Todos conozcan el amor entrañable con el que son amados

Todos conozcan el amor entrañable con el que son amados

Domingo II del TO. Ciclo A

Por: María Ángeles del Real, Mujeres y teología de Ciudad Real

“Tú eres mi siervo… dice el Señor, que me formó desde el vientre … Mi Dios era mi fuerza… te hago luz de las naciones para que mi salvación llegue hasta el confín de la tierra”.  Is 49,3.5-6

Todos/as somos configurados hijos/as en Jesús, el Hijo. Dios no prescinde de nosotros/as sino que nos llama para ser luz y testigos, para llevar a todos la salvación. No hay excusas, en Dios no vale decir ni creer que no somos valiosos/as, que no cuenta con nosotros. Dios mismo nos ha formado desde el vientre y nos modelado, nos cuida con todo cariño. Confía en cada uno /a, somos hijos en el Hijo, siervos de paz y de salvación. La fuerza del Espíritu nos hace luz para que la salvación de Dios alcance a toda criatura.

“Aquí Estoy…”  Salmo 39, 2-4,7-10

Heme aquí, qué dignidad encierra esta disponibilidad, quién osaría hablar así a Dios, si no es quien se sabe convocado/a, quien se sabe en su presencia, no por méritos propios, sino por la graciosa ternura confiada de Dios, que busca al ser humano para darle toda dignidad y sabiduría, que pone en nuestras manos el cuidado de toda la creación, que confía en que nosotros/as seamos portadores de paz, cariño, ternura, justicia, y así demos testimonio del amor recibido. María dice esa palabra, Dios se ha fiado de ella y ella acepta esa confianza. Que Dios Espíritu nos impulse hoy el deseo de servir y de fiarnos de su poder y ternura para decir “aquí estoy, Señor,  para hacer tu voluntad”

…a los santificados por Jesucristo, llamados santos… 1 Corintios 1, 1-3.

Nunca llegaremos a creernos nuestra santidad si no reconocemos que no depende de nosotros, sino que es Jesucristo quien nos santifica. Somos fuertes con el poder del Espíritu, nada podemos sin Él, pero a veces vamos con nuestra palabra, con nuestras fuerzas… sin el Espíritu, creemos que nos bastamos por nosotros mismos/as y eso carece de sentido y solo es una falsedad. Dejémonos sellar por el Espíritu, que se pose en nosotros/as como una paloma.

En aquel tiempo, al ver Juan a Jesús que venía hacia él, exclamó: “este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo…he contemplado al Espíritu que bajaba del cielo como una paloma y se posó sobre Él.. ese es el que bautiza con Espíritu Santo… y yo lo he visto y he dado testimonio de que este es el Hijo de Dios”: Juan 1, 29-34.

El Espíritu que se posa sobre Jesús es el mismo que se posa sobre cada uno de nosotros/as, no por mérito propio, sino por pura gracia, por la gratuidad de Dios que así lo quiere.

Con Jesús y a través de Jesús hemos recibido el Espíritu Santo que nos hace hijos/as, todos los dones nos han sido dados, Dios mismo se nos entrega entero. Cómo podríamos ni imaginar tal cosa. Juan predicaba la ley, el arrepentimiento, era el esfuerzo personal lo que permitía el perdón de los pecados. Con Jesús, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, es Él quien nos libera y elimina el pecado, el mal, lo que nos daña, es Dios mismo quien se da y nos santifica, de tal forma que hacer el bien ya no depende de nuestras fuerzas, pasa a ser consecuencia, no causa del perdón, que no es sino el don abundante de Dios. Esto es lo que estamos llamados a vivir y a comunicar.  La Buena Noticia se cumple en Jesús, pero no termina en Él, sino que en Él se inaugura, para hacerse vida en nosotros si nos abrimos a la gracia abundante y gratuita del Espíritu.

Te pedimos Señor, que se cumpla en nosotros lo que estamos llamados a ser como hijos/as tuyos,  luz para llevar el amor recibido a los demás, sobretodo a aquellos que son tus predilectos, los que mas sufren, para que todos conozcan el amor entrañable con el que son amados.  Que la santa Ruah se pose en nosotros/as como una paloma para que demos testimonio y que el mundo conozca y reciba la ternura acogedora y sanadora de Dios.

 

 

Menú
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »