Taizé

Taizé

 Valencia del 28 de diciembre 2015 al 1 de Enero 2016

Por: Teresa Miñana.Vita et Pax. Valencia

Un pequeño prólogo para comprender qué es Taizé y qué objetivos persigue: Estudiante de teología e hijo de un pastor protestante, Roger Schutz se sintió movido en agosto de 1940 a «construir una vida de comunidad en la que la reconciliación según el Evangelio, sería vivida en una realidad concreta».

La Comunidad de Taizé se ha ido desarrollando a lo largo de los años. Actualmente, se compone de un centenar de hermanos originarios de una treintena de países y que son cristianos procedentes de diversas confesiones. La Comunidad es un signo visible y palpable de la reconciliación y unidad de los cristianos. La Comunidad no acepta ningún donativo y los hermanos se ganan la vida con su trabajo, y sus herencias personales las dan a los más pobres.

Desde finales de los años cincuenta, Taizé ha sido  lugar de peregrinación y encuentro para jóvenes del mundo entero donde poder celebrar la reconciliación de los cristianos y lugar de encuentro con Dios.

Taizé es famosa por sus encuentros de jóvenes, que son acogidos por la Comunidad durante todo el año en gran número. Los jóvenes que llegan a Taizé buscan sentido a sus vidas en comunión con los demás y tras su estancia a todos se les invita a poner en práctica lo que hayan entendido del evangelio y a convertirse en portadores de paz y reconciliación para quienes les rodean.

Taizé organiza además, desde 1978 y anualmente, un encuentro de cinco días en una gran ciudad europea, del 28 de diciembre al 1 de enero, al que asisten decenas de miles de jóvenes. Con motivo del Encuentro Europeo el Hermano Roger publicaba todos los años una “carta” traducida a más de sesenta idiomas y que sería retomada en los encuentros de Taizé.

Pues bien este año 2015 la ciudad de Valencia ha sido el lugar de encuentro europeo de jóvenes con espíritu de Taizé. Esta peregrinación ha tenido un título Peregrinación de Confianza.

Las parroquias de la ciudad, de los barrios y de los pueblos del cinturón de la diócesis han sido Parroquias acogedoras, que han trabajado preparando a sus feligreses con oración, siempre estilo Taizé, para concienciar a los feligreses de la importancia de este acontecimiento pastoral y para dar confianza para abrir las casas y acoger a los peregrinos.

El propio Hermano Aloïs, actual prior de Taizé nos dice: “La hospitalidad ofrecida abre nuestro horizonte, nos trasforma y nos aporta alegría de vivir. No nos preocupemos demasiado por disponer de pocos medios para acoger. La sencillez y la necesidad de improvisar no impiden, sino que más bien despiertan una comunión. Y la esperanza puede nacer allí donde existe una experiencia de comunión”.

Mi parroquia San Francisco de Borja, en la que colaboro como catequista y como miembro del consejo de pastoral, inmediatamente se involucró en la preparación de la acogida de 50 jóvenes.

Teniendo en cuenta que pertenezco al Instituto Secular Vita et Pax y que nuestros estatutos abogan por la hospitalidad, no podía resistirme a acoger a tres jóvenes en mi casa, sino que al contrario, me sentía responsable y feliz.

Llegó el día de la acogida y recibí a tres croatas. Mi inglés es bastante escaso, pero para las cositas más sencillas como acoger, ofrecer el desayuno, la ducha y la cama, o cualquier otra necesidad, aun me puedo defender.

Acudía con ellas a la oración de la mañana que se hacía en la Parroquia a las 8,30 y una vez terminada  los jóvenes trabajaban  en talleres y se disponían a pasar todo el día cumpliendo su programa, aunque esto no impedía visitar la playa y las diferentes zonas preciosas que tiene Valencia. Por  la noche contaban un poquito qué habían hecho, pero estaban cansadas y tenían ganas de ir a dormir. También hablábamos de nuestros respectivos países y de la falta de trabajo que hay en ambos.

La noche del 31 tuvimos una oración por la paz y después un festival de las naciones. Fue precioso porque la savia joven salió a relucir con canciones de sus países, la alegría estaba a flor de piel, comimos las uvas de forma bastante original y los españoles cantamos la Macarena y también nos atrevimos a hacer una filá mora invitando a participar a todos los que estaban allí.

Estrenamos el año celebrando la Eucaristía y después vinimos a casa a comer  y fue el momento de la despedida… Sí un poquito emotiva.IMG-20160108-WA0000

En general todos los jóvenes llenaron Valencia de su deseo de vivir,de sus deseos de renovación.

Ojala haya sido una posibilidad importante de vivencia del Evangelio y de compromiso fraterno. El Señor se vale de todo y ésta ha sido una buena ocasión.

 Siempre tenemos que dar gracias por las oportunidades que nos ofrece.

 

 

Menú
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »