… como Abraham

 

Por: Pepa Galarza. Vita et Pax. Ciudad Real.

Pepa GalarzaBuenos días: Voy a contaros un poco de mi destino en Ciudad Real. Como Abraham salí de mi tierra cuando ya tenía setenta y cinco años, y también me fié de Dios. Cuando Victoria me dijo si podía ir a Ciudad Real, le contesté de inmediato: ¿cuándo me voy? La verdad es que el cambio no me costó nada. Donde estoy me encuentro.

Al llegar, todo era nuevo para mí, cambio total de vida. Fui a Manos Unidas para ver si podía colaborar en algo y me acogieron muy bien, tenían Asamblea y me invitaron a participar, me quedé en el grupo de la Delegación. Tenemos reunión los martes por la tarde y en época de campaña lo que haga falta. También se organizan mercadillos para recaudar fondos para los “Proyectos que asume la Diócesis”, exposiciones de cuadros que donan los alumnos de la Escuela del Museo… Para todo esto hay que hacer turnos. Lo que se recauda es para Manos Unidas.

También en la Parroquia de San José Obrero me propuso Secundino, el párroco, que fuese al grupo “Tercer Mundo” como enlace de Manos Unidas. Nos reunimos cada 15 días los miércoles después de la Misa de la tarde. Tenemos todos los años por Navidad mercadillo para ayuda de algún proyecto Africano. En esta Parroquia es la única que se hace la Cena del Hambre en la Ciudad.

Hice los Cursos de Voluntariado de Cáritas y Manos Unidas. El de Manos Unidas fue on-line. Ya veis que primero actué y luego me formé.

También participo en la acogida de Cáritas de la Parroquia de San Pablo dos lunes al mes.

En Siloé encontré trabajo en cuanto me presentaron. Hablar de Siloé aquí es muy conocida la labor, muchas ya lo conocéis por haber pasado por allí y otras de oídas. Es un Centro de ayuda a drogo-dependientes donde voy los martes y viernes por la tarde, oficialmente, aunque algún día me llaman para suplir alguna voluntaria que por alguna causa no puede, o para acompañar algún chico al Hospital,

También he ido a recoger a chicos los lunes por la mañana que salen con permiso de Herrera de la Mancha (la cárcel) o el viernes a llevarlos.

Por Navidad se celebra el 24 la comida con los chicos y voluntarios, el Obispo acude y algún representante de Cáritas, algún trabajador Social y Auxi la Directora, vamos Ascen y yo, a veces también por la noche repetimos.

El fin de año asistimos a la cena de uvas que va acompañada de cantos, baile y zumos, de voluntarias estamos Ascen y yo.

Sábados y domingos, de vez en cuando, vamos al reparto de medicación y Metadona, para esto también cuentan con nosotras.

Tenemos muy buena relación con el equipo de trabajadores. Como veréis cada uno de los trabajos tiene su afán pero siempre prevalece y tiene primacía Siloé. Para mí fue una experiencia gratificante ni yo me lo creía, cuando veía alguien un poco raro por mi acera me cruzaba al otro lado de la calle y ahora son “mis amigos”.

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies