hambre pura y dura, de estómagos vacíos. Felipe responde a esa inquietud diciendo que ellos no disponen de dinero con el que comprar comida para esa multitud. Y, Andrés, con cierta timidez, expresa que un muchacho tiene cinco panes de cebada y dos peces, algo absolutamente insuficiente para tal cantidad de personas.

Pero Jesús no se detiene en problemas monetarios ni reservas alimenticias; pasa por encima de la carencia de dinero y de lo poco que tienen para repartir y manda a sus discípulos que hagan recostar a la gente en la hierba, hasta tres veces se habla de que los presentes se recuestan para comer. El Señor toma los pocos panes que le ofrecen, da gracias y él mismo los reparte junto con los peces.

El texto no habla en ningún momento de multiplicación, no obstante, el hecho es que alcanza para todos. La multitud ha saciado su hambre física. Pero el amor que anima el gesto va más allá, no tiene límites; no solo todos comieron, también sobró. Es un amor siempre abundante, sobreabundante, se llenaron doce canastas con lo que quedó de los panes. El relato resalta la importancia de saber compartir; compartir incluso desde la escasez, desde lo poco, desde la estrechez… sin excusas. No es cuestión de escasos recursos, lo que se pretende es que aprendamos a dar desde nuestra pobreza.

Además, Jesús tiene una forma muy suya de hacer, es un hacer humanizador. Se trata de calmar el hambre física pero también de una cuestión de dignidad y de igualdad. “No os llamo siervos (…), a vosotros os llamo amigos” dice a sus seguidores y da la razón de esa nueva situación: “porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer” (Jn 15,15). Jesús ha compartido su mensaje, ha dado de comer y ha ofrecido su amistad; la multitud se ha saciado, lo ha escuchado y ha acogido su palabra, forjadora de una honda comunión.

En estos tiempos del descarte, en los que aumenta cada vez más el número de excluidos y excluidas del actual orden económico, el compromiso de compartir se ha hecho particularmente exigente. La Palabra de hoy nos llama a empeñar nuestro mayor y mejor esfuerzo en la construcción de un mundo en el que, “desayunados todos”, podamos encontrarnos plenamente y vivir en fraternidad. Nos llama a ponernos del lado de quienes ven violados su derecho a la vida, a la salud, a la educación… Pero también su derecho a la verdad, a la fiesta, a la amistad… Y nos llama a hacerlo a la manera tan particular de Jesús.

Una manera que recuerda mucho a lo que pedían unas obreras textiles en 1912 en los EEUU durante una huelga contra los sueldos miserables y el trabajo infantil. Pedían pan y rosas. El pan nos remite a la justicia económica, a la igualdad de oportunidades, a la redistribución de las riquezas… es decir, a tener de qué vivir. Las rosas son una invitación a ir más allá, nos impulsa a la gratuidad, al cuidado, al sentido de la vida, a la calidez del corazón, a la creatividad, al ocio, a participar en la mesa de comensalidad… es decir, a tener por qué vivir.

Así era Jesús, así actuaba y a esto nos invita hoy.

 

Menú
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »